Ficha de partido: 13.01.2008: Atlético de Madrid 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

At. Madrid
At. Madrid
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Raúl Albiol
12'
Cléber Santana
16'
Carlos Marchena
26'
Agüero
27'
Descanso
45'
Nikola ZigicJuan Mata
45'
Éver BanegaÁngel Montoro
45'
Simao
58'
ReyesForlán
71'
Vicente RodríguezRubén Baraja
78'
Eller
85'
Antonio López
87'
Luis GarcíaMaxi Rodríguez
91'
ValeroAgüero
93'
Final del partido
94'

Estadio



Nombre: Vicente Calderón
Aforo: 54.851 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 02/10/1966

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Dos caras. Horrorosa en un primer tiempo mal planteado por Koeman y mucho más agradable cuando el holandés enmendó sus errores. El Valencia no existió primero y al resurgir se encontró con falta de puntería y toda la mala fortuna imaginable. Se pudo ir goleado al descanso y luego mereció ganar el partido. Zigic, a quien enloquecerán con si se va o se queda, estrelló dos remates en los postes y al final se perdió por una jugada tonta.

El primer periodo vino a demostrar las muchas carencias que arrastra este Valencia. Fue un equipo blandito, sin argumentos y sin confianza, y por eso estuvo a merced de un Atlético que salió revolucionado y que tuvo a los de Mestalla contra las cuerdas hasta el gol de Agüero. A partir de ahí, los locales se reencontraron con los miedos que les atenazan en el Calderón y ni así supo apretar el Valencia que, con eso y con todo, tuvo el empate en la cabeza de Arizmendi con el tiempo cumplido, en jugada a balón parado. El remate del madrileño, flojo, dejó en evidencia a Abbiati. Pero el balón no llegó a la red.

Koeman volvió a sorprender con la alineación inicial, al dejar fuera a Vicente y meter en su puesto al chaval Montoro, al que le vino grande el partido y la posición. Lógico. Se entregó, pero no está todavía para comparecencias como la de ayer. Moretti se desesperó con él, con sus dudas y su reticencia a subir por la banda. La culpa, no obstante, no es del canterano, que dio la cara.

El Valencia de este primer acto no podía hacer daño a un rival muy superior. Baraja y Marchena erraron en exceso en la entrega. Silva no conectaba. Mata no existió en la banda derecha y lo de Montoro queda dicho. El único recurso ofensivo quedaba a expensas de algún latigazo o momento de inspiración de Joaquín. Pobre bagaje.

La fortuna y Hildebrand hicieron que el Atlético no se fuera al descanso con una victoria más amplia. A los 13 minutos Antonio López pudo marcar de falta. La mano del meta alemán y el poste desviaron el cuero. Tres minutos después Agüero volvió a hacer que el portero del Valencia se luciera despejando a córner. Lástima del encontronazo con Helguera que desequilibró al cancerbero valencianista, le hizo perder el balón y Agüero, a placer, lo empujó a la red.

El descanso sirvió para que Ronald Koeman recapacitara. Aunque tarde, se dio cuenta de los errores iniciales cometidos en cuanto a la confección de la alineación y cambió los parámetros que había establecido. Mandó a la ducha a Montoro y Mata y hubo reordenación de líneas. Banega entró en la medular, Joaquín se pegó a la cal, Zigic fue el ariete y Silva se metió en la izquierda. Para semejantes despropósitos no hace falta traer a nadie de Holanda. Ronald sigue en pretemporada.

Tras la rectificación desde el banquillo, el Valencia fue otro: un equipo con sus hombres colocados donde deben estar y, metidos en faena, arrinconaron al Atlético, que sólo dio señales de vida en los primeros compases de este acto por medio de Agüero y de Forlán, cuyo remate neutralizó Hildebrand. A partir de ahí, todas las ocasiones fueron de un Valencia que mereció mejor suerte. Zigic estrelló dos veces el balón en los postes, con polémica en la segunda, minuto 70, reclamando manos previas de Antonio López. Con los locales defendiéndose como gato panza arriba se llegó al final con una nueva derrota y la impotencia en el rostro de los valencianistas.