Ficha de partido: 06.02.1927: Valencia CF 5 - 0 CD Juvenal

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 0
CD Juvenal
CD Juvenal

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
'Rino' Costa
65'
Arturo Montes
69'
Arturo Montes
73'
Eduardo Cubells
78'
Eduardo Cubells
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CD Juvenal

Records vs CD Juvenal

Máximo goleador: Arturo Montes (14 goles)
Goleador rival: Muñoz (3 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (02.09.1924)
Mayor derrota: 4 - 7 (19.06.1928)
Más repetido: 4-2 (2 veces)

Crónica

Acabó el partido con un resultado que señalaba en realidad la verdadera diferencia de equipos. Pero, como en fútbol la diferencia real del juego se tiene que manifestar en el terreno donde se juega, y en este deporte intervienen buen número de elementos bastante contradictorios, he aquí que en este partido la marca del score no merecía ser tal por la brillantísima defensa que de su marco hicieron los del Juvenal.

Fué, verdaderamente, la primer parte, un bombardeo continuo, pero el pequeño portero carcagentero tuvo una actuación feliz y así, con la defensa cerrada que opusieron a los continuos ataques del Valencia, pudieron ver llegar el término de la primera parte con el resultado de empate a cero goals.

Y este resultado para un grupo que llegaba como víctima propiciatoria al campo de Mestalla, les era muy honroso, porque todo el tiempo lo jugaron con gran entusiasmo y no faltos del todo de buen conocimiento en las jugadas. El Juvenal presentábase, pues, bajo los mejores auspicios.

Y no solo eso, sino que al reanudarse el partido, continuaba la ordenada defensa, ahora que así como el Valencia, si jugó en el primer tiempo no del todo acertado, en esta segunda mitad desplegó el equipo campeón un juego verdaderamente arrollador, como si se las tuviera que ver con un grupo de gran fama.

Por tanto, empleándose a fondo, pero a fondo de verdad, pudo dar el fruto apetecido, cuando sólo faltaban veinticinco minutos para acabar. Y la jugada se produjo magnífica, enorme, bonita, tanto, que unánimemente se juntaron todas las manos para aplaudir el goal.´

Así, el primer goal llegó después de un magnífico pase de rey a Cubells, y éste rápido cedió el balón a Rino. Rino, que se interna y manda el esférico fuierte y cruzado, haciéndolo entrar por el ángulo de tierra de la puerta. Se había conseguido el goal de factura brillante, el público aplaudía, y ello dió ocasión a que el Valencia se emplease con mucha más eficacia.

Eran todos los que jugaban bien. Montes, con gandes ganas, Cubells, volviendo por sus fueros, bordaba pases magistrales a su extremo, y siempre en Rino tenían la debida contestación. Ródenas y Sánchez, los medios, todos metidos en el campo del Juvenal, pero éstos a pesar del tren del primer tiempo, defendiéronse como pudieron, y no del todo mal, de la avalancha que se les venía encima.

Poco tardó en llegar el segundo goal, porque ya es sabido que lo difícil que es hallar el agujero. Y también éste, como los sucesivos, fueron brillantemente conseguidos. Rey, que llevaba el balón, adelantóselo a Rino, y éste, volvióselo a pasar a Rey y rápido lo bombea sobre la puerta, aprovechando Montes la oportunidad para rematarlo con la cabeza. Salom, por su pequeña estatura, nada pudo hacer.

Y el tercero, a los pocos instantes después, de un formidable tiro de Rey, que Salom, en un salto fantástico, pudo detener, pero no sujetar, rematando también Montes con la cabeza. Unas manos de Cerdán en el área de castigo, obligaron al árbitro a pitar la máxima pena, convirtiendo Cubells el penalty en cuarto goal, y cuando estaba por terminar el match, Montes cedía el balón a Cubells, quien en un pequeño sprint se adelanta a todos, y solo frente al portero empujó suavemente el balón, haciendo el quinto y último tanto de la tarde.

Salom tiróse a los pies de Cubells, pero precipitándose un poco, no obstante, en ésta, como en todas las jugadas que intervino en toda la tarde, evitó una seria derrota, coadyuvando a que el Juvenal dijase una gratísima impresión. Distinguiéronse también los defensas, medio derecha y delantero centro.

El Valencia, sobre todo en el segundo tiempo, jugó magistralmente, y aquellas bellas jugadas nos hicieron recordar las grandes tardes del equipo campeón. Arbitró el valenciano señor Monterde, ayudado en las líneas por los señores Milego y Bosch. Su actuación fué buena, procurando y consiguiendo que el juego no llegase a ensuciarse.