Ficha de partido: 06.05.1979: Valencia CF 1 - 1 Rayo Vallecano

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
Rayo Vallecano
Rayo Vallecano

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Lobo Diarte
10'
Rocamora
31'
Descanso
45'
Pablo RodríguezDarío Felman
45'
Francisco
48'
Alvarito
64'
Landáburu
74'
Puig SolsonaRial
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Rayo Vallecano

Records vs Rayo Vallecano

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (4 goles)
Goleador rival: Onésimo (2 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (08.04.1978)
Mayor derrota: 0 - 3 (11.12.1977)
Más repetido: 1-0 (6 veces)

Crónica

Partido jugado por la tarde con buena temperatura y tiempo nublado. Medio aforo aproximadamente en el Luis Casanova. Se tiraron nueve córners contra el Rayo y dos contra el Valencia. Hubo tarjetas amarillas para Rocamora, por una violenta entrada a Saura, Rial, por la misma causa contra Kempes y para Francisco, por protestar. A los 43 minutos de juego Rocamora y Uceda prensan a Saura en el área de penalty. Lo ejecuta Bonhof y Pascual para con los pies, rechazando el balón a córner.

Goles: 1-0, 11 minutos de juego. Córner lanzado por Kempes por la parte derecha que tocan Felman y Saura, y finalmente Diarte, desde cerca, empalma a la red. 1-1, 65 minutos de la segunda parte. Rápido e inesperado contraataque del Rayo Vallecano en que Francisco avanza por la derecha y envía un centro muy medido que Alvarito empalma espectacularmente a la red.

La sorpresa ha surgido en el estadio Luis Casanova y lo que se preveía como un partido de relax propicio a la goleada, como ya ocurriera el pasado año en que el conjunto de Vallecas fue batido por 7 a 0, se ha convertido en lo que, sin duda, será la mayor sorpresa quinielística.

El Rayo Vallecano se ha llevado un valioso punto del Luis Casanova, donde sí era relativamente fácil que puntuaran otros equipos en la primera mitad de la temporada, después parecieron rehacerse las cosas para el Valencia y constituirse en un equipo que en su feudo era imbatible.

El Rayo Vallecano no sólo se ha llevado un punto con toda justicia y merecimiento, sino que anduvo cerca de llevarse los dos en un par de jugadas afortunadas que no lo fueron para él, resultando providenciales para el Valencia. Claro, también hay que contar que el Valencia malogró, por medio de Bonhof, un penalty y esto constituye una ventaja inapreciable para un conjunto modesto como el madrileño que, con ello, se ha animado bastante.

La causa quizá del empate hay que atriburila a la displicencia con que jugó el equipo merengue, como dando la impresión de que, en cuanto se lo propusieran, iban a barrer a su adversario. Así, animado el Valencia por ese rápido gol que marcó por medio de Diarte (el segundo gol que consigue en todo el presente campeonato de Liga), el Valencia pareció recrearse en la suerte y mirar desdeñosamente a su adversario. Le dominaba ampliamente, pero no acababa las jugadas, actuaba con cierta lentitu y, aunque remató bastante a puerta, no sacó provecho de todo ello. El Rayo Vallecano era un adversario cómodo y facilón, que se limitaba a defenderse como podía y a contraatacar muy esporádicamente, aunque en uno de sus contraataques, a los 16 minutos, Landáburu, que protagonizó una magnífica jugada, largó un remate que se estrelló en el larguero.

Esto debió ser para el Valencia un aviso, una advertencia de lo que podía pasar, pero lo cierto es que el cuadro merengue jugó a un rítmo muy lento y con un desdén por el contrario que no le dio el menor fruto, ya que en la segunda parte, con el marcador empatado, a los 20 minutos, cuando quiso apretar y trató de jugar con más rapidez, acierto y eficacia, el nerviosismo que imperaba en sus hombres le impidió fructificar en sus acciones.

El Rayo Vallecano entonces, con buena lógica, se empleó con una cierta táctica defensiva, pero no exagerada, porque siguió practicando el contragolpe, en uno de los cuales, a los 40 minutos, Landáburu estuvo otra vez a punto de marcar en un centro que le sirvió Alvarito y que remató de cabeza, teniendo que atajar el balón con verdadera dificultad Manzanedo en la misma raya de puerta.

Total, que el Valencia, con todos sus efectivos, no pudo con este equipo modesto que no sólo no fue batido en Mestalla, sino que realizó un buen partido y se llevó el valioso premio de un punto positivo que le puede servir de mucho en esa lucha desesperada que está realizando por salir del descenso. Ha sido el premio a la modestia y el castigo a la soberbia que el Valencia mostró en este partido despreciando a un conjunto que terminó por subírsele a las barbas.