Ficha de partido: 15.09.1981: Bohemians Praga 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Bohemians
Bohemians
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Daniel Solsona
19'
Chloupka
31'
Herda
42'
Descanso
45'
LevyHerda
45'
Enrique Saura
66'
Pepe Carrete
71'
Vladimir HruskaMicinec
74'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Dolicek Stadion
Aforo: 7.500 espectadores
Ubicación: Praga / República Checa 
Inauguración: 27/03/1932

Rival: Bohemians

Records vs Bohemians

Máximo goleador: Daniel Solsona (1 goles)
Goleador rival: Ninguno
Mayor victoria: 1 - 0 (15.09.1981)
Mayor derrota: Ninguna
Más repetido: 1-0 (2 veces)

Crónica

No ha podido ser mejor el debut español en las competiciones europeas de la temporada 81-82, debut que le ha correspondido realizar al Valencia contra el Bohemians de Praga, en partido correspondiente al primer turno de la Copa de la UEFA. Y no ha podido ser mejor porque el cuadro español ha ganado por 0-1 en Praga al Bohemians (que eliminó el pasado año al Sporting de Gijón), sumando dos importantes puntos para la clasificación global de la Copa de la UEFA y prácticamente sentenciando la eliminatoria y convirtiendo el partido de vuelta en el Luis Casanova (salvo alguna sorpresa imprevista) en un puro y mero trámite.

Un gol de Saura, maravilloso de elaboración y de ejecución, dio el triunfo a un Valencia que si bien tuvo el santo de cara en algunos comprometidos lances, también es cierto que batalló lo indecible para conseguir el mejor resultado posible.

Pasieguito planteó un partido eminentemente defensivo, con aglomeración de hombres atrás cubriendo el área de Sempere y dejando solo en punta a Arnesen y en algunas ocasiones, a Saura. Por ello, y ante la previsible presión de los checos, el balón en esta primera parte apenas si salió del campo valencianista, aunque, en honor a la verdad, tampoco los delanteros del Bohemians pusieron en muchos apuros a la zaga valenciansta.

Fue precisamente Carrete quien dio el primer susto... a su compañero Sempere, ya que al intentar despejar casi cuela el balón en la red. Luego, un tiro de Nemec rozando el laguero, una parada de Sempere a disparo de Micinec y un balón bajo los postes que sacó Tendillo con Sempere ya batido en un cabezazo de Micinc fueron los lances más peligrosos para la meta valencianista en los iniciales 45 minutos de partido.

Era previsibie que los checos bajarían su ritmo en la segunda parte, porque hasta entonces todo el gasto del encuentro lo habian hecho ellos y porque, lógicamente, el Valencia debía intentar atacar algo más de lo poco que lo había hecho hasta entonces. Y así los dos primeros balones con peligro fueron salidos de las botas de jugadores españoles. A los 11 minutos era Tendillo el que daba un susto al hasta el momento tranquilo Hruska y diez minutos después llegaría el único tanto del encuentro y el que decidiría la victoria del Valencia.

Estaba acosado el cuadro español pero sin peligro para su puerta, cuando Arnesen acertó a cortar un balón, su perfecta visión de juego le permitió observar cómo Saura estaba desmarcado en la banda derecha del ataque de su equipo, precisión matemática en el pase y Saura que se va solo, quiebra primero al defensa Jakcibec que intentaba salirle al paso, rebasa también al desesperado Hruska y marca con gran serenidad a puerta vacía el tanto de la victoria de su equipo.

Se redoblaron a partir de entonces los esfuerzos del Bohemians por conseguir al menos el empate y sólo dos minutos después del gol valencianista, en el 23, Sempere tuvo que hacer un tremendo paradón a un tiro de Nemec y a los 33 Chaloupka cabeceaba al larguero y en un córner cedido inmediatamente después era Solsona el que salvaba bajo los postes un balón que ya se colaba como producto de un disparo de Nemec. Y sólo un minuto después, la jugada clave: un absurdo penalty que se inventó el árbitro sueco Rolf Ericsson en una juada en la que Botubot no hizo absolutamente nada y si en cambio Nemec, que le echó pero que mucho teatro al asunto.

Pero la pena máxma, lanzada por el capitán Bicovski con mucho efecto, fue a estrellarse a la cruz de la escuadra con Sempere completamente batido. Fue la gran ocasión de los checos en la que, todo hay que decirlo, el Valencia tuvo a la suerte como principal aliada. A partir de ahí ya sólo fue cuestión de dejar pasar los minutos sacudiéndose la desmadejada presión del Bohemians, que ya no puso en ninún serio apuro la meta de Sempere y consumar de esa forma un triunfo importante para el Valencia y para el fútbol español.