Ficha de partido: 29.04.1934: Real Oviedo 1 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

Real Oviedo
Real Oviedo
1 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Juan Costa
10'
Emilín
25'
Descanso
45'
Guillermo Villagrá
63'
Juan Costa
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Buenavista
Aforo: 4.000 espectadores
Ubicación: Oviedo / España 
Inauguración: 24/04/1932

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Una verdadera sorpresa ha sido para toda la afición el neto e inesperado triunfo alcanzado por el Valencia en el terreno de Buenavista sobre su rival, el Oviedo. Tan de sorpresa ha cogido este resultado contra todo pronóstico, tanta era la seguridad que existía entre los aficionados locales, que en la tarde de hoy el estadio no ha llegado a obtener el lleno que en otras ocasiones, y de mucha menor importancia y trascendencia ha registrado. Cierto es que cabe remarcar que el temporalazo de la lluvia caido antes del match ha retanido a mucho público, pero lo es también que no se había concedido la suficiente importancia al partido.

El resultado de empate a dos goals registrado el anterior domingo en el feudo valenciano de Mestalla, había dado una tal confianza, no solamente a la afición sino que también a los jugadores locales, y durante toda la semana las cábalas y las conjeturas habían sido solamente para determinar el campo neutral que iba a solicitar el Oviedo para disputar la final con el Madrid que, por anticipado dábase ya en esta ciudad como calificado frente al Betis.

El resultado ha sido una impresionante ducha de agua fría, que ha quitado los ánimos a los más anfebrecidos "istas" ovetenses, que han visto derrumbarse el frágil castillo de naipes que habían forjado al calor de un resultado que, al hacerles despreciar al enemigo, les ha sido fatal. Ha arbitrado el colegiado madrileño, Escartín. Al encuentro asiste el presidente de la Federación Española, señor García Durán.

Los primeros momentos de juego son muy movidos y de alguna violencia provocada más que nada por el nerviosismo imperante en ambos bandos. Se observa mucho ardor y coraje en los jugadores de los dos equipos, y la primera jugada peligrosa del match la lleva a cabo el Valencia, salvando Caliche el momento de peligro para su marco. El Valencai, que se muestra muy seguro en la línea de medios, lanza a sus delanteros al ataque y hay una falta asturiana cerca del área que es castigada, y tiene que salvar Oscar.

Los locales reaccionan paulatinamente ante la avalancha valenciana, y hay un avance del Oviedo que finaliza con centro de Inciarte que remata Emilín, pero salva bien la defensa visitante. El juego ahora es de características alternas, pero se nota ventaja en el Valencia, que lleva una línea de medios que acierta formidablemente, y sin un fallo, conteniendo a los delanteros adversarios y facilitando balones incansablemente a los suyos propios, que no desperdician ocasión para intentar el tiro. También la defensa valenciana forma un valladar poco menos que inexpugnable, y actúa con una seguridad de que no hacen gala las del equipo oponente. En el Oviedo falla de manera evidente Sirio, que está desconocido. El medio centro local actúa extremadamente fallón, y por el hueco que deja en su terreno se cuelan los valencianos insistentemente.

Hay un ataque valenciano que finaliza con un chut de Vilanovam interveniendo Oscar, que recoge y despeja. El balón va a Casuco, y éste se cuela peligrosamente en terreno valenciano, pero interviene Pasarín, que salva. Insiste ahora el Oviedo en sus ataques, y hay un tiro de Lángara que Pasarín despeja a corner, que no trae consecuencias. Vuelve el Valencia al ataque, bien apoyado por su línea de medios. Su juego no es nada vistoso, pero va adquiriendo profundidad a ojos vistos.

A los diez minutos se produce el primer goal de la tarde a favor del Valencia. Es en uno de los numerosos avances de los forasteros, que intentan el chut en todas las posiciones y desde todas las distancias. Es Costa, el interior izquierda, el que esta vez intenta fortuna y suelta un chut raso no muy fuerte, pero extremadamente colocado, que se cuela hasta la red, sin que Oscar haga el más minimo intento para detenerlo. La consecución de este tanto es acogida con muestras evidentes de estupefacción por parte del público que, tal como se había producido la jugada, creían que el balón era perfectamente parable. La extraña conducta del meta ovetense, no intentando siquiera detener el esférico, nos hace creer que estaba tapado por uno de sus compañeros cuando el valenciano disparó el tiro, o bien sufrió de un exceso de vista.

Reanudado el encuentro, el Oviedo se lanza afanoso al ataque, pero su delantera no carbura. Lángara, en extremo torpón, no sabe desenvolverse sobre el terreno, quizá excesivamente pesado, y falla ocasiones incomprensibles. El Valencia, con una defensa fuerte y decidida, que no deja pasar ni un balón, y una línea de medios que trabaja con un coraje enorme, se impone sobre la desballestada delantera local, que ve sus esfuerzos fracasar continuamente. Los visitantes presionan con insistencia y Oscar tiene que intervenir en numerosas ocasiones, rechazando varios tiros de Vilanova, que se mueve mucho y no deja balón por malo.

Los de casa, aunque desordenadamente, reaccionan ante el peligroso asedio de que son objeto y atacan. Hay un foul a Casuco que lanza Lángara sin consecuencias, y un tiro del interior derecha ovetense, que Pasarín despeja a corner que es tirado, también, sin resultado alguno. Domina ahora el Oviedo y hay un centro de Casuco, que Herrerita remata a toda marcha, rebotando el balón en un madero. Ha sido una ocasión de verdadera desgracia para los locales, pues el tiro, dada la posición de Cano, era en verdad imparable.

Continúa la presión de los locales y, a los 25 minutos, se produce el empate. Es un centro de Emilín, que recoge Lángara, trasladando rápido a Casuco, y cuando todos esperaban el remate de éste, el interior ovetense devuelve rápido a Emilín, que a la carrera cruza un tiro formidable que empalma con la red. La ovación es de verdedera solemnidad y el juego muy movido. El público jalea a loe jugadores de casa y el Oviedo domina, defendiéndose el Valencia a la desesperada.

Hay un ataque local y un delantero ovetense es cargado dentro del área, rodando por el suelo. El público reclama penalty pero Escartín, con buen acierto, no lo concede al no apreciar falta en la jugada motivo de la protesta. Domina de manera absoluta el Oviedo, pero el Valencia se defiende a la perfección acreditándose Pasarín y Torregaray como dos zagueros de excelente categoría. Hay un tiro de Sirio rechazado por Cano y en el último minuto, Lángara, solo delante del guardameta valenciano, pierde, por azoramiento, una ocasión que ni pintada. El silbato de Escartín para el descanso presenta el marcador registrando el empate a uno.

La segunda parte se inicia con nerviosismo creciente en amboS bandos. El Valencia ataca y se vuelven a notar los fallos de la linea eje de los locales que, al no actuar Sirio como de costumbre, deja el terreno libre a loe delanteros adversarios. El Oviedo realiza esfuerzos para sacudirse la presión de que es objeto y ataca a su vez. Hay un avance de Casuco, el elemento más destacado del ataque ovetense, que la delantera valenciana despeja a corner. Nuevos ataques del Oviedo y un tiro de Emilín da lugar a un nuevo saque de esquina contra los visitantes sin consecuencias, como el anterior. Domina el Oviedo, pero sus delanteros actúan torpones y sin acertar una y el público empieza a dar muestras de un desagrado por los repetidos fallos de sus atacantes.

La defensa valenciana actúa con gran seguridad y bien ayudada por los medios no dejan tranquilos a los delanteros locales que no pueden llegar a acercarse a Cano para intentar el chut con posibilidades de éxito. Gracias a la actuación de los medios del Valencia, éste equipo logra sacudirse el dominio de que es objeto. Hay una evidente reacción en sus filas y Torredeflot, recogiendo un rechace de Cano a un tiro de Lángara, se lanza al ataque a todo gas lanzando un ajustado centro, que Villagrá remata de cabeza, introduciendo el balón en las mallas.

Este goal, que viene a dar ventaja a los valencianos, encoragina al Oviedo, que se lanza al ataque de manera desesperada. Hay un corner sin resultado contra los visitantes, y unas manos cerca del área, que lanza Lángara sin consecuencias. Dos corners más contra el Valencia y un avance forastero con tiro de Abdón, que Oscar se ve con trabajos para despejar. Con juego alterno, aunque superior por parte del Valencia en cuanto a calidad y eficiencia, se llega a los treinta minutos de la segunda parte, en que los levantinos consiguen su tercer y último goal. Es un avance conjunto de toda la delantera, con un remate fulminante de Costa que se cuela pese a los esfuerzos de Oscar.

Después de este goal, el Valencia se coloca en franca defensiva, bajando los interiores a apoyar la lína de medios que queda así constituida con cinco elementos. El Oviedo ataca y domina de manera absoluta, pero los valencianos actúan con una gran moral y serenidad y se llega al final del tiempo reglamentario, sin que el tanteador sufra una nueva modificación con el resultado de tres a uno, favorable al Valencia, que se califica como finalista del Campeonato del presenta año.

Debemos repetir que la victoria valenciana ha sido merecida. Todos sus elementos fueron mejores y más eficaces, rindiendo en una actuación más regular y eficaz que sus adversarios. Se ha jugado en todo momento con una gran corrección, aun cuando extremadamente duro en más de una ocasión. El público estuvo muy correcto hasta el extremo de que hacia el final del match se ha entregado de lleno a animar y corear a los valencianos, abroncando a los suyos, a los que ha despedido con una pita tan estruendosa y general, como lo han sido los aplausos que ha destinado al Valencia al retirarse del campo.