Ficha de partido: 29.10.1997: Valencia CF 1 - 0 Hércules CF

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
Hércules CF
Hércules CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Gerard López
27'
Alfaro
33'
Descanso
45'
Guillermo MorigiGaizka Mendieta
45'
Ariel Ortega
49'
Yaw
55'
Romario de Souza
57'
Maestri
59'
RedondoStankovic
60'
BoloAlfaro
63'
Claudio LópezJavi Navarro
63'
PalominoSandro
67'
Javier FarinósLuis Milla
71'
Claudio López
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Hércules CF

Records vs Hércules CF

Máximo goleador: Mundo Suárez (9 goles)
Goleador rival: Kustodic (5 goles)
Mayor victoria: 8 - 2 (14.11.1954)
Mayor derrota: 0 - 4 (18.03.1956)
Más repetido: 1-2 (9 veces)

Crónica

Un gol de Romario sirvió para salvar la noche en Mestalla. El Valencia se había traido de Alicante la eliminatoria resuelta. A pesar de esta circunstanciaa y de los cambios introducidos en el equipo por Claudio Ranieri no ofreció una mejoría en el juego, sólo se ganó en aislada vistosidad cando el esférico se encontraba en posesión de Marcelinho o Romario, dos jugadores que rebosan calidad.

Romario aprovechó la primera ocasión que tuvo y en la segunda envió el balón a la cepa del poste, pero todo ello sucedió cuando su equipo se encontraba ya en superioridad numérica por las expulsiones de Yaw y Maestri.

Con ventaja numérica fue cuando el equipo de Ranieri avasalló al rival, no le dejó jugar y buscó aumentar la diferencia en el marcador, sobre todo pensando en el público, pero, a decir verdad, la falta de acierto y en algunos momentos la suerte impidieron que esto sucediese.

Lo más importante para el Valencia es que continúa en la Copa si bien el equipo sigue dando una pobre impresión que, en algunas fases del partido, resultó hasta preocupante, y máxime cuando se analiza los nombres que suelen defender la camiseta del Valencia, el coste de ellos y el salario que perciben.

Durante la primera fase del partido ni una sola ocasión de gol fueron capaces de crear el Hércules y el Valencia, lo que dice muy poco en favor de ambos equipos, sobre todo en el caso del local, que era el que, por obligación y debido a su categoría, debió verse obligado a ofrecer alguna satisfacción a su público. Una afición que pese a los disgustos recibidos se mostró mayoritariamente fiel acudiendo al encuentro y, lo que es más importante, estuvo, inicialmente, del lado de su equipo haasta que tanta ineptitud le desesperó y provocó las protestas, coincidiendo con el descanso.

En esta fase del partido, los jugadores del Valencia arrancaron aplausos por las preciosidades técnicas que trataron de hacer, en contadas ocasiones, Marcelinho, Ortega y Romario. Fueron tan escasas como llamativas. Marcelinho se confió en exceso y, buscando el adorno, se encontró con alguna que otra pifia que da a entender que este hombre tendrá que modificar su forma de jugar si de verdad quiere permanecer en el fútbol español, donde las defensas son muy poco contemplativas. Otra circunstancia que se dejó una vez más entrever son las dificultades que hay para enlazar una buena triangulación o un pase en profundidad.

Los inicios del segundo tiempo estuvieron en línea con lo acontecido con anterioridad, pero esta dinámica se rompió con las ya mencionadas expulsiones. A raíz de entonces, el Hércules sólo buscó la derrota airosa, mientras el Valencia aspiraba a la victoria holgada. Al final, fueron los alicantinos quienes se salieron con la suya en un partido más bien triste donde sólo nos quedará para el recuerdo los toques de calidad ya citados de Romario y Marcelinho.

Morigi dispuso de minutos y con independencia de su positiva actitud, pasó desapercibido. Se sigue apreciando en él una falta de acoplamiento al colectivo, por otra parte lógica, debido a las pocas opciones que ha tenido en la presente temporada.

A pesar de que la línea de juego no es nada convincente y Claudio Ranieri se empeña en no arriesgar lo más mínimo ni en partidos como el de anoche, es de esperar que experimente una mejoría notable en las próximas semanas donde obligatoriamente se pasa por ganar en Mérida para que se recobre la confianza en un proyecto deportivo que, hasta el momento, sólo ha dejado dudas en el ambiente, hasta el punto que ha habido que esperar a un partido de Copa frente a un equipo de inferior categoría para conseguir la primera victoria de la temporada en Mestalla.