Ficha de partido: 05.05.2007: Deportivo Coruña 1 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Dep. Coruña
Dep. Coruña
1 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Coloccini
29'
Duscher
30'
David Villa
31'
Hugo Viana
38'
Descanso
45'
Santi Cañizares
54'
AdriánRiki
56'
Miguel Ángel Angulo
56'
Pablo Álvarez
64'
Taborda
67'
TabordaDuscher
67'
Andrade
69'
David Silva
72'
IagoPablo Álvarez
74'
Jaime GavilánJoaquín Sánchez
75'
Capdevila
86'
Jorge LópezMiguel Ángel Angulo
87'
Miguel PallardóHugo Viana
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Riazor
Aforo: 34.600 espectadores
Ubicación: La Coruña / España 
Inauguración: 28/10/1944

Rival: Dep. Coruña

Records vs Dep. Coruña

Máximo goleador: David Villa (10 goles)
Goleador rival: Bebeto (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 1 (23.01.1949)
Mayor derrota: 1 - 5 (19.02.1950)
Más repetido: 0-1 (13 veces)

Crónica

El Valencia impuso la lógica de su mayor calidad para ganar anoche al Deportivo y reencontrarse, tres meses después, con los triunfos lejos de Mestalla. La victoria ante un rival inferior que sólo se defendió con orgullo y patadas en un estadio con la mitad del papel por vender sigue dando al Valencia opciones por el título, que sigue a seis puntos de distancia, pero sobre todo acerca al equipo blanquinegro al objetivo prioritario de entrar en Liga de Campeones. Un reto que quedará encarrilado si se vence al Zaragoza en Mestalla la próxima semana.

Quique prefirió al final no retocar la línea defensiva del equipo para suplir la baja de Albelda. Albiol ocupó su demarcación de central junto a Ayala y Hugo Viana tuvo su oportunidad al lado de Marchena, como sucediera en los minutos finales ante el Inter de Milán en Mestalla. La apuesta tenía un mensaje: el Deportivo, bisoño y con escaso gol, puede competir con el Valencia a base de orgullo y garra, nunca en calidad y experiencia, mucho mayor del lado valencianista.

La idea fue la correcta. Salvo en una precipitada cesión de Hugo Viana a Cañizares que casi da en bandeja un gol a Sergio y originó unos primeros cinco minutos de partido algo imprecisos, en la primera parte el Valencia impuso su superioridad técnica. El conjunto visitante controló la posesión y movió el balón a su antojo, con paciencia, buscando el momento oportuno para hacer daño. Joaquín y Silva abrieron el campo por los extremos y obligaron al Deportivo a aumentar sus precauciones defensivas.

El conjunto gallego limitaba sus intentos atacantes a buscar en balones largos una conexión entre Riki y Arizmendi. Éste último, objetivo valencianista de cara a la próxima temporada, no se lució en exceso ante el centenar de aficionados blanquinegros presentes en Riazor y las decenas de miles que lo vieron por la televisión. El madrileño es un atacante de los que gusta a los entrenadores: trabajador, que desgasta a las defensas con su presión, que es capaz de habilitar segundas opciones a otros compañeros por su habilidad por alto. Su escaso olfato goleador y la estética atolondrada de sus movimientos, sin embargo, son de los que suelen impacientar a los aficionados, sobre todo a los de Mestalla, muy alérgica en estos casos.

El control valencianista no se traducía en ocasiones. El Depor remaba alocadamente, cebándose, como es costumbre en la liga española, en las milagrosamente resistentes piernas de Silva. Prácticamente en la primera llegada seria del Valencia llegó el gol que encarrilaba la noche. Silva entró por tercera vez a la cocina del área coruñesa, recortó y vio la entrada de Hugo Viana, que cruzó con habilidad ante la salida desesperada de Aoaute. Un gol que le puede venir muy bien al portugués, un mediapunta de pie talentoso pero moral quebradiza. Anoche, tras su error en el inicio, rectificó y se creció. La primera parte acabó con una tranquilidad que hacía meses que no se recordaba lejos de Mestalla. La posesión del balón lo resumía todo ( 34% frente a 66%). Marcar el segundo tanto y cerrar el partido se antojaba un reto sencillo, pero Álvarez Izquierdo mandó a los equipos a los vestuarios con un claro dos contra dos de Villa y Ángulo enfilando la portería rival.

La segunda parte se presentó con la previsible salida furiosa del Deportivo, con un fútbol directo y sin secretos. El Valencia, que había perdonado a su contrincante en la primera parte, cayó en la trampa. El conjunto gallego, sólo con orgullo, puso incertidumbre al partido e incluso empatar, recurriendo a tejemanejes a río revuelto que distan mucho del fair play . Una falta inexistente de Moretti a Arizmendi fue rematada a gol por Taborda, que entró al campo 15 segundos antes al convencer Caparrós a gritos a Álvarez Izquierdo para que le dejara hacer la sustitución. Con la bofetada el Valencia reaccionó y le bastó una perfecta triangulación a la contra entre Villa, Angulo y Silva para que el grancanario desnivelara definitivamente el marcador e impusiera la lógica que premia al buen fútbol.