Ficha de partido: 23.12.1928: Valencia CF 1 - 3 Racing de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 3
Rac. Madrid
Rac. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Fuertes
12'
Pérez
35'
José Ródenas
43'
Descanso
45'
Casto MolinéPenalty fallado
60'
Rodríguez
76'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Rac. Madrid

Records vs Rac. Madrid

Máximo goleador: Eduardo Cubells (11 goles)
Goleador rival: Caballero (6 goles)
Más partidos: Rino Costa (9 partidos)
Mayor victoria: 10 - 1 (04.04.1926)
Mayor derrota: 1 - 6 (13.09.1925)
Más repetido: 2-0 (2 veces)

Crónica

 Sorpresa y grande ha causado este resultado, que nadie aquí esperaba, pues hasta los mismos racingistas no se recataban en decir que no esperaban vencer en Valencia, limitándose a luchar con ardor para aminorar las proporciones de la derrota. Así que al empezar el partido, tras la salida del equipo cortesano bastante antes de la hora señalada, y recibida con aplausos del público, que en muy escaso número empezaba entonces a ocupar las tribunas, de la entrega de un hermoso ramo de flores de Perico Calvo a Amorós y el regalo de un banderín por parte de éste, del sorteo favorable al Valencia, que eligió de espaldas al sol, y la salida con gran brío de los rojinegros, perdiendo el balón en su primer avance, recogido por Rodenas y pasado a Torredeflot, que como una exhalación lanza un zambombazo esquinado, que levanta en vilo a los espectadores y hace detener el corazón de Martínez, que logra con la punta de sus dedos, en magnífico plongeon, desviar a córner, hizo pensar que no andaban desacertados los agoreros y la victoria da los valencianistas iba a ser brillante. La respuesta del Racing, a pesar de ello, es contundente. Un avance muy bien llevado por Fuertes termina en córner. Torregaray, apuradamente, lo ocasiona para evitar el remate. Tíralo Fuertes y logra despejarlo Amorós. Unos minutos de juego en medio del campo dan idea da lo igualado de la partida en sus comienzos. Molina, en un encontronazo con Pepín, cae y lesiónase gravemente en su caída. Interrúmpese el juego más de cinco minutos, y en vista de que no se le puede reanimar es sacado del campo, al parecer con una serla lesión en el brazo derecho.

Rino ocupa su puesto, pasando Picolín al de éste, jugando entonces la delantera con sólo cuatro elementos. El Racing se percata de la situación del equipo valenciano, y con entusiasmo, pero con tranquilidad, despliega un magnífico y ordenado juego, que desconcierta a los contrarios y se impone en absoluto. La presión va aumentando, y Torregaray y Moliné, acertadísimos, no pueden contener el ataque rojinegro, muy suelto por la desquiciada línea intermedia, que no acierta a marcarles. Los valencianos hacen escapadas peligrosas. En una de ellas Sánchez centra sobre el gol y Ródenas disipara rápido, pasando el envío unos milímetros alto. Reaparece Molina, que, imposibilitado para jugar por la distensión que sufre en el brazo, ocupa el puesto de extremo derecha, pasando Torredeflot a interior. El juego es movido, pues la defensa valenciana desbarata magníficas combinaciones del ataque forastero. Rodenas vuelve a emocionarnos con un cañonazo que pasa lamiendo el larguero.

En respuesta, Rodríguez repite en el siguiente ataque la jugada ante la meta valenciana. A la salida recoge Reverter, que está haciendo un partido soberbio, y entrega a Fuertes, que templa un magnífico centro, que al introducirse por el ángulo produce el primer goal de los madrileños, que enfría por completo el entusiasmo del público. Los madrileños se abrazan. Loa medios rojinegros son los amos del campo. Contienen por completo al Valencia y sirven con precisión a su ataque. Hay un remate de Rodríguez que merece ser tanto y que se ovaciona largamente. El Valencia no existe. Sólo la defenaa y Amorós juegan denodadamente y animan a sus desalentados compañeros para sacudirse el dominio de que son objeto. Un precioso pase de Reverter a Caballero da ocasión a un templado centro del veterano jugador y Pérez, muy bien colocado, cruza el balón y logra el segundo goal a los veinticinco minutos de juego, que afianza la victoria y se ovaciona, aunque no todo lo que merecía, la jugada.

Sánchez, el único jugador del ataque, acosa a Escobar, que forzadamente aleja con la mano el balón ya dentro del área. Público y jugadores piden penalty, pero Villena sólo concedo faut junto al área. Torredeflot remata espléndidameinte y el balón da en el mismo ángulo. Ródenas recoge el rechace y marca de cabeza el único goal de los valencianos, que se recibe con atronadores aplausos. Renace la esperanza y el público anima a los suyos, que alentados, reaccionan y hasta dominan unos instante. Va centro de Sánchez, y Martínez evita el remate de Rodenas desviando a córner, que tira Molina y despeja Ateca a falta, terminando así el primer tiempo.

Un silencio bien elocuente es la acogida que tiene el Valencia al reaparecer en el campo. En cambio, para el Racing hay mitad y mitad, aunque predominan los aplausos. Sale el Valencia a todo gas y Ateca incurre en córner. Tíralo Sánchez, y el remate de Amorós es blocado magníficamente por Martínez. Hay nuevo cambio en el Valencia, Picolín pasa al ataque y Torredeflot a los medios. El juego brillante del Racing en el primer tiempo no reaparece ahora, en que la satisfacción por la buena marcha del partido hace que la nerviosidad malogre el buen juego. El Valencia tampoco hace nada a derechas. Domina más que sus oontrarios, que ponen su mayor empeño en la defensa; pero aunque son cinco los atacantes, sólo uno, Sánchez, se comporta como tal; los demás no existen.

Rodenas da fe de vida al hacer una jugada violenta y fea a Reverter. Se castiga, y el ofendido replica da forma similar. Molina, que está solo, avanza y remata rozando el poste, malogrando una magnifica ocasión. Siguen los fauts. La insulsez y aburrimiento es grande. En unos y otros sólo se nota una codicia excesiva, que hace el juego peligroso y constantemente interrumpido por el sílbalo de Villena. Domina ahora el Valencia. Pase do Silvino a Sánchez casi ante la puerta madrileña. Escobar lo intercepta tan claramente con la mano, que ahora Villena, a pesar da su aparente miopía, lo distingue y castiga con penalty, que lanzado al ángulo por Moliné es desviado a córner de forma admirable por Martínez. Se ha perdido nuevamente la ocasión de empatar.

Este dominio del Valencia y la situación adelantada de la defensa permite la internada de Rodríguez, que de lejos chuta al ángulo, sorprendiendo a Cano, quien intenta rechazar iútilmente, y faltando un minuto, al tirar un golpe franco Pepín casi logra otro goal. Arbitró, deficiente, Villena. Cano estuvo regular. Pudo Impedir el tercer goal. Lo mejor fué la defensa. Amorós hizo su mejor partido; cubrió su puesto, actuó de delantero y ayudó al centro. Molina, todo pundonor, no pudo apenas jugar. Sánchez, bien; Torredeflot y Rino, flojos; los demás, pésimos. Martínez y la defensa, muy seguros y valientes; los medios fueron loa artífices de la victoria y pasaron matemáticamente. Descolló Reverter, anulando a Ródenas y siendo el mejor. En el ataque, Fuertes y Rodríguez.