Ficha de partido: 06.12.1959: Real Oviedo 0 - 0 Valencia CF

Estadio



Nombre: Carlos Tartiere
Aforo: 16.500 espectadores
Ubicación: Oviedo / España 
Inauguración: 24/04/1932

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Un mal partido el que esta tarde han disputado en el Estadio Carlos Tartiere el Real Oviedo y el Valencia. El estado, realmente infame, del terreno de juego, convertido en un importante barrizal, perjudicó a los dos equipos, aunque quizás en mayor grado a los valencianos, poco avezados a esta clase de campos. Arbitró el coleglacio castellano señor Plaza.

Antes de empezar el encuentrO el capellán del Real Oviedo rezó, a través de los micrófonos, un Padre Nuestro por el eterno descanso de las almas de los nueve mineros sepultados ayer en el Pozo San Antonio de Moreda, y cuyos cadáveres a estas horas no han podido ser todavia rescatados. Por igual motivo los jugadores ovetenses lucen brazaletes negros.

Sacó el Oviedo a favor del sol y contra viento, y después de unos momentos de alternativas en el juego con disparos desviados de ambas delanteras sobre las puertas contrarias, comenzó a imponerse el Oviedo favorecido por la táctica defensiva, que de buenas a primeras adoptó el Valencia, retrasando a Sócrates a la línea de defensas y colocando a los dos interiores en una segunda línea con Sendra. El Valencia apenas salió en todo el tiempo de su terreno, pero el Oviedo, excesivamente nervioso, careció de ligazón en su delantera y del hombre que con su inteligencia dirigiera el ataque. Las magnificas intervenciones de Pesudo en los momentos en que su defensa era rebasada, contribuyeron también en alto grado en mantener el empate a cero con que terminó la primera tanda, en la cual se sacaron dos corners contra el Valencia por uno contra el Oviedo.

El segundo tiempo tuvo las mismas caracteristicas, aunque allá por su mitad, un poco cansados por la pesadez del terreno, los asturianos, el Valencia intentara irse a la ofensiva, cayendo pronto sus animos y volviendo a verse encerrado en su área. También ahora, la mala puntería de los ovetenses y las acertadisimas intervenciones de Pesudo impidieron que el marcador entrase en movimiento. En este tiempo se sacaron cuatro saques de esquina contra el Oviedo y cinco contra el Valencia.

Un mal partido, como decimos al comienzo, en el que apenas se vió fútbol, un mucho por el apuntado mal estado del terreno de juego y otro mucho porque el Valencia, con sus precauciones, renunció desde el comienzo a construir nada pausible. En cuanto al Oviedo tambien lo hemos indicado y no tuvo la soltura, la decisión precisa para romper las líneas de contención del enemigo, apelotonando el juego por el centro y permitiendo siempre que algún defensor valenciano llegara a tiempo de frustrar las intentonas de gol.

Hay que destacar en el Valencia sobre todo a Pesudo, en una tarde de pleno acierto por su valentía, colocación y decisión. Tras él, Héctor Núñez, el extremo izquierda, rapidísimo, buen dominador de la pelota y con un gran entusiasmo. Pero Héctor, con Aveiro y con Mañó como únicos colaboradores en la delantera, poco podía hacer. De la defensa, Quincoces el mejor y muy buenos lo mismo Sendra que Socrates, éste en su labor de cuarto zaguero.