Ficha de partido: 14.03.1937: RCD Espanyol 0 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
0 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Vilanova
10'
José Vilanova
44'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sarriá
Aforo: 44.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 18/02/1923 (Demolido en 1997)

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

El Español perdió ayer netamente y por primera vez en el Torneo Levante-Cataluña. Y su vencedor, el campeón valenciano, obtuvo merecidamente su única victoria de las cuatro visitas realizadas a Cataluña en esta primera vuelta que acaba de terminar. El Valencia, haciendo un primer tiempo espléndido, y en el que la igualdad de juego fue casi siempre notoria, supo mostrarse más eficaz que su adversario, valiéndole tal cualidad una ventaja que quedó establecida en el último minuto en un margen de dos tantos, suficiente para desenvolverse en la segunda parte con la elevada moral que ve vislumbrar una victoria preciadísima.

El primer tiempo fue de juego más igualado y también más brillante. Hubo fases interesantísimas y bien jugadas. No faltó dureza excesiva, iniciada por la pareja defensiva blanca, a la que le corría prisa imponer su corpulencia, pero en términos generales, neutralizados los primeros choques, no se registraron incidentes y el partido terminó con la dureza lógica pero ya sin sobra de mala intención. Lo cual dice mucho en bien del equipo derrotado, por la demostración de deportividad que significa.

El primer goal se registró a los diez minutos. Fue producto de una serie de ataques con los que respondió magníficamente a los anteriores intentos del Español. Un centro de Doménech produjo un peloteo delante de Martorell, que finalizó con un tiro de Vilanova desde cerca y que el meta españolista no hizo más que desviar hacia un lado del poste. El goal se veía venir y fué merecido. El español estuvo a punto de empatar, avanzando en el tiempo, en ocasión de una magnífica jugada de Prat que Espalda remató de un cabezazo fura del margo hallándose en situación magnífica.

Y cuando faltaba un minuto para la finalización de la primera parte, el Valencia lanzó consecutivamente dos corners, el último de los cuales creó una melée con intervención al principio poco afortunada de Martorell, pero que no evitó que Vilanova, de un excelente remate, volviera a marcar, consolidando así el triunfo de su equipo. Este tanto influyó, de modo indudable, en la moral del Español, quien hubo de reanudar el partido, tras el descanso, con una desventaja que se estimaba desafortunada por venir en los últimos instantes del tiempo anterior. No es lo mismo, claro está, remontar una diferencia de dos tantos que de uno.

Y aunque su dominio fué tan insistente que llegó al embotellamiento, no sirvió más que para agotarles físicamentem ya que una ocasión de las que no es posible fallar, creada por un pase adelantado de Espada, la desaprovechó Chas, solo ante Antolín, lanzando el balón lejos del marco. El mismo Chas, a poco de empezada la segunda parte, introdujo el balón en la red de un puñetazo disimulado, tanto que el árbitro creyó había sido logrado con la cabeza, y daba el goal por válido. Pero la protesta del Valencia fue tan unánime, que hubo de rectificar Baliu después de consultar a los dos liners y sin que el Español, noblemente, dejara de aceptar la rectificación del referee.

Lanzó el Español en conjunto ocho saques de esquina y cuatro el Valencia. El arbitraje de Baliu no nos convenció, abundaron los errores que uno y otro bando pudieron considerar perjudiciales. Dejó de señalar dos fouls clarísimos dentro del área: uno de Juan Ramón en el primer tiempo y otro de Pérez en el segundo, dos fouls de los que obligan a preguntarse , ¿para cuándo dejan ciertos árbitros penalizar las graves faltas?

El campo del Español presentó un buen aspecto, con la abundante cantidad de público que se sintió, lógicamente, atraida por las perspectivas de un buen partido, y que por lo que respecta al Valencia no pudo salir defraudado.