Ficha de partido: 18.10.1959: Real Zaragoza 3 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Real Zaragoza
Real Zaragoza
3 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Mauro
30'
Roberto Gil
31'
Descanso
45'
Wilson
62'
Wilson
77'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Romareda
Aforo: 34.596 espectadores
Ubicación: Zaragoza / España 
Inauguración: 08/09/1957

Rival: Real Zaragoza

Records vs Real Zaragoza

Máximo goleador: Manuel Badenes (9 goles)
Goleador rival: Arrúa (6 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (14.02.1943)
Mayor derrota: 1 - 6 (19.04.1959)
Más repetido: 1-0 (13 veces)

Crónica

Quizás se esperaba con demasiada tranquilidad el encuentro con el Valencia, sobre todo si se tenía en cuenta su brillante victoria en Birmingham, que parecía haber encauzado el juego del equipo levantino a un sendero más práctico y efectivo que el que hasta ahora síguió. Quizá se pensó que el encuentro iba a ser más ágil, y sorprendió al equipo local el fútbol rápido de la delantera valencianina que, pudo sido un auténtico peligro, si hubiera en el ataque del Valencia un hombre capaz de decidir las jugadas.

Pero en la delanteta dek Valencia, salvo Tercero que aprovecha cualquier oportunidad para tirar a gol, salga como salga pero sin perder ocasión, no hubo un hombre que fuera capaz de rematar, y después de un juego rápido y de unas bien trenzadas arrancadas, todo se perdía en unos remates flojos. Con más decisión, el Valencia hubiera dado un susto al Zaragoza, porque ya hemos dicho que sorprendió el hábil juego levantino en el ataque y la firmeza de sus lineas zagueras. Por otra parte, los delanteros del Zaragoza actuaron de modo ineficaz. Ni genio para superar a sus contrarios, y así el partido transcurría en un mutuo forcejeo que llegaba a ser pesado ante las áreas.

Creó en esta primera mitad más peligro el Valencia, pudo incluso haber marcado pro la inseguridad de Yarza y por algunas alegrías de Alaustiza, pero hemos dicho, faltaron en el Valencia rematadores, en cambio, el Zaragoza, que apenas inquietó a Goyo, en una jugada de Mauro, al que dejaron escapar los valencianos porque se hallaba en dudosa posición fuera de juego, logró el Zaragoza el primer gol, más por torpeza de Goyo, que no pudo hacerse con el balón y permitió el remate cuando rebotó en él la pelota lanzada por Mauro, que por habilidad de este jugador. Marcó el gol el Zaragoza a los 22 minutos. Fue, como decimos, un pase adelantado a Mauro, al que dejaron escapar los defensas, y tiraron a placer. El balón rebotó en Goyo y el mismo Mauro, marcó el primer gol de la tarde.

Duró poco la alegría del Zaragoza, porque al minuto siguiente, el Valencia había conseguido el empate con un centro de Núñez, un remate de Roberto, que Yarza pudo haber detenido sin lograrlo. Terminó el primer tiempo con empate a un tanto, y en el ambiente, había la duda de la victoria que no se sabía cómo se podría alcanzar.

Pero el Valencia de la segunda parte, se hundió auténticamente y bajó mucho en el rendimiento, dejándose dominar plenamente, y dejando también a la iniciativa de Walter, hasta que se cansó, y de Roberto, los avances del Valencia, un poco embarullado.

El zaragoza, puso de extremo a Mauro, convencido de su ineficacia, y se lanzó furiosamente al ataque, bajando sus defensas hasta adentrarse mucho en el campo contrario. Así, el Zaragoza, tuvo repetidas ocasiones de marcar que, la contundencia de la defensa levantina, evitó. Sin embargo, a los 20 minutos, un avance profundo de Torres, puso la pelota a los pies de Duca, éste la sirvió a Wilson, que con un hermoso remate, logró el segundo gol. El tercer tanto zaragocista, no se produjo hasta 15 minutos después, y fue una concesión de la defensa del Valencia y de Goyo, ya que la pelota cabeceada por Wilson, ni debió haberse confiado Goyo, que, cuando reaccionó, tenía el balón en la red. Faltaban sólo 10 minutos y el Zaragoza era dueño absoluto de la situación. retuvo la pelota, la blocó y dejó que pasaran los minutos, en tanto que el Valencia seguía dando la sensación de absoluta ineficacia.

Así terminó el partido, con el resultado victorioso del Zaragoza por 3-1. Saz hizo un buen arbitraje y su labor no influyó para nada en el resultado.