Ficha de partido: 05.06.1960: Valencia CF 0 - 1 Atlético de Madrid

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

El Atlético de Madrid superó al Valencia, venciéndole por un gol a cero en el primer partido de los cuartos de final de Copa. Empezó atacando el Valencia que, a los dos minutos de juego a punto estuvo de lograr, un gol, con motivo de un barullo ante la portería atlética, pero, un momento después y en un contraataque visitante, Adelardo, incomprensiblemente, falló un gol seguro. Volvió a la carga el Valencia, pero su delantera no estaba acertada en los momentos culminantes y, por otro lado, la defensa rojiblanca se empleaba con energía y acierto.

El Atlético, en sus contraataques era siempre peligroso, con avances rápidos, sobre todo por el lado de Collar, haciendo intervenir con bastantes apuros a la defensa valencianista. A los 35 minutos, se produjo un avance madrileño con centro de Jones. Peiró, que se encontraba solo ante el portero, chutó fuerte y Pesudo, en una gran parada evitó el gol. Poco después, el mismo Peiró, a centro de Polo, enviaba un cañonazo, que se estrelló en el travesano.

Cundió el desconcierto en las filas locales, que el Atlético aprovechó para, con juego reposado, pasar de dominado a dominador, ganándole la acción al adversario y obligando al mismo a replegarse para contener con alguna dificultad que otra el peligro que se cernía sobre su portería. El juego se endureció ya hacia el descanso, con frecuentes interrupciones, motivadas por ambos bandos, lo que movió al arbitro a amonestar a los capitanes de los dos equipos, en medio del griterío del público.

Después del descanso, el Valencia se hizo con el timón, pero los atléticos continuaron defendiéndose con energía. Peiró, una vez más, perdió una clara ocasión para marcar, ya que después de burlar al defensa, avanzó solo hacia el portero, chutó, despejando Pesudo, volviendo a chutar, pero esta vez mal. Aunque el dominio a lo largo de los 45 minutos correspondió al Valencia, sus avances eran mal llevados y sin la suficiente profundidad, mientras que el Atlético, sin abandonar la defensa, no perdía ocasión para avanzar hacia la portería levantina.

En una de estas incursiones escapó Peiró por el lado derecho, centrando finalmente. Recogió Jones, que se encontraba solo y marcó con serenidad el único, gol del encuentro, cuando se llevaban 26 minutos de juego de esta segunda parte. Hasta el final hubo desconcierto en el Valencia, presionando el Atlético, pero sin más variación.

Una victoria merecida del Atlético, de Madrid, que superó en todos los terrenos a un Valencia desquiciado, lento, sin cohesión. Quizá sea más explicable ante el hecho de que la delantera local presentó una alineación de circunstancias, pero habrá de reconocerse el error de incorporar al bisoño Verdú, procedente del Mestalla, a la línea delantera, cuando su puesto habitual es la defensa.

Con el fracaso, pese a la buena voluntad de Verdú, se produjo también el de los interiores y tras ellos se vino abajo,todo el equipo, ya que si la defensa fue lo más regular, tuvo que emplearse a fondo y con verdaderos agobios. En el Atlético de Madrid, un bloque muy conjuntado, con velocidad, buen sentido de colaboración y otras cualidades que, sobre todo, en este caso, le han hecho superior al adversario, destacando sobremanera la defensa, siguiéndole en méritos Calleja, en la media y el ala izquierda del ataque.