Ficha de partido: 09.09.1984: Valencia CF 5 - 1 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
5 - 1
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Vicente Palonés
14'
Sixto Casabona
39'
Descanso
45'
Álex García
53'
Paco FerrandoÁngel Rufat
55'
Paco Ferrando
58'
CarreñoMartory
60'
Juan José HuezoCarlos Arroyo
60'
BasagañaLlecha
68'
Jesús García Pitarch
72'
Fernando Giner
89'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Alrededor de 12.000 personas en las gradas del Luis Casanova. De los posibles 14 millones que se pudieron recaudar en un partido normal, se pasó a 775.000 pesetas. Precios de 400 pesetas la general y 1.400 la tribuna. Aplausos para los dos equipos y bronca fenomena para el profesional García Pitarch, que no secundó la huelga. El Español lanzó 8 saques de esquina por 6 el Valencia. Arbitró Sánchez Arminio, del Colegio Cántabro. Bien, en líneas generales. Tuvo bastantes tintes caseros, pero los jugadores le facilitaron el trabajo por su corrección.

Goles: 1-0. Minuto 15, lanzamiento de Sixto hacia Palones, que desmarcado bate a Cuatrecases con un disparo a media altura. 2-0. Minuto 40, penalty señalado al estrellarse el balón contra el brazo de Campaña, separado del cuerpo, pero en un gesto más reflejo que intencionado. Sixto transforma el lanzamiento. 2-1. Minuto 52, saque de esquina que pifia Juárez al despejar y Alex envía a la red. 3-1. minuto 56, combinación Juárez-Ferrando y trallazo de éste a la red, inapelable. 4-1. Minuto 71, García Pitarch comete falta a Campañas, se lleva el balón y bate al meta en su salida. 5-1. Minuto 87, jugada individual de Giner, que roba el balón, se planta ante el marco blanquiazul y supera a Cuatrecases.

Xabier Azkargorta mudó el semblante al comprobar, al filo del mediodía del domingo, que a los nombres de varios jugadores del Mestalla con una cierta experiencia con profesionales, como es el caso de Sixto, Cuixart, Giner, Arroyo... que han participado en la pretemporada del cuadro profesional del Luis Casanova, se añadía la presencia de ese falso amateur llamado García Pitarch, que por una tarde olvidó sus reivindicaciones (rechazó un contrato de 15 millones por tres años, aludiendo que por menos de 25 no se convertía en profesional), fortaleciendo más a un Mestalla que ya de por sí partía como claro favorito.

Pronto se vio que aquello sólo tenía color merengue. Giner, Cuixart, Palones, Sixto, Arroyo y García Pitarch movían el balón con una soltura y seguridad, muchos codos por encima de como podía hacerlo su rival, que intentó pertrecharse en su área para dejar pasar las embestidas iniciales del cuadro local. Pero transcurridos los primeros minutos se hizo patente lo mucho que iba a costarle al Español componer un esquema y lanzarse en busca del marco contrario. Muestra de ello es que hasta el minuto 27 no hubo un escarceo ante el portal de Tapia, con un disparo alto de Valle.

Girando en torno de Arroyo, que movía el balón con inteligencia, abriéndolo por las bandas, el descafeinado Valencia atosigó el marco de Cuatrecases, que sacaba balones como buenamente podía, en una excelente labor no secundada por una defensa que mostró tremendas lagunas, consecuencia tal vez de la soltura con que los ataques valencianos llegaban desde el mediocampo. Un desastre, en definitiva, aunque no vamos a cometer la injusticia de culpar a estos chavales del desaguisado.

A los 20 minutos Cuatrecases efectuó una soberbia parada a disparo de Cuixart, a los 27 (ya queda comentado) probaría fortuna el Español por primera vez; a los 36 era Palones quien ponía a prueba al buen meta españolista y a los 44 Ferrar sacó en la raya un gol seguro.

Otro aspecto que acabó de hundir al Español fue el penalty que supuso el 2-0 con que se llegaría al descanso. Era ya unalosa muy difícil de levantar. Pero aun así, al comienzo del segundo tiempo pudimos observar una reección de los blanquiazules, practicando un fútbol menos agarrotado, olvidando precauciones defensívas completamente innecesarias y sorprendiendo al Valencia con ese gol de Álex que desconcertó por unos minutos al cuadro blanquillo.

Pero todo se esfumó prontamente. Apenas unos minutos más tarde Ferrando agarraba un tremendo disparo que perforaba el portal españolista. El partido quedaba visto pára sentencia. El Español se lanzaba a la desesperada en busca de algo mejor y Lagares, por dos veces, conectaba sendos cabezazos que irían fuera por poco, ante el temor del inseguro Tapia. Pero también hay que decir que García Pitarch, el pretendido hombre fuerte del Valencia, falló hasta tres goles cantados.

El público saboreó los dos puntos asegurados y la entrega de los chavales, pero no pasó por alto la mentira de este partido en sí y muestra de ello es la forma como abroncó hasta enronquecer a ese García Pitarch que al marcar el cuarto gol del equipo dedicó un impresionante corte de mangas a su público. Nada que oponer al resultado. Pero sí al fraudulento espectáculo.