Ficha de partido: 27.08.2017: Real Madrid 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Asensio
10'
Carlos Soler
18'
Descanso
45'
KovacicIsco
45'
Martín Montoya
49'
Nacho
53'
Casemiro
61'
Dani Parejo
66'
Carvajal
72'
Lucas VázquezBale
74'
Nacho VidalMartín Montoya
75'
Geoffrey Kondogbia
77'
Rodrigo Moreno
81'
Asensio
83'
Nacho GilToni Lato
83'
Carlos Soler
84'
MayoralKroos
84'
Santi MinaRodrigo Moreno
88'
Simone Zaza
92'
Final del partido
93'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

El Valencia ha vuelto. Esa es la primera conclusión tras el magnífico encuentro de los hombres de Marcelino en el Santiago Bernabéu. En un reto muy complicado, ante el equipo más en forma en la actualidad, los jugadores blanquinegros no le perdieron en ningún momento la cara al rival y no sólo consiguieron remontar el resultado adverso tras el gol inicial de Marco Asensio, sino que se pusieron por delante en el marcador y a punto estuvieron de llevarse los tres puntos. Orden, seriedad, trabajo y esfuerzo fueron las claves de un equipo que luchó y puso en serios aprietos al vigente campeón. Un soberbio Murillo, que fue una roca en la defensa, acompañado de Vezo, que jugó a un gran nivel, fueron los baluartes de una defensa inconmensurable, que sólo hizo aguas en el primer gol. Kondogbia, que debutó con gol, demostró la necesidad que ha tenido durante años el Valencia de un jugador de esas características en el centro del campo. Y lo mejor, sin duda, la cantera. Como muestra, el primer gol, fabricado magistralmente entre Gayà y Lato en una espectacular jugada finalizada magistralmente por Carlos Soler. Sin duda, motivos para la ilusión.

El Real Madrid arrancó el partido con mucha fuerza y buscando el triunfo de forma desbocada. Su inercia triunfal inclinó el terreno de juego hacia la portería del Valencia. Liderados por el joven Marco Asensio, que se encuentra en un estado de forma excepcional, busco la portería del Valencia hasta que en un error en la entrega entre Kondogbia y Rodrigo, el conjunto blanco aprovechó para dar el primer mazazo en el minuto 10. Asensio transformó desde fuera del área con un potente zurdazo ante el que Neto no pudo más que hacer la estatua. Era el primero del Madrid, y llegaba demasiado pronto. Sin embargo, las dudas que atenazaron a los aficionados valencianistas en el campo y ante los televisores, no se trasladaron a los jugadores sobre el terreno de juego. El Valencia no se arrugó, sino todo lo contrario.

Lejos de caer ante el primer golpe, el conjunto che sacó a relucir su nueva personalidad y la fortaleza que refleja el trabajo psicológico de Marcelino. Tras un par de buenas llegadas, el conjunto blanquinegro empató en el minuto 18 con un soberbio gol cocinado y finalizado en Paterna. Una subida por la banda del incansable Toni Lato, que fue asistido perfectamente por Gayá, permitió al joven canterano adentrarse en el área y llegar a la línea de fondo para meter el pase de la muerte a Carlos Soler, quien transformó con tranquilidad y clase. Era el gol del empate en los mejores momentos del Valencia sobre el campo.

Las ausencias en el centro de la defensa madridista empezaban a pasar factura y el juego empezó a equilibrarse gracias al esfuerzo de Kondongbia en el centro del campo, que permitía a Parejo trabajar con mucho desahogo. Al rival le costaba mucho superar la tela de araña tejida por Marcelino, sobre todo debido al sacrificio y a la solidaridad en las ayudas de los jugadores. Se sucedieron las ocasiones, hasta que el Real Madrid comenzó a mostrar su mayor poder ofensivo y llegó al asedio de la portería de Neto, que se mostró seguro ante las acometidas de la delantera blanca, especialmente de Benzema. Con empate a uno marcharon los jugadores al vestuario.

La segunda parte fue trepidante. Salió Kovacic por un indispuesto Isco, y de nuevo el Madrid salió a por todas, pero el Valencia no se arrugaba y respondía con contundentes contragolpes los intentos de asedio de los hombres de Zidane. Los de Marcelino no se conformaban con el empate, querían la victoria. No faltó la polémica, especialmente en una acción en la que Casemiro abrazó y tiró al suelo a Gayà dentro del área. No hubo nada. En la siguiente jugada, Kondogbia, de cabeza, picó la pelota excesivamente y el balón marchó fuera del marco local. En la siguiente jugada, Bale tuvo una clara oportunidad. El partido era frenético, con oportunidades en ambas porterías. Pasada la media hora de juego, Modric, desde fuera del área, intentó sorprender a Neto, que respondió con una gran parada. La ocasión más clara para el Valencia llegó tras un centro de Carlos Soler que Zaza no pudo culminar de cabeza. Poco más tarde (minuto 72), en un libre directo, Parejo enmudeció al Bernabéu con gran disparo que Keylor despejó a córner.

El premio al esfuerzo valencianista llegó en el minuto 77, de nuevo en una gran jugada de contragolpe llevada por José Luis Gayá, quien cedió a Rodrigo Moreno, que dentro del área se gira y asiste a Kondogbia, quien entrando sin marca en el centro del área, tocó sutilmente con la zurda para batir a Keylor Navas por la derecha. Un golazo que dejó mudo al templo madridista. Pero el Real Madrid no iba a rendirse con facilidad. Cinco minutos tardó Marco Asensio en volver a establecer el empate en un lanzamiento de falta desde fuera del área ante el que Neto poco pudo hacer.

En los minutos finales, hubo ocasiones por ambos bandos. El Madrid mantenía el control del balón, pero el Valencia era letal en los contragolpes. En uno de ellos, a punto estuvo Zaza de sorprender a Navas, pero estuvo excesivamente lento en la resolución de la jugada. Poco antes del final, Benzema, sólo ante Neto, la mandó fuera. Los minutos finales fueron dramáticos, pero el Valencia supo mantenerse firme y aguantar el resultado. Un buen empate que permite al Valencia seguir imbatido y afrontar el complicado encuentro de la tercera jornada ante el Atlético de Madrid con mucha ilusión. Pero eso será en septiembre, y antes, deben llegar los refuerzos.