Ficha de partido: 07.10.1956: Valencia CF 2 - 2 Atlético de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
At. Madrid
At. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Antonio Fuertes
28'
Enrique Buqué
39'
Descanso
45'
Daniel Mañó
51'
Verde
51'
Antonio Timor
57'
Agustín
82'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Gárate (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

El Valencia ha perdido el primer punto en su terreno en el actual Campeonato de Liga. Se esperaba que en el partido de hoy reaccionara da una manera enérgica buscando la forma de congraciarse con el público que tan decepcionado quedó por su derrota en Valladolid. Por otro lado, se temía al Atlético del Metropolitano, que siempre dió en Valencia partidos excelentes, siendo una contínua pesadilla para el equipo de Mestalla, que había cedido empates e incluso derrotas en momentos decisivos, ante el mismo adversario de hoy. Pero en los primeros momentos cobró mucha moral porque el Atlético salía jugando con un juego muy vistoso y de gran peligrosidad por parte de su delantera. Y el Valencia era capaz de frenarle y a la vez contratacar poniendo en peligro la puerta de Pazos.

La delantera del Valencia se decenvolvía bien, mejorando al pasar Buqué a la derecha, permutando su puesto con Fuertes. Pero los goles no llegaban por la buena actuación de la defensa madrileña y de Pazos, que rechazó un tiro excelente de Fuertes a bocajarro. Por fin, el Valencia consiguió marcar, y rápidamente llgó el segundo gol que parecía asegurar el partido. Se llegaba al dascanso con 2 a 0, no siendo una ventaja muy clara para ningún equipo; sin embargó, dada la actúación seguida por el Valencia en los primeros momentos, permitía cierta tranquilidad. Pero a los seis minutos de la segunda parte, se produjo un incidente entre Verde y Mañó. Verde había estado hasta entonces castigando con dureza a Mañó, que se le escapaba como quería, siendo el elemento más peligroso y el mejor jugador de su conjunto. El árbitro les expulsó a los dos y mientras la baja de Verde fué cubierta con ventaja por Cobo y Agustín, de medio, para el Valencia, representaba tanto la ausencia del extremo de Sueca, que todo el equipo, y especialmente su delantera, se vino abajo.

En estas circunstancia se produjó unas manos de Buendía, castigadas con el consabido penalty, pero Fuertes falló el castigo y esto proporciono una moral muy superior a los visitantes. Diez minutos después censeguían el primer gol, poniendo el marcador en um 2 a 1 realmente amenazador. La delantera del Valencia, disminuída de otro elemento, por retrasarse Buqué en auxilio de los volantes, realizaba una labor prácticamente nula, sobre todo porque Areta no acertaba en ningún momento y además prodigaba las entregas y las cesiones absurdas a sus compañeros, siempse renunciando a ser él mismo quien terminara las jugadas.

Cuando el partido estaba más dificil, se produjo el segundo gol del Atlético, que hundió definitivamente la moral del equipo valenciano, que ya hasta el final no hizo sino movimientos desordenados y completamente ineficaces, para apuntarse todavía una victoria mínima. El resultado ha sido justo porque el Atlético ha contado siempre con Una delantera magnífica con gran movilidad, chutadores todos ellos y, sobre todo, con dos extremos capaces de llevar de cabeza a cualquier zaga, lo que esta tarde han hecho Miguel y Collar. Además, los dos interiores han trabajado muy bien, ligando estUpendamente con los volantes y con la zaga. Con lo cual puede decirse que el juego del Atlético se ha mantenido en constante ligazon de atrás adelante.

En el Valencia, por el contrario, los volantes no han resistido el empuje de la furia adverseria, y la zaga se ha resentido también, faltando unidad a su acción. En el Valencia puede decirse que todo el equipo, o casi todo, tuvo un primer tiempo excelente, pero que se vino abajo durante el segunda por la razón ya apuntada por la ausencia de Mañó, que se encuentra en una forma estupenda y es, en realidad, el animador de todo el ataque. Timor comenzó muy bien y al final fué a la deriva, en consonancia con la zaga, también tuvo un primer tiempo bueno, no pudiendo contener al deslizante ataque atlético. Los volantes Mangriñan y Sendra han cumplido mejor que las parejas que han actuado hasta ahora. Pero les falta compenetración con la defensa y con los interiores. Estos ayudaron esta vez más que en anteriores ocasienes. Sobre todo Buqué, que no sólo enlazó, sino que también, como delantero, ha tenido una actuación destacada en los primeros cuarenta y cinco minutos. Pero Fuertes, en la izquierda, se desenvolvió con menos seguridad que en la derecha. Y Macario, aun cuando puso mucha voluntad, no llegó a actuar como se esperaba de él. En verdad el fallo principal de la delantera ha estado en Areta, ya que su actuación ha producido fuerte decepción en el público, que le hizo evidentes manifestaciones de desagrado. Areta se limita a entregar la pelota en cuanto la recibe, sin tener en cuenta que muchas veces es él el que se encuentra en circunstancias más favorables para provocar peligros en sus avances. No lo hace, y su posición en el equipo está siendo muy criticada.

El Atlético ha jugado, en conjunto, un buen partido, destacando sobre todo su delantera, y en la misma, los dos extremos, que son peligrosísimos. Muy buena la labor de enlace de los laterales, y Rafa se ha manifestado como el ariete y buen constructor de toda la línea. La defensa ha estado firme por el lado de Herrera y sucia por los laterales. Marañón es un muchacho que empieza y que hoy no ha hecho sino cometer muchas faltas para de esta manera compensar la clase que en él falta. Verde ha tenido su mejor jugada en la expulsión de Mañó, provocada por él y también porque Mañó no supo contener sus nervios, replicando una sola vez a las muchas faltas que habla cometido con él Verde. Pazos ha encajado dos goles imposibles de detener, poro en cambio ha hecho unas cuantas paradas de verdadera calidad. Ha dirigido el partido, el aragonés Arqué, o por mejor decir, los dos jueces de línea que le secundaban. La actuación de Arqué ha sido realmente absurda, permitiendo que fueran los jueces quienes no sólo desde la banda, sino incluso penetrando hasta dentro del terreno, declararan faltas y marcaran orientación al partido, justificando incluso decisiones del propio colegiado. Una prueba de incompetencia tan grande y una falta de autoridad como pocas veces habíamos visto en Mestalla.