Ficha de partido: 01.01.1956: Valencia CF 3 - 0 Sevilla FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 0
Sevilla FC
Sevilla FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Vicente Seguí
15'
Descanso
45'
Vicente Seguí
51'
Faas Wilkes
79'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sevilla FC

Records vs Sevilla FC

Máximo goleador: Mundo Suárez (28 goles)
Goleador rival: Campanal (20 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (17.10.1943)
Mayor derrota: 3 - 10 (13.10.1940)
Más repetido: 2-0 (26 veces)

Crónica

Esta vez a Helenio Herrera le han salido mal las cuentas, él planteó su partido con el Valencia creyendo que iba a ser cosa fácil desbordar a la zaga retrasando a su extremo izquierda Pahuet con el fin de que Ventura le siguiera hasta medio campo y creara una brecha por ese costado que pudiera ser aprovechado por Pepillo y por Loren. Esperaba, además, que Pahuet compensara ese handicap de su retraso con su gran velocidad para, a su vez, crear peligros en la puerta valenciana, pero no ha sido asi. Ventura, que en los pri meros momentos siguió a Pahuet obligando a retrasar a Sendra, fué advertido desde la banda y ya esperó a Pahuet en el terreno donde había de tener toda la ventaja, con lo cual el plantamiento de Herrera se vino abajo por este lado. Por otra parte, Herrera retrasó a Pepin con objeto de reforzar la zaga y poder frenar a Fiertes y a Wilkes, que en el centro del campo imprimían una gran movilidad al ataque valenciano, más bien, más acertado estuvo Iturraspe al elegir los jugadores que habían de oponerse al Sevilla.

Se temía al equipo de Nervión porque su buena forma evidenciada en la reciente victoria conseguida sobre el Reims y en los excelentes resultados y buena marcha que lleva en la Liga, hacía temer que el Sevilla pudiera desbordar al Valencia, que en su último partido contra el San Lorenzo de Almagro dio pruebas de alguna irregularidad, sobre todo en la zaga, pero Iturraspe hizo bien en oponer al Sevilla la alineación que él suele emplear en los desplazamientos sobre todo no pudiendo utlizar a Buqué, que padece una fractura de un dedo que le impedirá jugar todavia algunos partidos. Se ha hablado que su sustituto serían Padrón o Vila, pero a última hora Iturreape ha querido asegurarse en la parte de atrás, sacando a Pasieguito como interior izquierda, pero en función de medio volante y con una misión concreta de ayudar a la línea media y enlazar su juego con el de la delantera. Con ello puchades podía también, sin peligro, retrasarse hasta la altura de la zaga con lo cual quedaba profundamente reforzada la potencia defensiva del equipo, no dando facilidades al Sevilla el medio campo con la creación de espacios libres por los que ellos pudieran montar su dispositivo de ataque. De esta forma, planteado el partido y jugando el Valencia de igual a igual con el Sevilla, cobró ventaja al cuarto de hora de juego y aun cuando el Sevilla estuvo a punto de empatar en un fallo de Puchades, que Sócrates enmendó sobre la misma línea de puerta, llegóse al segundo tiempo con ventaja valenciana, que el mismo Seguí, autor del primer gol, había de asegurar con otro tanto.

Hubo un momento de crisis y de indudable temor del Valencia, que retrasó sus líneas sin tener en cuenta que aún faltaba mucho tiempo hasta el final del partido. El Sevilla se lanzó a fondo, pero Quincoces estaba muy bien en su puesto y con algunas intervenciones certeras de Timor, impidieron el gol del Sevilla, que hubiera puesto el marcador en un 2-1 inquietante. Ya en los últimos momentos, la tranquilidad renació y fue completo el gozo al producirse el tercer tanto, que aún cuando lo marcara Wilkes de penalty, pudo haberse producido en la jugada que dio lugar a esta máxima pena.

El Valencia ha jugado un buen partido a base de juego sobrio, le importaba sobre todas las cosas ganar y lo ha conseguido por un tanteo que constituye un triunfo considerable, porque el Sevilla pasa por un gran momento de juego y moral, aun cuando esta tarde no fuera el equipo que tanto se temía. Han jugado muy conjuntadas todas las líneas del Valencia, sobre todo por esa labor tenaz realizada por Pasieguito, no obstante salir al campo lastimado en un muslo. Le ha secundado magníficamente Sendra, que ha sido superior a Puchades, pero los jugadores más destacados del bando valenciano han sido, Quincoces en la zaga y Seguí en la delantera, cada uno de ellos de por sí tienen una parte principal en el triunfo de su equipo, porque Quincoces fue barrera inexpugnable para los atacantes del Sevilla, mientras que Seguí, jugando con mucho sentido y tirando a gol con gran acierto, ha conseguido dos tantos magníficos que decidieron a favor de su equipo la victoria.

También merece ser destacada la labor de Fuertes, y el acierto de Wilkes, que ha realizado una labor sobria, que tal vez por esta razón no ha gustado a algunos de sus detractores, fáciles en la censura. El Sevilla ha estado más bajo que en otros partidos, posiblemente porque encontró en el Valencia una posición que no esperaba, sobre todo su línea media no fué ni con mucho la que le vimos otras veces, con un Ramoni brillante en sus ofensivas y un Pepín más seguro y eficaz en la zaga, que ha estado hoy. La delantera estuvo falta de la dirección tan acertada de Doménech y ni Arza ni Pepillo lograron igualarle en este aspecto. De los cinco, Espina ha sido el más peligroso y Pahuet el más apagado. La zaga fue, como en el Valencia, una línea muy firme, y aun cuando Quincoces se excediera en su dureza, motivando la amonestación del árbitro. El árbitro, señor Ortiz Mendivil, vizcaíno, ha tenido una primera parte bastante desorientada, recibiendo protestas por sus tolerancias con el jueg abusivo de Campanal. En la segunda parte ha estado mejor, imponiendo su autoridad.

A los 15 minutos marca Seguí el primer gol del Valencia, aprovechando un pase de Wilkes entre la defensa sevillana. A los 30 minutos pierde el Sevilla la gran ocasión de marcar, en un avance de Arza, que burla a Puchades, bombeando la pelota, pero cuando ésta iba a entrar con Timor adelantado, Sócrates interviene y salva la situación. A los 37 minutoS resulta Fuertes lastimado en un encotronazo con Campanal; se le retira del campo conmocionado, reapareciendo en la segunda parte. En el segundo tiempo, los primeros minutos son de gran dominio del Valencia, que a los cinco minutos logra el segundo gol en una entrega de Sendra a Seguí, que cruza muy bien la pelota. Después se repliega el Valencia, se impone el Sevilla, pero Timor y Quincoces impiden que marque; sobre todo hay un remate magnífico de Pepillo que Timor desvía. A los 34 minutos se Interna Wilkes burla a Campanal y cuando ya va a escapar solo de cara a la puerta es retenido de una pierna por Campanal. Se castiga con penalty, que el propio Wilkes convierte en el tercer y último gol del Valencia.