Ficha de partido: 31.01.2004: Málaga CF 1 - 6 Valencia CF

Ficha de partido

Málaga CF
Málaga CF
1 - 6
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Miguel Ángel Mista
4'
Ricardo Oliveira
15'
Romero
15'
Javier Garrido
23'
Arnau
25'
CalatayudInsua
26'
Carlos MarchenaMauricio Pellegrino
40'
Fernando Sanz
44'
Descanso
45'
Carlos Marchena
48'
Ricardo Oliveira
50'
Ricardo Oliveira
58'
Juan SánchezMiguel Ángel Mista
61'
David Albelda
62'
GerardoRomero
62'
JuanitoLitos
62'
Miguel Ángel AnguloRubén Baraja
68'
Salva
73'
Miguel Ángel Angulo
78'
Rojas
81'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Rosaleda
Aforo: 28.963 espectadores
Ubicación: Málaga / España 
Inauguración: 13/04/1941 (Remodelado en 2006)

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Toto (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

Contundente victoria. Seis goles a uno. El Valencia no tuvo miramiento alguno del Málaga. Aprovechó sus oportunidades y humilló al rival en una tarde placentera donde supo combinar el juego con la eficacia goleadora. Un 1-6 que no conseguía en Liga desde el 4 de febrero de 1951, cuando se consiguió en Lleida. Con semejante goleada se reencontró el Valencia con la victoria, un bálsamo que precisaba para aliviar las muchas heridas abiertas durante los últimos días y que incluso habían provocado, a raíz de la eliminación de la Copa, un conato de divorcio entre una parte de la afición y el consejo de administración que preside Jaime Ortí.

Con este contundente triunfo, el Valencia también recupera el liderato de la Primera División, aunque queda a la espera de lo que esta tarde haga el Real Madrid en el campo del Valladolid. Pensemos que hace dos jornadas el Valencia en dicho terreno de juego tan sólo pudo conseguir un empate. El conjunto valencianista tuvo ayer su tarde y supo disfrutar de la misma mientras al Málaga todo le salió mal y por ello vivió sumido en la desesperación hasta el punto de que con la llegada del cuarto gol el público empezó a abandonar las gradas, con el quinto hubo protestas dirigidas al palco y con el sexto el abandono se convirtió en generalizado, aunque el posterior gol de Salva fue acogido como si el del triunfo se tratase.

Primera llegada y gol de Mista. Segunda llegada y excelente tanto de Oliveira. Sólo habían transcurrido catorce minutos de juego y el marcador señalaba un contundente 0-2 que hacía presagiar el desenlace final del choque. El Valencia en tan poco espacio de tiempo había dejado KO al Málaga, lo había dejado sin capacidad de reacción y provocando, en consecuencia, las primeras protestas del público que adivinaba que su equipo se dirigía a sumar la quinta derrota consecutiva, lo que vino a confirmar la mala trayectoria del conjunto que dirige Juande Ramos, cuya continuidad empieza a peligrar seriamente.

La ventaja de los hombres de Rafa Benítez aún se vio aumentada cuando en el minuto 24 el portero Arnau se vio obligado a tocar el balón con las manos fuera del área para impedir el remate a gol de Xisco. Arnau vio la tarjeta roja, fue expulsado, y dejó a su equipo con diez hombres y con la citada desventaja en el marcador. El partido en cuanto a competitividad se refiere perdió todo su atractivo. La balanza estaba inclinada de un modo tan rotundo del lado valencianista que sólo quedaba el interés por saber cuantos goles sería capaz de marcar.

El Valencia jugaba a placer, movía el balón al primer toque, con rapidez y buscaba de este modo acercarse al área del recién salido guardameta Calatayud. Se trataba de una forma de jugar tan plácida como solvente. Además, contribuía a ello el hecho de que los hombres que ocupaban el medio campo del Málaga fuesen incapaz de robar el balón una sola vez, lo que provocaba que la defensa diese contínuas muestras de nerviosismo. Antes de que se iniciara el encuentro existía una cierta inquietud en las filas valencianistas. Se temía que el delantero Salva Ballesta –cedido en el conjunto andaluz–, les amargase la tarde ante las claras muestras de motivación que había dado públicamente en los días previos al partido.

Sin embargo, todas las inquietudes desaparecieron con prontitud, a medida que se fueron desenvolviendo los acontecimientos. Sobre el campo sólo existió un equipo y ese fue el Valencia. El Málaga era un conglomerado de buenas intenciones y nada más. El corazón al servicio de la causa no fue suficiente argumento ante un Valencia sólido, bien situado y que supo dosificar el esfuerzo por la clara ventaja obtenida en un suspiro que le duró catorce minutos.

El segundo tiempo se convirtió en una verdadera exhibición por parte del equipo que dirige Rafa Benítez. Sus intereses en ningún momento estuvieron en entredicho y así fue como salió a relucir la ambición de sus jugadores que fueron marcando goles en la misma medida en que transcurrieron los minutos. El 1-6 final es un resultado de escándalo, de los que quedan para siempre en el recuerdo.