Ficha de partido: 02.11.1983: Recreativo de Huelva 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Rec. Huelva
Rec. Huelva
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
De la Riva
13'
Carmelo
25'
Descanso
45'
Carmelo
50'
CumbreñoCarmelo
55'
Ángel Castellanos
73'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Colombino
Aforo: 13.000 espectadores
Ubicación: Huelva / España 
Inauguración: 06/09/1957 (Demolido en 2007)

Rival: Rec. Huelva

Records vs Rec. Huelva

Máximo goleador: Sixto Casabona (3 goles)
Goleador rival: Ninguno
Mayor victoria: 5 - 1 (06.12.1986)
Mayor derrota: 0 - 2 (19.04.1987)
Más repetido: 1-1 (5 veces)

Crónica

Lluvia constante durante los 90 minutos de juego. Poca asistencia de público debido a la inclemencia del tiempo. Terreno en malas condiciones, una auténtica laguna. El Recreativo de Huelva malogró un penalty ejecutado por Zambrano en el minuto 44 de partido. Arbitró el colegiado Mayoral Cedenillas. Mostró tarjetas amarillas a De la Riva y Carmelo por parte local, y a Castellanos del Valencia. El único gol del partido llegó en el minuto 25, en un balón que para Castel, pero resbala de sus manos, tropezando el cuero en las piernas de Carmelo que marca en propia meta.

Partido verdaderamente pasado por agua. Era totalmente imposible concebir una sola jugada de fútbol sobre un terreno de juego que estaba prácticamente hecho una laguna. El Huelva dominó prácticamente durante todo el partido, pero en una jugada desgraciada por parte local, permitió a los valencianos inaugurar el marcador con el solitario gol reflejaba el casillero al final del partido. No obstante, los onubenses siguieron en su empeño de querer igualar la contienda, y pudieron conseguirlo en el minuto 44 cuando Mayoral Cadenillas señaló el penalty tras un derribo de Castellanos a Juanma. El penalty lo lanzó Zambrano, pero detuvo Sempere enviando el balón a córner. Aquí se perdió quizás la gran oportunidad el Recreativo para empatar el partido.

En la continuación siguió el Huelva ejerciendo el dominio del juego, pero, lógicamente, era totalmente imposible practicar fútbol y practicarlo con seriedad para llegar al área contraria. El balón era frenado, una y otra vez, por el agua que había sobre el césped. Era más fácil destruir qúe construir, y por ello el Valencia se vio francamente favorecido con las condiciones del terreno de juego. Al final del encuentro el público brindó una fuerte ovación a los contendientes porque en verdad, eso sí, pusieron todo el empeño y derrocharon una gran energía para poder sacar el partido adelante.