Ficha de partido: 09.01.1955: Valencia CF 0 - 2 Málaga CF

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Málaga CF

Records vs Málaga CF

Máximo goleador: Waldo Machado (6 goles)
Goleador rival: Orozco (3 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (31.01.2004)
Mayor derrota: 0 - 4 (24.11.2012)
Más repetido: 1-0 (12 veces)

Crónica

Lo que muchos valencianistas esperaban, se ha producido hoy con la sensacional derrota del equipo, de la cual fue anticipo la otra sufrida ante el Real Madrid hace dos semanas. En el tropiezo de hoy, hay que sumar no sólo las ausencias de Badenes, Fuertes y, sobre todo, de Wilkes, sino también la alineación equivocada que presentó el Valencia, con lo cual todas sus líneas quedaron descompuestas y a merced de los elementos a los que se les pone en trance de fracasar. Sobre todo lo garrafal estuvo en sacar a Pasieguito de la línea media, con lo cual quedaba descompuesta la más firme fortaleza del equipo, incluyéndole en el ataque, donde no hizo una jugada a derechas. Lamentable reincidencia en un error que hace dos temporadas le costó al Valencia el título de campeón de Liga.

Sendra no pudo cubrir el puesto de Pasieguito, por falta de clase, y sobre todo por su lentitud, con lo que Puchades se vino abajo, y en su calidad arrastró a la zaga, sobre todo por el lado de los laterales, que rivalizaron en desaciertos. Y menos mal que Timor tuvo una actuación estupenda, parando un penalty y evitando un gol en un formidable empalme del catalán Martínez.

Pero lo peor del conjunto valenciano fue la delantera, en la que formaban, de nuevo, Pasieguito y Sócrates, sin el menor resultado. Se desenvolvieron sobre el terreno de manera absurda, sin durección, estrellándose todos sus intentos ante la bien organizada retaguardia malagueña, que se ha apuntado todo un triunfo al mantener el cero en su casilla. Una actuación desdichada del equipo campeón, que fue subrayada por sus seguidores con vivísimas protestas y petición general de que saliera Wilkes, cuya ausencia tanto se está dejando sentir en las filas valencianas.

El entrenador del Málaga, Sales, supo plantear el partido con mucha inteligencia, retrasando al extremo izquierda, Romero, para que ayudara a los volantes. Pese a ello, su delantera no perdió lo más mínimo de la efectividad, ni desmereciendo tampoco la calidad de sus avances, llevados formidablemente por Martínez, Pahuet y Lasa.

Al propio tiempo, Gabriel Alonso organizaba soberbiamente la defensa de su puerta y sin apelotonamiento ni situaciones desesperadas, supo desbaratar las combinaciones del Valencia, impidiendo el remate en posición propicia para lograr el gol. Además, los visitantes imprimieron una velocidad endiablada a su juego con la que los componentes del Valencia no pudieron, dando una lamentable impresión de impotencia su zaga y viniéndose abajo el propio Puchades, que tuvo destellos tan sólo, hundiéndose con sus compañeros en la segunda parte, cosa lamentable que recordarán por mucho tiempo nuestros aficionados.

Dirigió el partido el guipuzcoano Echevarría, cuya actuación aun no siendo perfecta, fue bastante buena, no influyendo para nada en el desarrollo del partido ni en su desenlace, porque vencedores y vencidos supieron comportarse correctamente, no teniendo el Málaga ni un mal gesto, siempre de cara a la puerta adversaria a la que atacaron hasta el último minuto, sin recurrir ni en una sola jugada a perder tiempo para conservar la ventaja adquirida.

Los primeros veinte minutos fueron favorables al Málaga, que fuerza dos corners. Después nivela el juego Puchades, pero a los treinta y un minutos, en un pase de Lasa a Pahuet, éste se interna, Monzó lo zancadillea por la espalda, derribándole a tiempo que le entra Timor. Pahuet resulta con una brecha en la frente, debiendo retirársele a la enfermería, de donde sale momentos antes del descanso. El árbitro señala penalty que ejecuta Romero con mucha inocencia y Timor lo detiene.

Los primeros minutos del segundo tiempo son favorables al Valencia, que ataca con insistencia, pero inútilmente. Pero cuando se llevaban veinte minutos de juego en un avance del malagueño Pahuet entrega éste a Lasa, que burla a la defensa, bombea la pelota y Timor no puede impedir que entre. ES el primer gol del Málaga. Seis minutos más tarde, es Lasa quien entrega a Pahuet, que adelanta unos pasos y cruza estupendamente el segundo gol malagueño. El Valencia juega a la desesperada. El público toma el partido a «chacota» dedicándose a cantar la «tarara» y a pedir «otro toro», requiriendo la presencia de Wilkes, con lo cual llega al final del partido, siendo despedidos lo malagueños con grandes aplausos y el Valencia con una imponente bronca.