Ficha de partido: 13.03.1963: Valencia CF 5 - 0 Hibernian Edimburgo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 0
Hib. Edimburgo
Hib. Edimburgo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Roberto Gil
13'
Roberto Gil
21'
Chicao Dos Santos
40'
Waldo Machado
44'
Descanso
45'
Waldo Machado
65'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Hib. Edimburgo

Records vs Hib. Edimburgo

Máximo goleador: Waldo Machado (3 goles)
Goleador rival: John McNamee (1 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (13.03.1963)
Mayor derrota: 0 - 2 (08.09.1965)
Más repetido: 1-2 (1 veces)

Crónica

A raíz de la actuación frente al Dunfermline, el presidente valencianista, Julio de Miguel, dijo que si el Valencia ganaba al Hibernian habría eliminado a tres equipos escoceses, y que ya bien se le podía calificar como el verdadero campeón de la Liga escocesa. Lo cierto es que después del encuentro de hoy, la profecía queda firme en cuanto a la eliminación del tercer equipo escocés por parte del Valencia, porque, además de los cinco goles válidos que hoy ha señalado la superioridad del Valencia sobre el equipo de Edimburgo, fue total y absoluta en la primera parte y muy acentuada en la segunda.

Se llegó al descanso con cuatro a cero y... con dos goles anulados, y en la segunda parte, los jugadores valencianos, más tranquilos, que antes habían demostrado que querían sacarse la espina de su derrota ante el Barcelona, permitieron que el Hibernian, al adelantar sus líneas, se sacudiera un poco el del dominio al que habían estado sometidos durante todo el primer tiempo, encajando tan sólo otro nuevo gol. Pero, aparte de los goles anulados, hubo varios balones rechazados por el larguero, y un sin fin de jugadas que no terminaron en gol por verdadero milagro, estando la providencia del lado de los inocentes componentes del Hibernian, que han evidenciado dicha calificación en grado superlativo.

Si fuéramos a juzgar su actuación por lo que se refiere al primer tiempo, con sólo un hombre o dos, o a más tres atacantes y encerrados, durante más de la mitad de ese periodo, los once jugadores dentro de su casa, la impresión, como decimos, ha sido pobre que, posiblemente, su puesto en un Tercera División todavía les sería ancho. No sabemos a qué atribuirlo, seguramente al desconcierto que le produjo el impulso con el que el Valencia se lanzó al ataque o que el balón les saltaba en el terreno, aún cuando estaba húmedo, más de lo habitual en sus campos. El caso es que el Hibernian estuvo toda la primera parte a merced del Valencia, encajando al cuarto de hora, un gol de Roberto, a los 21, el segundo, también obra del mismo jugador, en dos remates magníficos, en el minuto 39, el tercero, obra de Chicao, de un cañonazo desde fuera del área, y en el 44, el cuarto de Waldo, al chutar fuerte y esquinado. Además, en el minuto 37 le fue anulado a Waldo un gol, de cabeza, legítimo a todo serlo... y en el 37, otro a Guillot, proque en la jugada intervino Yosu, y el fuera de juego malogró tan magnífica jugada.

En la segunda parte, por el contrario, los jugadores del Hibernian adelantaron sus líneas y atacaron con tres, cuatro y hasta cinco hombres, con lo cual niveló un tanto el partido, pero su juego era tan pobre y tan inocente que estuvo siempre a merced de los atacantes del Valencia, que dicho sea de paso, después de los cuatro goles de la primera parte, no parecían esforzarse demasiado por aumentar el tanteo. Así y todo, en el minuto 20, Guillot lanzó un golpe franco muy bien, y Waldo lo tocó de cabeza, rematando el tanto. Poco después, a la media hora, Mañó rebotó otro balonazo en el larguero, y en el minuto 40 le fue anulado a Guillot otro gol por supuesto fuera de juego.

Digamos que el Valencia ha vencido con creces, merecidísimamente, ha jugado un buen partido, lleno de entusiasmo, la delantera, sobre todo, bien apoyada por los volantes, mostrándose muy hábil, aun cuando Yosu no ha rendido todo cuanto en él es habitual. Mañó, en cambio, ha tenido una magnífica reaparición, colaborando al ataque. Roberto ha estado muy afortunado como rematador, trabajando Waldo mucho.

El Hibernian, a decir verdad, tan sólo chutó una vez a puerta, en un tiro que Zamora detuvo con extraordinaria facilidad. Y sacó dos córners por cuatro el Valencia, con la circunstancia de que fueron regalos de Zamora, uno, y de Mestre en la segunda parte. Así pues, la impresión que ha producido el Hibernian ha sido deplorable. No cabe duda de que este equipo, al que hace dos temporadas eliminó al Barcelona de la Copa de Ferias, media un abismo.

Sus defensas laterales han jugado todo el partido, lo mismo que el central, en bloque defensivo, con los medios y hasta con los delanteros, pero en la segunda parte éstos se situaron en posición de ataque, destacando un poco la labor del interior derecha y de los extremos.

El árbitro, señor Adami, italiano, ha hecho un arbitraje corriente, con algún error, que no ha influido para nada en la marcha del encuentro. La entrada ha sido más bien floja.