Ficha de partido: 18.04.1926: Valencia CF 5 - 0 CD Castellón

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 0
CD Castellón
CD Castellón

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Ródenas
8'
Benito Roca
24'
José Ródenas
35'
Descanso
45'
José Llago II
62'
José Ródenas
79'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CD Castellón

Records vs CD Castellón

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: Montañés (7 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (05.05.1953)
Mayor derrota: 1 - 6 (08.07.1923)
Más repetido: 2-0 (11 veces)

Crónica

Decididamente el Valencia sigue en la racha de los grandes resultados, y a los triunfos logrados en anteriores partidos, hay que añadir el logrado frente al Deportivo Castellón. Y, junto con esto, cabe señalar que el partido se presentaba con aquellos grandes alicientes que hacían esperar un match verdaderamente competido e igualado.

Teniendo en cuenta los resultados de ambos clubs en el pasado campeonato, más aún, no olvidando el resultado nada claro de Castellón, admitiendo como una realidad inconclusa la forma espléndida que los últimos partido jugados por el club de la Plana, era de esperar que hoy saldrían a Mestalla dispuestos a que no tan fácilmente se les arrebatase la victoria.

Pero si bien por esta parte debíamos de tener todo esto en cuenta, no había que dejar tampoco en olvido que, aunque con algunas ausencias en el equipo campeón, tal y conforme se había formado el once, podía dar gran rendimiento si algunos de sus elementos respondían. Y digamos pronto que sí respondieron.

Ródenas tuvo una actuación formidable, al ocupar, en ausencia de Montes, el lugar de delantero centro. Por fin hemos visto una vez a este muchacho en el lugar adecuado. Y si en esta situación obligada, quien debe, se ha dado cuenta que en el centro de la vanguardia hay un gran jugador con este hombre, seguramente que en las ocasiones que sea preciso no habrá problema. Es más, si fuese verdad que Ródenas actúa así casi siempre, quizá habría encontrado el Valencia su delantero centro. Creemos que hemos dicho algo.

La lucha deportiva, la que se entabla entre dos onces disputándose ardientemente la victoria, y en el transcurso de ella, suceden algunas jugadas violentas, son perdonables, cuando a las claras se ve que no se ha precedido de mala fe. Así supimos ver el incidente entre Archilés y Amorós. Archilés no tuvo la mala intención que el público quiso agenciarle. Sin embargo, Roca, el medio derecha del Castellón, lesionó (por fortuna sin importancia) a Garrobé, de tan mala forma que no bastaba el simple castigo con que el árbitro castigó esa suciedad.

Y como no nos duelen prendas, no debemos dejar pasar tampoco por alto el incidente último que se produjom y bastante lamentable, por cierto. Lo fué más, no por el incidente entre los jugadores, que de ellos hubo bastantes, sino por la actitud del público, que no supo ver como toda la tarde unos y otros se repartían cada leñazo que levantaba astillas.

Así, cuando Arróniz le dió un patadón fuerte, intencionado, a Montañés I y el arbitro decretó expulsión de Arroniz, el público, ese público que siempre ha sabido hacer justicia a los que no obraron con la necesaria deportividad, y que por esta vez se olvidaba por completo de sus verdaderos sentimientos, puesto de pie, aplaudía sin cesar al jugador valencianista, no por él precisamente, puesto que este muchacho había sido intérpete de la hazaña, como lo hubiera podido efectuar otro cualquiera.

No podernos callar, no debemos ocultar estos detalles que para nosotros tienen una gran importancia y de no rectificarse a tiempo, van a reverdecer aquella aureola nofasta y mal intencionada en que se envolvió a Mestsila y que a costa de muchos sacrificios habíamos conseguido demostrar que eran grandes insidias. Con estos hechos no nos sería posible demostrarlo y lo sentiríamos.

El partido
Con el nuevo horario, el partido dió comienzo a las cinco de la tarde. Arbitró el colegiado valenciano, señor Gómez Juaneda. Inició el juego el Valencia, y poco después Planchadell, adueñándose del balón, lanzó un centro templadísimo que Estevan interceptó muy bien. Un foul contra Castellón sirve para que el Valencia se apunte el primer goal, al sacar Molina el castigo y recogiendo el balón Ródenas en forma magnífica chuta y mete el balón en el marco.

Lago pasa adelantado a Urrutia, pero éste, fuera de juego, estropea la combinación. Hay un corner contra el Castellón, que despeja dificilmente Vidal. Tirado un foul contra el Valencai, se produce una situación peligrosa en la puerta de los campeones, pero últimamente Roca se encarga de despejar. Montañés I, con escasa oportunidad, chuta, pasando el balón muy por arriba del larguero.

El Castellón se ve dominado constantemente y en una ocasión que ve propicio, abre brecha, sacudiéndose este dominio, pero el entusiasmo con que actúan no basta a contrarrestar el juego del Valencia. Unas manos de Vidal en el área de penalty, proporcionan al Valencia el segundo goal, tirando el castigo Roca. Poco después, Ródenas, en un gran avance personal, consigue llegar a la puerta defendida por Alanga, y cuando el portero castellonense se decide a salvar la jugada, Archilés cruza y en esta ocasión, aun Ródenas toca el balón con la cabeza y hace el tercer goal.

Acabando la primera parte, pudo el Castellón marcar su goal, pero no tuvo Centelles la necesaria serenidad para sostener la jugada y al precipitarse a chutar, no sujetó el chut, sin tener en cuenta que Llago había efectuado una salida en falso. La segunda parte tuvo unos comienzos preciosos, de buen fútbol, en la que se sucedieron jugadas bonitas y de preciosas técnica, pero también fue entonces cuando hubimos de lamentar aquellas suciedades y sus consecuencias. El Valencia hizo dos goals más, obra el cuarto de Llago y de Ródenas el quinto. Se tiraron, además, cuatro corners contra el Castellón, sin consecuencias.

Actuación de los equipos
En realidad, Llago, el portero valencianista, apenas sí tuvo que hacer. Llovet y Garrobé, bien. Roca, Molina y Estevan, magníficos, en ellos estribó el rendimiento que dio la línea delantera, en la que destacaron Llaguito y Ródenas. Alanga nos sorprendió en su actuación insegura. Sin embargo, nada pudo hacer por los goals que le entraron, fusilados todos ellos.

Vidal, muy sobrio en su actuación, destacó por todos sus compañeros. De Archilés, continuamos diciendo lo que dijimos en su actuación en el partido contra el Gimnástico. No está aún en sazón para ocupar definitivamente este lugar. En jugador, aunque rudo por su complexión atlética, y de gran pujanza, demasiado noblote y se entrega con gran confianza.

Roca, excesivamente sucio, ocasionó diversos incidentes. Digamos, también, en honor a la verdad, que al final comprendió que no era ese el mejor camino, y rectificó. Montañés I, con grandes facultades, pero muy desligado de sus compañeros de línea. Rubio, bastante acertado, quizá el más de los tres. La línea delantera nula completamente. Ni su juego fué llevado con serenidad, ni supieron encontrar algunos momentos que pudieron probar fortuna para chutar. En conjunto, encontramos al Castellón completamente desconocido. Quizá porque no pensaron establecer un adecuado sistema defensivo.