Ficha de partido: 15.01.1998: FC Barcelona 2 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

FC Barcelona
FC Barcelona
2 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Hesp
36'
Luis Enrique
37'
Fernando Gómez
40'
Descanso
45'
PizziFigo
62'
StoichkovAnderson
62'
Guillermo MorigiGerard López
70'
Javier FarinósAdrian Ilie
70'
Rivaldo
70'
RogerLuis Enrique
77'
Nico OliveraFernando Gómez
80'
Stoichkov
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Camp Nou
Aforo: 99.354 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 24/09/1957

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

El Valencia perdió con el Barcelona, pero el resultado obtenido sirve para seguir soñando con la posibilidad, ahora más real que con anterioridad a la disputa del encuentro, de eliminar al Barça de la Copa del Rey.

Fue un partido donde la iniciativa la llevó casi siempre el equipo catalán, pero muy contrarrestado por el sistema defensivo de la formación valencianista que fue de lo mejor del partido, que arriesgaba sólo cuando las circunstancias eran favorables. De este modo, el Barcelona se fue estrellando una y otra vez en el muro diseñado por Ranieri al más puro estilo italiano. Así, el juego del Valencia no tuvo vistosidad, pero ganó en la eficacia del resultado final que es lo que queda para el recuerdo y también el botín más valioso para el partido de vuelta.

Mejuto González estuvo discreto y a pesar de ser protestado por el público local, una circunstancia y habitual en todos los campos de fútbol, perdonó la expulsión a Hesp al interpretar que cuando éste derribó a Ilie, el valencianista no estaba en posición para marcar, pero lo cierto es que se trataba de un uno contra uno casi en el mismo punto de penalti. Esta decisión pudo influir en el desarrollo final del encuentro.

Tanto el Barcelona como el Valencia se manifestaron como dos equipos que se respetaban en exceso, pues ni uno ni otro salieron dispuestos a noquear, sino más bien a pensar que aún quedaban 90 minutos que serán los que marcarán el definitivo desenlace de esta eliminatoria y, por la compostura manifestada por ambos equipos, el Valencia puede darse por satisfecho a la vez que puede confiar en eliminar al Barça, teniendo en cuenta el factor campo además de la aparición de Ariel Ortega, que todo indica que en los próximos encuentros volverá a recuperar la titularidad.

El Valencia llegó al descanso con el excelente resultado de empate e un gol. Durante todo el primer tiempo, el balón siempre estuvo en poder el Barcelona, que fue quien hizo el mayor desgaste, llevó la iniciativa y creó diversas ocasiones de gol. El Valencia, por su parte, fue a remolque de los acontecimientos, ofreciendo una imagen muy conservadora y jugando siempre de medio campo hacia atrás, manteniendo en todo momento cinco defensas en línea, que, en ocasiones, se reforzaban con dos medios.

Los primeros 37 minutos fueron un vendaval de juego desarrollado por los hombres de Van Gaal, dando la sensación de que podrían hacerle mucho daño al Valencia pero, afortunadamente, Luis Enrique, a pesar de su gol, Anderson y Rivaldo desperdiciaron claras oportunidades. Por esta razón el empate se consideraba un excelente resultado, máxime si se observa que tan sólo se cuajó una ocasión de gol, y ello sucedió por mediación de Ilie con anterioridad al tanto catalán.

Guardiola, desde el círculo central, condujo el juego de su equipo y en ningún momento fue frenado ya que el jugador que se emparejó con él para realizar esta misión fue Fernando, y ya se sabe que éste no es precisamente su punto fuerte. Fernando estuvo más acertado en las acciones de controlar el balón en las pocas ocasiones en que éste llegó a su poder y de montar desde atrás pases en largo para que Ilie y Claudio López desbordasen por velocidad el sistema defensivo del adversario.

Ranieri, con el inicio del segundo tiempo, introdujo dos cambios. Es decir, puso en el terreno de juego a Morigi y Farinós con la idea de dar por bueno el resultado y buscar el contragolpe. Fue una segunda parte donde la iniciativa la siguió llevando el Barcelona pero de forma poco lúcida, mientras el Valencia esperaba una y otra vez la oportunidad de explotar la velocidad primero de Claudio López y, con posterioridad, de Nico. Mientras esta era la actitud de Ranieri, la de mirar hacia atrás, Van Gaal se vio obligado por el público a alinear a Pizzi y Stoichkov. Este último tuvo ocasiones, electrizó al público y le proporcionó un nuevo aliciente al partido.