Ficha de partido: 06.03.2007: Valencia CF 0 - 0 Inter Milán

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 0
Inter Milán
Inter Milán

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Ibrahimovic
29'
Santi Cañizares
29'
Hugo VianaRubén Baraja
34'
Descanso
45'
CruzHernán Crespo
57'
FigoDacourt
64'
Vicente RodríguezFernando Morientes
66'
Miguel Ángel Angulo
68'
Materazzi
73'
GrossoMaxwell
75'
Joaquín SánchezMiguel Ángel Angulo
76'
Córdoba
78'
Maicon
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia (Valencia) 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Inter Milán

Records vs Inter Milán

Máximo goleador: David Villa (2 goles)
Goleador rival: Angelillo (2 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.08.2013)
Mayor derrota: 1 - 5 (20.10.2004)
Más repetido: 0-1 (2 veces)

Crónica

Se rompió el maleficio. Por fin. Después de tres decepciones consecutivas con el Inter, el Valencia deja KO al todopoderoso equipo lombardo. Los de Quique se han metido entre los ocho mejores de Europa. Ya están en los cuartos de final de la Liga de Campeones. Rehicieron la historia, que siempre escriben los hombres con sus acciones. La clasificación se fraguó en San Siro, con los goles de Villa y Silva, que equilibraron la ventaja italiana, y anoche la igualada a cero dio el pasaporte. Emoción a raudales en vísperas de las fiestas falleras y final decepcionante, con futbolistas de uno y otro equipo dándose tortazos sobre el césped y luego en el túnel de vestuarios. Lamentable. Una fallida traca final que enturbió una jornada brillante.

Mestalla volvió a vivir una noche mágica. Como en los viejos tiempos, que son recientes. La Champions tiene una magia especial y el Valencia le tiene cogido el tranquillo al torneo. Se le da bien y aunque no lo ha ganado, está considerado en el concierto continental. El Inter de Milán llegó a Valencia decidido a proseguir la marcha triunfal que lleva en el Calcio. Tiene un equipazo. Las mejores individualidades. Clase y talento. Pero enfrente se encontró un Valencia convertido en un bloque sólido y eficaz.

Presión y ataque. En el primer tiempo el Valencia mantuvo un perfecto control sobre el Inter, aderezado por una intensa presión y carácter ofensivo. Nada de agazaparse atrás. El equipo de Quique jugó con desparpajo. Sin brillar, sí, pero con mucha intención. Ya lo había anticipado el técnico. El partido iba a resultar muy táctico y desde luego su equipo no iba a especular, a pensar de que el empate a dos de San Siro le favorecía. Aunque luego fuera así. Se resistió a disfrutar de la escasa renta y en repetidas acciones, casi siempre por las alas, buscó el gol.

No es que dominará totalmente, pero desde luego plantó cara, arropado por un público incondicional, en un partido por momentos bronco y duro. Era mucho lo que se estaban jugando los dos equipos. En este periodo los de Quique tuvieron más aproximaciones al área lombarda y ensayaron repetidos disparos desde la distancia, aunque lo que son ocasiones claras, sólo se puede contabilizar un tiro de Baraja, que el portero desvió a córner.

El Inter practicó un fútbol más hilvanado. Menos eléctrico que el de los blanquinegros. Un juego que nacía muy de atrás, buscando la seguridad en la entrega, en la posesión del balón, para tratar de resolver buscando a Ibrahimovic como máxima referencia. En este periodo Cañizares no pasó apuros, pero poco después de la media hora hubo una jugada polémica, con disparo de Crespo y rechace de Albiol, en la que los interistas reclamaron penalti.

Poco después llegó la lesión de Baraja, un contratiempo que Quique solventó con la incorporación de Hugo Viana, que junto a Marchena cumplió en el doble pivote. Quique no había sorprendió con su alineación, salvo en que prefirió utilizar La pareja atacante Villa-Morientes y desplazar a Silva al extremo zurdo, en lugar hacerlo jugar en la media punta como podía suponerse. Esperó a hacerlo en el segundo tiempo, cuando faltaba algo más de media hora, que fue cuando Vicente relevó al delantero extremeño

El segundo tiempo había comenzado con los mismos mimbres del periodo anterior. El Valencia decidido a resolver pero a medida que fue transcurriendo el tiempo el Inter se creció .Mancini movió el banquillo, entraron Cruz, Figo y Grosso, sucesivamente, y el equipo fue por momentos más peligroso. Los italianos buscaban desesperadamente el gol que le diera el pase a cuartos, lo que evitaron primero Marchena, al sacar el balón de la línea de gol tras remate de Materazzi y con Cañizares batido, y poco después Albiol, que forzó el error de Julio Cruz, cuando se había quedado sólo ante el portero valencianista.

El Valencia jugó a la contra. Mestalla enloquecía. Fueron los mejores momentos, los más vibrantes. Hasta que el alemán Stark señaló el final, no cesaron las acometidas de unos y otros, que prosiguieron con reparto de bofetones. A tortazo limpio sobre el césped. Pero eso es otra historia.