Ficha de partido: 15.10.1950: Valencia CF 4 - 1 UE Lleida

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 1
UE Lleida
UE Lleida

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Antonio FuertesAsist: Bernardino Pasieguito
9'
Bernardino Pasieguito
13'
Bidegain
21'
Amadeo IbáñezPenalty fallado
44'
Descanso
45'
MontserratRivero
70'
Bernardino Pasieguito
77'
Quiliano Gago
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: UE Lleida

Records vs UE Lleida

Goleador rival: Matosas (1 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (04.02.1951)
Mayor derrota: 0 - 1 (27.10.2004)
Más repetido: 0-1 (1 veces)

Crónica

El Lérida ha dado un partido en Mestalla que ni remotamente podía esperarse, dejando una impresión gravísima en el público.

El resultado ha sido de 4-1, pero hay que hacer la aclaración de que faltando ocho minutos para terminar, el marcador señalaba una mínima diferencia de 2-1, habiéndose anulado previamente un tanto al Lérida, sobre cuya validez no podía caber la más mínima duda, y dominando el terreno, y con ello llevando la inquietud al público e incluso a los propios jugadores del Valencia, que parecían interesados en ganar tiempo. Y es que el Lérida, que hizo un segundo tiempo enorme, imponiéndose en muchos periodos del mismo, estando apretando con tal empuje, que el temor por la igualada era general. En estas circunstancias, el portero titular leridano, Rivero, hubo de retirarse, y su sustituto, Montserrat, salió en frío, encajando dos tantos en sólo tres jugadas en que hubo de intervenir.

Sería tonto alegar que el Valencia había despreciado previamente la valía del Lérida, no sabiendo reaccionar al verse neutralizado por el excelente juego de éste. Precisamente se esperaba este partido con ganas, para sacarse la espina de anteriores actuaciones, y en especial, para que la delantera pudiera mostrar la eficiencia goleadora que hasta ahora no le habíamos visto. Por eso, se empleó desde el primer momento con mucho afán, manteniéndose así durante todo el partido. Pero no bastó la voluntad y, por otra parte, en el aspecto técnico, los jugadores fallaron, y en el táctico no supieron jugarle al Lérida como debían, marchando siempre en un tropel tras la pelota y sin ligar apenas unas cuantas jugadas.

La delantera valencianista, especialmente, tuvo una tarde desgraciada, y se advirtií un constante desorden en la misma. Los avances se llevaban en tropel, sin que los jugadores estuvieran en su sitio. Por el contrario, el Lérida jugó con serenidad sorprendentemente en un conjunto bisoño, constituido en su mayor parte por elementos de condición modesta. En vez de cerrarse en una defensiva conservadora, como muchos suponían, se lanzó al ataque desde el primer momento en busca de la victoria, y sin amilanarse por la categoría del adversario ni tampoco por el gol anulado y los dos tantos seguidos que marcara el Valencia a poco de comenzar.

Con un entusiasmo grande, se lanzó al asalto de la puerta defendida por Pérez, y debido al esfuerzo de éste y a la buena defensa que de la meta hicieron sus compañeros de zaga, el empate no llegó, salvando una situación apuradísima Puchades cuando la pelota iba a entrar. Y es que los muchachos de Vidal se desenvolvieron sobre el mojadísimo césped de Mestalla con una soltura y una habilidad admirables, impropias del colista de la división, ganando siempre la acción a sus adversarios en vista y habilidad, y pasándose la pelota a ras de tierra con rara precisión, siempre al jugador que se había previamente desmarcado para recibirla. Incluso tirando a gol se mostraron fáciles y certeros, y si no lograron marcar más fue gracias al acierto de Pérez y a su defensa, y a que en este aspecto los delanteros leridanos se mostraron un poco incautos. En suma, una actuación meritísima la del Lérida, que ha dejado en Valencia un sabor muy grato por la calidad de su juego y nobleza con que se empleó en todo momento.

En el orden individual del Valencia, solo merece mención las actuacione de Pérez, Monzó y Santacatalina, y también la de Amadeo, a quien se tributí una ovación al salir al campo, en desagravio por la injusticia que con él cometió Arqué el pasado domingo en Les Corts. Los demás, especialmente los componentes de la delantera, no tuvieron su día. El árbitro, señor Blasco Pérez, hizo un arbitraje de los que están de moda de cara al público, o cuando menos, a cierto sector del mismo. Al comenzar el partido, el capitán del Valencia, Amadeo, ofreció un banderín al capitán del Lérida, como recuerdo de la primera visita de este equipo al campo de Mestalla.