Ficha de partido: 10.12.2005: Valencia CF 1 - 1 Athletic de Bilbao

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Athletic Club
Athletic Club

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Expósito
28'
Tarantino
41'
Descanso
45'
IraolaYeste
52'
Etxeberría
57'
Tarantino
60'
CasasEtxeberría
62'
Miguel Ángel MistaMiguel Ángel Angulo
64'
LlorenteDañobeitia
69'
Vicente Rodríguez
74'
Patrick KluivertFabio Aurelio
75'
David Villa
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Athletic Club

Records vs Athletic Club

Máximo goleador: Mundo Suárez (19 goles)
Goleador rival: Zarra (20 goles)
Mayor victoria: 5 - 0 (03.04.1949)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.10.1954)
Más repetido: 1-1 (19 veces)

Crónica

Para muchos el fin nunca justifica los medios. Para Clemente sí. Ha sido su filosofía de vida y la lleva hasta las últimas consecuencias. Con una única ocasión se llevó un punto. Increíble, pero cierto. Y estuvo cerca de conseguir los tres si no es porque el Valencia acertó en una de las innumerables acciones de que dispuso. El conjunto de Quique hizo una lectura perfecta del partido y lo intentó de todas las maneras posibles. Al final, en una acción de pillería, logró el tanto salvador y evitó que un perro viejo como el técnico bilbaíno consiguera su objetivo. Etxeberria complicó el choque al Valencia en un acción de fortuna. Era lo que buscaba Clemente. Sorprender y tirarse atrás. Así ha conseguido muchos éxitos. Pero al final no le valió para llevarse la victoria. La racanería pocas veces triunfa.

Con la ventaja en el marcador y la expulsión de un jugador, el Athletic decidió que era el momento de levantar un muro justo delante del área grande. Pero el Valencia utilizó sus recursos al máximo. Aimar y Vicente tomaron el protagonismo para fabricar las opciones de gol. Y lo consiguieron, pero parecía que el destino quería evitar que Villa dedicara un gol a su hija recién nacida. Aranzubia se las paró todas. Al final daba la sensación que para descorchar el partido ya no valía jugar mejor, sino acertar en una acción puntual. Y así fue. En una falta al borde del área la agilidad de ideas de Fabio y Aimar permitió que Vicente marcara el tanto de la justicia. El Athletic no podía ni debía llevarse el triunfo. Clemente se ha encaramado al banquillo para evitar que el conjunto vizcaíno descienda a Segunda y muy probablemente lo consiga, pero ganar como lo estaba haciendo era un sacrilegio. Sólo un equipo quería jugar al fútbol y a fe que lo consiguió. Quique pasó de imitar a su homólogo en el banquillo y llegó a situar hasta tres delanteros, aunque sólo duró diez minutos por la lesión de Kluivert.

La segunda parte fue el momento del asedio a la portería rojiblanca, pero en la primera fase ya lo intentó. El Valencia supo conjugar de inicio dos estilos de juego. Todos son válidos si se consigue el objetivo y en su búsqueda incidió el conjunto de Quique tanto al contragolpe como intentando el juego al pie. El Athletic le permitió explotar ambas. Clemente diseñó un equipo de los de antes, de los que ya no se llevan. Defensa al hombre sobre Villa y Aimar, y con los delanteros en el banquillo. Los jugadores de Quique lo aprovecharon. Sólo faltó el gol, porque oportunidades las hubo y muchas. Hubo momentos en los que el Valencia llegaba en oleadas. Eso sí, siempre por la banda izquierda. Vicente se hartó de correr en solitario por su zona y poner balones en el área. Y cuando no era el de Benicalap, sólo faltaba que Aimar recibiera el esférico para fabricar una opción de la nada. Un pase vertical, un centro medido a Villa o demostrar que no sólo Ronaldinho saber dominar el arte de la magia. En el último minuto de la primera parte se marcó un caño y un quiebro con la cintura que levantó a los espectadores de su asiento. Los olés resonaban en Mestalla.

Era cuestión de esperar. El dominio era insultante. Pero, a decir verdad, esto a Clemente le importa poco. Si llega al final de los primeros 45 minutos sin encajar un gol, todo se da por bueno, incluso que el marcador de Aimar, el joven Endika, quedara en evidencia en alguna ocasión. Y la premonición del técnico se iba cumpliendo paso a paso. El Athletic conseguía marcar y ponía las cosas cada vez más difíciles. Pero esto no desanimó a nadie. Mientras Angulo había desaparecido de la banda derecha, Vicente lo seguía intentando por la zona contraria, mientras Aimar buscaba acciones de ratonería para colarse entre la tupida defensa vasca y en una de ellas anotó Vicente, que deja al Valencia en puestos de Liga de Campeones una semana más, a la espera de que acabe el resto de la jornada.

La injusticia se llevó finalmente un punto de Mestalla mientras los actores del fútbol, los que buscan agradar, tuvieron que sufrir en sus carnes los rigores de un equipo rácano.