Ficha de partido: 24.01.1932: Deportivo Alavés 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Dep. Alavés
Dep. Alavés
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Juan Costa
49'
Aramburu
77'
Sañudo
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mendizorroza
Aforo: 19.900 espectadores
Ubicación: Vitoria / España 
Inauguración: 27/04/1924

Rival: Dep. Alavés

Records vs Dep. Alavés

Máximo goleador: Juan Costa (6 goles)
Goleador rival: Olivares (7 goles)
Mayor victoria: 6 - 1 (28.11.1954)
Mayor derrota: 0 - 7 (20.03.1955)
Más repetido: 1-1 (4 veces)

Crónica

En Mendizorroza se enfrentaron el pasado domingo los equipos del Valencia y Deportivo Alavés, en lucha de campeonato, partido que tuvo la virtud de inyectar en el público el interés y los entusiasmos que una desdichada actuación hicieron borrar con caracteres, que, pese al triunfo del domingo, encierran gravedad. La gravedad, de lo que poco a poco va agotándose. Quizá la cosa tenga remedio, pero la vemos muy distante de una realidad, tan necesaria como deseada por los pocos buenos aficionados que por acá quedan.

Sin divagaciones; al grano. El Deportivo jugó frente al Valencia un gran partido, y a no ser por la deficiente actuación aislada de algunos elementos de la delantera, el resultado respondería mejor al conjunto del juego, y los apuros no hubieran llegado al máximo al ver que se iba para la ciudad del Turia el triunfo, un triunfo menos merecido que su rival alavés, pero merecido al fin, ya que los valencianos pusieron todo empeño y se desenvolvieron bien para el logro de sus muy lógicas aspiraciones. Que no es cosa de venirse desde Valencia "a ver jugar".

La famosa línea media levantina no dio todo lo que de ella se ha dicho en luchas posteriores, seguramente porque Antero y sus compañeros alas lograron imponerse desde un principio, dominando siempre, y, por tanto, mandando en la mayoría de las ocasiones. Por otra parte, los defensas alaveses actuaron con mayor seguridad y dominio de balón, sin que esta superioridad proclamada a favor de los locales tienda a restar méritos, bien reconocidos por nuestra parte, a la labor de Melenchón y Torregaray, que estuvieron valientes y despejaron limpiamente y a fondo. También el portero, Nebot, se comportó como los buenos, y ai igual que el valenciano lo estuvo también el alavés, Urreta, substituto del titular. Lo más endeble de ambos equipos; la línea delantera. En la forastera, poco acierto a la hora de los remates, y en la local, un desconcierto absoluto en los interiores, cosa rara en uno de ellos, siempre jugador brillante y espectacular, a la par que positivo en sus remates; nos referimos a Lecue. Bien, muy bien, la nueva adquisición del Deportivo, eje de la línea, cuyo nombre, en la alineación, responde al de Alfonso...

Un partido duro, de campeonato, en el segundo tiempo. Partido vistoso, de dominio casi completo del Alavés, en el primero. En conjunto, un gran partido. A los dieciséis minutos del segundo tiempo se inauguró por los valencianos el marcador en una arrancada que Arana no supo cortar a tiempo, correspondiéndole al extremo izquierda el honor del tanto. A los treinta conseguía Aramburu empatar (con más suerte que acierto y brillantez, justo es reconocerlo), y ocho minutos antes de terminar, Arana centró la pelota, Aramburu la pasó bien de cabeza, por alto, y, Alfonso, también de cabeza, la mandó a las mallas. Era el triunfo. El triunfo, que se acogió entre vítores, que hacía tiempo no surgían, tan espontáneos y entusiastas, de este público vitoriano, más entregado a los acontecimientos de actualidad que a estas luchas futboleras.

Digamos, como final, que el triunfo en todo momento lo mereció el Deportivo Alavés, y añadiremos, para terminar el párrafo, que los equipos se alinearon, bajo las órdenes de Llovera.