Ficha de partido: 24.10.1926: Valencia CF 4 - 2 Gimnástico CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 2
Gimnástico CF
Gimnástico CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Enrique
3'
Eduardo Cubells
10'
Arturo Montes
23'
Arturo Montes
31'
'Rino' Costa
40'
Descanso
45'
Silvino
64'
Arróniz
87'
Francisco Reyes
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Gimnástico CF

Records vs Gimnástico CF

Máximo goleador: Eduardo Cubells (33 goles)
Goleador rival: Silvino (6 goles)
Mayor victoria: 10 - 0 (29.08.1920)
Mayor derrota: 1 - 3 (01.03.1921)
Más repetido: 1-1 (8 veces)

Crónica

El tan deseado campeonato regional ha comenzado al fin, y ya nuestra región valenciana sentirá en las tardes domingueras aquellas sensaciones que en otras regiones ha semanas que ocurren. Mestalla, en esta tarde de primera jornada campeonil hase visto lleno a rebosar y allá donde humanamente ha sido posible, allí se ha visto un ser humano presenciando ojo avizor el partido.

Y no sólo eso, sino que una vez Saracho dió la orden definitiva de comenzar, el jaleo, también en los equipiers se vió aquellas ansias de dureza muy moderadas. Y por ello, todos con gran serenidad daban al balón, y en estas circunstancias pudo el Valencia llevar la mejor parte, hasta el extremo de hacer un primer tiempo soberbio, tanto que será difícil borrarlo. El Gimnástico no pudo sostener tal avalancha, y ello fué debido a la insuficiencia de la línea media, en quienes culminó de tal forma el desacierto que más bien parecían tres hombres destinados a desbaratarlo todo.

El Gimnástico obtuvo el primer goal cuando habían transcurrido unos tres minutos de juego al lanzar Enrique un free-kick directo, que a Lluch le fué imposible detener, puesto que aunque ya lo había hecho, se le fué el balón de las manos y se le coló en la red. A partir de allí es cuando el Valencia, magníficamente reaccionó y de ellos, por sobre todos, Molina, jugaron de tal forma el balón, que en los cuarenta y cinco primeros minutos fueron los dueños absolutos de la situación.

Hablábamos al principio de lo amortiguado que parecía estaba esta vez los sentimientos pasionales en el público, pero al llegar aquí debemos de hacer constar que ocasión hubo en la cual manifestaron todo lo contrario, por cuanto no tuvieron la suficiente serenidad para ver cómo el árbitro anulaba, uno tras otro, dos goals, anulación que, a nuestra forma de ver, era perfectamente natural su anulación, por cuanto al primero habíale precedido un off-side de Rino, y al segundo un foul de Montes a Ventura. Estuvo bien Saracho durante todo el match, y estos dos momentos no pueden nunca empañar su actuación en Mestalla en la fecha de ayer.

A los pocos minutos de haber logrado su goal el Gimnástico, hizo unas manos clarísimas García Calvo, en medio del área de castigo y señalando el correspondiente penalty. Cubells encargóse de convertirlo en el goal del empate. Luego fué cuando llegó lo de los goals anulados, y seguidamente jugando enorme de bien llegaban a la meta azulgrana.

Cubells pasó a Rino, éste se colocó y al chutar, consiguió aun Llago blocar el balón, pero no pudo evitar que al salírsele de las manos, Montes rematase la jugada y lograse el segundo goal válido. En vena de grandes jugadas, continuó solo el Valencia en el campo, puesto que del Gimnástico los únicos que se esforzaban eran Civera y Ventura, y ellos solos ya hacían bastante con despejar lo que podían. Centró Rino un balón, Cubells desviólo de Ventura y fué a parar a Montes quien lo hizo también entrar en la meta, venciéndola por tercera vez.

Desde fuera del área, lanza Montes un chut que va a dar en el larguero, Ródenas intenta rematar y al no poder, la deja pasar a Rino que más oportuno y mejor situado obtiene el cuarto goal. Tiráronse tres corners contra el Gimnástico y acabó el primer tiempo con la esperanza por parte de todos que en el segundo turno, unos y otros se esforzarían por hacerlo ígual o mejor o de que se presumió fué todo lo contrario. El partido degeneró funestamente en algo que repugna escribir.

La característica dureza de juego azulgrana salió a relucir y quizá por ello mismo cambió el cariz del encuentro de forma que el Gimnástico de dominado oasó a dominador, y aunque se impusieran y la línea media estuvo un paco, muy poco, más acertada, la lentitud de la delantera, fué el complemento para desbaratar los planes de nivelación que seguramente en el descanso habían podido vislumbrar.

En este segundo tiempo fué cuando el Gimnástico obtuvo su segundo goal magnífico de ejecución, puesto que desde el pase adelantado de Lakatos, el centro bombeado de Arróniz y el remate con la cabeza de Silvino, todo ello fué enorme y rápido. Se lesionaron, aunque sin importancia, Reyes, Garrobé, García Calvo, Amorós, volviendo a salir a jugar.

Los equipos en conjunto jugaron: el Valencia en su primera parte soberbio, sin que fuese posible a su contrincante tocar apenas balón, excepto Lluch en la primera jugada, que se precipitó un poco y le costó un goal, después repúsose y su actuación fué buena. La línea defensiva magnífica, con grandes bríos Reyes y con una seguridad escalofriante Garrobé. En los medios estribó el secreto y así todos ellos hicieron un magnífico match. Molina sobre destacóse, siendo el más completo de los veintidós. La delantera con gran cohesión, sobresaliendo Rino. Montes y Cubells, entendiéndose magníficamente. Ródenas y Cordellat, con gran entusiasmo.

El Gimnástico tuvo en Llago el portero que ya conocemos, jugador de despeje fácil en cuanto llega el balón claro, pero que se embarulla un tanto al ver que se le acosa de veras. Civera, así como Ventura, fueron los héroes del match, sin disputa alguna. Anterior, y repetidamente, hemos dicho que lo que perjudicó al Gimnástico fué su línea media y ahora al puntualizar debemos decir, en honor de la verdad, que el menos desacertado fué Federo Marco. La delantera, abandonada por sus medios, y en extremo lentísima, tampoco dió el rendimiento que se esperaba. Alfaro, sin tocar balón en toda la tarde, Silvino en la segunda parte; Lakatos, por su parsimonia dejó escapar un goal el cual no hubiera tenido más necesidad que tocar el balón. Peral, equivocadísimo; es una lástima, porque este jugador tiene una justa fama por toda España, pero en nuestros campos nunca, o muy pocas veces, lo ha justificado.

Acabado el partido ocurrió un incidente algo lamentable entre Reyes y Arróniz, por si este último había acosado de mala manera a Lluch, que estaba caido en tierra; el árbitro dió al fin al asunto invitándoles a que acabasen la discusión fuera del campo.