Ficha de partido: 07.04.1963: Valencia CF 5 - 0 Real Oviedo

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 0
Real Oviedo
Real Oviedo

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Waldo Machado
14'
Waldo Machado
35'
Descanso
45'
Roberto Gil
68'
Héctor Núñez
73'
Waldo Machado
77'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Hoy, en Valencia, se han jugado al propio tiempo dos partidos, el Valencia - Oviedo, en Mestalla y el Levante - Hércules, en Vallejo, coincidiendo también con una novillada, en la que el Cordobés agotó el papel. No obstante, el fútbol ha mostrado su pujanza y Mestalla ha registrado una gran entrada al igual que Vallejo, lo que indica la gran afición que se siente en la región y las posibilidades de todo los pueblos de la misma.

Ha triunfado el Valencia por cinco goles a cero y siendo una victoria tan rotunda, todavía el público salió mal satisfecho por la forma cómo lo obtuviera el Valencia jugando como hacia tiempo no se le había visto, o sea, situando a los hombres en sus sitios y moviéndose como corresonde a las líneas clásicas del fútbol. El caso es que el valencia careció de extremo izquierda porque Yosu, con toda su voluntad apenas hizo unas jugadas a derechas y careció también de línea media, ya que Sastre y Chicao siguen sin entenderse ni construir juego. Quiere decir, por tanto, que el partido ha corrido todo él a cargo de la zaga, ya que Zamora apants tuvo necesidad de intervenir y por otro lado el ataque, cuyo acierto ha sido tal que sin apenas apoyo, pudieron dar lugar a los cinco tantos y además desarrollar una serie de avances de gran calidad.

Posiblemente. después de las derrotas de Valladolid y de Edimburgo se llamó la atención a Núñez y a Waldo, especialmente, y éstos han respondido hoy jugando en su sitio, donde deben de jugar. Núñez, pegado a la banda, que tan sólo anandonó mediado el partido, por unos minutos y Waldo, jugando siempre en punta, marcando siempre al defensa central ovetense y estando propicio a rematar toda la serie de centros que Núñez le ha ido enviando a lo largo del encuentro. De esta forma, Waldo marcó tres goles que pudieron ser perfectamente seis si hubiera acertado también en otros envíos del uruguayo y Roberto consiguió el suyo aparte el que marcó el propio Núñez, transformando un justo penalty concedido en la segunda parte. Fueron, pues, cinco goles, con un mérito extraordinario por el buen juego desarrollado por el Valencia y las posibilidades de que se hubiera doblado el tanteo. Porque el Oviedo fue desde el primer momento barrido por el Valencia, mostrándose impotente para contener el juego de su delantera. Posiblemente ellos venían con la intención de montar un cerrojo con más o menos retraso de jugadores pero al plantear el Valencia su partido con juego abierto por las alas, todos sus propósitos se vinieron abajo y tuvieron que aguantar el chaparrón de avances y el chaparrón de goles que fueron subiendo uno tras otro al marcador.

Hay que señalar el detalle de que el Valencia no impuso su juego, dominó más pero nunca con insistencia al Oviedo, que al final del partido había sumado cuatro córners por cinco favorables al Valencia. El primer tanto lo marcó Waldo, al cuarto de hora, en un avance precioso de Guillot, que sirve a Núñez, quien centra templadísimo para que Waldo, a la media vuelta, remate imparable el primer tanto. En el minuto treinta y cuatro, en otro centro de Núñez, Waldo para la pelota con el pecho, la empalma al caer, consiguiendo el segundo gol. Así se llega al descanso con dos a cero de ventaja valenciana.

En la segunda parte, tras centros magníficos de Núñez, que no remató Waldo, uno de ellos, por anticipársele un defensa contrario y otro porque llegó un poco tarde, en el minuto veintidós otro centro de Núñez intenta rematarlo Waldo, no acierta empalmar la pelota pero ésta va a Roberto, quien fusila el tercer tanto del Valencia. Luego hay un avance precioso con centro de Gulilot; Waldo remata, pero entre, éste y Roberto pierden la ocasión de subir otro tanto al marcador. Seguidamente otro centro de Núñez, Waldo se lanza en plongeón para rematarlo de cabeza pero le sale junto al palo. Y al fin, en el minuto veintisiete en una internada de Núñez, burlando la defensa, es derribado, se concede penalty, que Núñez transforma en el cuarto gol. Finalmente a la media hora de juego otro centro de Núñez es enviado por Waldo con gran serenidad, saltando lo justo para rematar muy templado, de cabeza haciendo entrar la pelota por el sitio justo que le interesaba.

El Oviedo intenta a última hora marcar el gol del honor pero Zamora sólo ha de intervenir en dos únicas ocasiones, pero con muy poco peligro. Ha sido un partido soberbio de la delantera del Valencia y de la zaga. Verdú, Quincoces, Mestre han estado muy seguros, cubriendo a Zamora, que apenas ha tenido trabajo. Sastre y Chicao, completamente borrados no se entienden ni han apoyado por nada a la delantera. En ésta, Núñez ha sido la gran figura de la misma. con un juego estupendo, con centros magníficos; Waldo, que ha jugado hoy por vez primera después de mucho tiempo, en el sitio que le correspondía siempre en punta ha marcado tres goles y pudo haber marcado otros tres si llega a acertar los remates. Guillot ha tenido algunas jugadas vistosas, pero sigue mostrándose en una forma un poco baja. Roberto, voluntarioso con un gol muy bonito y Yosu completamente borrado.

El Oviedo ha producido una impresión bastante floja, la zaga ha fallado muchísimo, la línea media apenas se ha visto alguna jugada por parte de Paquito y de Iguarán y el ataque se ha movido con soltura pero se ha mostrado completamente ineficaz. El único jugador que ha mostrado cierta peligrosidad ha sido el delantero centro José Luis. Zariquiegui, el árbitro navarro, ha estado muy bien en un partido que no ha ofrecido la menor dificultad.