Ficha de partido: 13.01.1963: Valencia CF 3 - 0 Atlético de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 0
At. Madrid
At. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Héctor Núñez
33'
Vicente Guillot
38'
Descanso
45'
Héctor Núñez
46'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

El Valencia derrotó al Atlético de Madrid por tres a cero, en un partido de neta superioridad local. Da comienzo el encuentro y ambos conjuntos presentan la misma táctica, defensiva, de 5-2-3. Por el Valencia, Sastre y Roberto apoyando a la defensa; Chicao y Ficha en la línea media y, delante, Núñez, Waldo y Guillot. Por el Atlético de Madrid, Amador y Glaría replegados; Jones y Rives en la media y Chuzo, Mendoza y Collar en la parte de delante. En los momentos de avance las mermadas delanteras se veían apoyadas por Ficha y Jones, respectivamente. El juego es nivelado, pero con incursiones más peligrosas por parte de los atléticos.

Sin embargo, a los diecisiete minutos Madinabeytia despejó a córner un golpe franco directo de Núñez, cuando el gol parecía inminente. A partir de este momento, el Valencia se impone, perdiendo Guillot, a los veintinueve minutos, una clara ocasión para marcar, pues, en un centro de Waldo permitió que el portero le ganara la acción. Casi a renglón seguido Madinabeytia se lanzó a los pies de Waldo, cuando éste se disponía tirar a puerta.

A los treinta y tres minutos el portero atlético no pudo evitar que en una internada rápida de Chicao, con centro a puerta recogido por Waldo y cesión a Núñez, este último lograra el primer gol. Casi a continuación, cruza el balón por delante de Madinabeytia, sin encontrar rematadores, ya que Guillot, incomprensiblemente, falló en el remate, pero el interior internacional, a los treinta y nueve minutos, logra el segundo gol, al resolver, favorablemente, un barullo formado ante el portero atlético; la anterior jugada estuvo precedida de una mano de Griffa dentro del área, que el señor Zariquiegui no pitó, concediendo la ley de la ventaja. Madinabeytia, a consecuencia de un encontronazo, es retirado del terreno de juego, siendo sustituido por San Román. Madinabeytia fue despedido con aplausos por sus magníficas intervenciones. Se llegó al descanso sin más variaciones.

Al minuto de juego de la segunda parte, Amador se ve obligado a ceder a córner, ante la internada peligrosa de Guillot. El mismo Guillot ejecutó la falta, rematada magníficamente de cabeza por Núñez, quien logró así el tercero y último tanto. San Román, dos minutos después, en salida arriesgada, evita un remate de Waldo. Continúa mandando el Valencia con buen juego, ganas y velocidad, teniéndose que emplearse la defensa atlética con energía, que en algunas ocasiones rayó con la violencia para evitar los peligros. A los veintiocho minutos, él Atlético tuvo la primera y única oportunidad de acercarse a Zamora, pero Mestre despejó la situación a córner, y sacado éste fue rematado débilmente por Alvarito, a las manos del portero. A los treinta y siete minutos, a la salida de un córner, Ficha remató de cabeza, dando el balón en la parte interior del larguero, y volviendo al campo.

Ha pasado por Mestalla un Atlético de Madrid desconocido. Fue siempre inferior al Valencia, al menos, en los momentos decisivos, y encajó una derrota que pudo ser aún mayor. Sin embargo, los comienzos ofrecían muy distintas características. De salida el Atlético puso ya en aprieto a Zamora, como consecuencia de los acosos de Mendosa y Chuzo. Los dos equipos, tomaban precauciones, mostrándose con más iniciativa el Atlético, Que en el centro del terreno dominaba. Ahora bien, en la zona de peligro mandaban los del Valencia, haciendo intervenir con apuros a Madinabeytia, en más de una ocasión. No había de extrañar, pues, aunque muy laboriosamente, llegara el primer gol y casi a seguido el segundo, lo que hizo que se afianzara el Valencia, mientras la sustitución de Madinabeytia por San Román debajo de los palos llevaba la inquietud a las filas rojiblancas. No reapareció Madinabeytia, pues aunque afortunadamente sólo sufre contusión en la parte alta de un muslo de carácter superficial y sin interesar hueso, fue lo bastante para que continuara en la enfermería del campo, donde fue atendido en presencia de Villalonga.

Con el tercer gol valencianista apenas comenzada la segunda parte, ya a los rojiblancos les resultó difícil recuperarse. Mientras, el Valencia se crecía, ya que el contraataque madrileño era más animoso que efectivo. Los atléticos ensayaban el despliegue hacia adelante, pero con falta de serenidad y decisión, porque tampoco podían descuidar la retaguardia ante el tesonero acoso valenciano. Además, la lesión de Alvarito también contaba en el cada vez mayor desconcierto de las filas rojiblancas. Lo cierto es que la pugna fue a menos, porque también el Valencia sin dejarse arrebatar el timón, se empleaba con menor empeño. Incluso a última hora surgieron algunas intemperancias que no venían a cuento y que no empañarían, desde luego, la deportividad con que se jugó el partido. Varios fueron los factores que influyeron principalmente en la derrota del Atlético de Madrid: las bajas de Ramiro, Rivilla y Adelardo, la de éste a última hora; la lesión ds Madinabeytia y, más tarde, la de Alvarito, nulo ya en el terreno de juego. Además, al Valencia le rodaron muy bien las cosas. El dominio territorial que ejerció a lo largo del encuentro se tradujo en el copioso balance de trece "corners" a favor por sólo cuatro en contra.

El Atlético de Madrid tuvo en la defensa, mientras actuó completa, sus mejores hombres, siguiéndoles en méritos Glaría, Mendoza y Collar. En el Valencia, que tuvo una actuación muy regular, destacaron Chicao, Núñez, Roberto y Waldo. Bueno el arbitraje del señor Zariquiegui.