Ficha de partido: 08.09.1946: Gimnàstic de Tarragona 6 - 4 Valencia CF

Ficha de partido

Gim. Tarragona
Gim. Tarragona
6 - 4
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Amadeo Ibáñez
4'
Barceló
8'
Panadés
25'
Roig II
28'
Balmaña
40'
AylagasJuanete
45'
Cayetano MenarguezHiginio Ortúzar
45'
Descanso
45'
FábregasRoig II
45'
Vicente GiraldósVicente Seguí
45'
Vicente MoreraAmadeo Ibáñez
45'
Panadés
65'
Vicente Morera
68'
Fábregas
74'
Silvestre Igoa
83'
Silvestre Igoa
90'
Final del partido
91'

Estadio



Nombre: Avenida Cataluña
Aforo: 5.000 espectadores
Ubicación: Tarragona / España 
Inauguración: 20/09/1922 (Hasta 1972)

Rival: Gim. Tarragona

Records vs Gim. Tarragona

Máximo goleador: Silvestre Igoa (9 goles)
Goleador rival: Taltavull (3 goles)
Mayor victoria: 11 - 1 (04.06.1922)
Mayor derrota: 1 - 6 (30.01.1949)
Más repetido: 0-0 (2 veces)

Crónica

De la terminación de nuestra guerra para acá, la marcha del Gimnástico de Tarragona en el fútbol regional y nacional está cuajada de hitos esplendentes. El que quizá marca una mayor brillantez y fija una pujanza, todavía susceptible de ser superada, es este que se culminó ayer con la inauguración oficial del nuevo campo. Por lo tanto, la fecha del 8 de septiembre de 1946 ha de pasar con letras doradas a la historia del club y ser motivo de orgullo y satisfacción a todo tarraconense que se precie de ello, por lo que la misma enaltece y honra la ciudad.

Francamente te lo decimos, amigo lector, los directivos del club granate de la inmortal Tarraco, han llevado a cabo una de esas tareas que escapan del marco de lo corriente, para entrar ya en las zonas de lo excepcional. Imposible dar en las cuartillas una idea de la misma. Sólo puede captar la grandiosidad de la misma quien hubiese visto o recordara el campo antiguo, el campo de unos pocos meses atrás, lo que revaloriza todavía más el esfuerzo, y viera el de hoy.

El partido terminó con el tanteo de 6-4, y en realidad, el lógico hubo de ser un 2-1 ó 2-1, porque tres, si no cuatro, de los seis tantos que encajó Eizaguirre, eran fácilmente parables, como asímismo no debieron de subir al marcador del Nastic dos de los goles que de polizón se colaron en las redes de Augusto.

Hubieron unos veinticinco minutos, los iniciales, que fueron oro ley. Olvidaron toda amistosidad en este periodo de tiempo ambos equipos, y a flor de gazón surgió un fútbol ligado, brioso, enérgico, pero exento de toda dureza excesiva y, desde luego, de mala intención. Luego la calidad descendió, pero ya tuvimos bastante para hacernos una idea de cómo están y pueden llegar al inicio de Liga los dos contendientes.

Pese a todo lo que se dijo, el Valencia conserva, con pocas variantes, a los mismos hombres de temporadas anteriores. Y es que, naturalmente, el Valencia ha de dar batalla, como siempre diera, para los primeros lugares de la Liga. Solidez defensiva con el trío de los éxitos Eizaguirre, Álvaro y Juan Ramón, con un Sáez, de suplente, que es todo un titular. Línea media que, fórmenla quienes la formen, será siempre garantía de que el delantero contrario no se moverá a gusto. Y llegamos a los vanguardistas, punto flaco para nosotros de los ches. Pero faltó Epi, y con el internacional la línea no es la línea que vimos ayer, todo y que Amadeo e Igoa quisieran elevarla a la altura del resto de las demás. Con todo, en esta línea apuntaron ciertos destellos los noveles Linares y Seguí, que si tienen continuidad, pueden cuajar en dos espléndidos exteriores.

4-1 en el primer periodo. El gol del Valencia, el primero de la tarde, lo consiguió Amadeo, de un tiro de lejos de los suyos, a los cuatro minutos. Empató el Gimnástico, a los ocho, por mediación de Barceló. El balón, ágil, le pasó por debajo de las piernas a Eizaguirre. A los veinticinco desempataba Panadés, a los veintiocho, Roig II aumentaba la ventaja y finalmente Balmaña, en colaboración con Juan Ramón, redondeaba el 4-1.

A los 20 minutos de reanudado el juego, Panadés aumentaba el margen, que fue de nuevo acortado por Morera, tres minutos después. Veintinueve minutos llevábamos cuando se produjo el mejor gol de la tarde. Lo consiguió Fábregas II en brillante jugada personal. A los treinta y siete, y cuarenta y cinco, conseguía Igoa dejar establecido el 6-4, al aprovechar dos buenas oportunidades.