Ficha de partido: 22.01.1978: Valencia CF 1 - 1 Atlético de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
At. Madrid
At. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Pereira
10'
AguilarRobi
26'
Jesús Martínez
26'
Benegas
28'
Marcial
40'
Ruiz GarcíaEusebio
40'
Descanso
45'
Rubén Cano
45'
Darío FelmanRicardo Arias
62'
Darío Felman
64'
Lobo Diarte
71'
Marcial
72'
Alberto
73'
Aguilar
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

Primer partido de la segunda vuelta jugado en el estadio Luis Casanova con entrada casi total de unos 40 mil espectadores. Hubo bastantes incidentes en el terreno de juego, por lo que el árbitro amonestó con tarjeta amarilla a Marcial, Alberto, Benegas, Aguilar y Pereira del Atlético de Madrid, y a Martínez y Diarte, del Valencia. A Rubén Cano lé expulsó por un incidente ocurrido cuando se retiraba a los vestuarios al terminar la primera parte, pués al parecer el delantero centro del Atlético de Madrid agredió, propinándole un puñetazo, a Botubot, que le había marcado de cerca. El Atlético jugó toda la segunda mitad con diez hombres. A los 38 minutos de la segunda parte, el árbitro castigó al Atlético de Madrid con penalty por falta de Alberto a Cerveró. Lo ejecutó Kempes, y Reina, lanzándose instintivamente, consigue parar la pelota y despejarla a córner.

El Valencia, ese mismo Valencia que siete días antes había ganado al Barcelona, no pudo batir a un Atlético de Madrid que jugó medio partido con un hombre menos por la expulsión de Rubén Cano al tarminar la primera parte. Uia vez más, quizá se ha hecho bueno aquella vieja teoría manifestada por Helenio Herrera, de que con diez se jugaba mejor que con once. Hoy, el Atlético la ha hecho realidad, porque después de un primer tiempo en que lo que predominaba sobre el terreno eran los malos modos y la destemplanza, jugó un segundo periodo con diez hombres muy equilibrado, tranquilo, seguro y más eficaz de lo que había realizado en la primera mitad, en la que sus dos delanteros, Ayala y Rubén Cano, quedaron inéditOs.

En cambio en la reanudación consiguió marcar y mostrarse mecho más peligroso, pero lo cierto es que aún sin hacer un buen partido el Valencia, que dominó a lo largo y a lo ancho dé los dos periodos, pudo haber conseguido la victoria de haber estado un poco más acertados sus delanteros. Esta vez, ni siquiera el gran Kempes, el hombre que concentra las miradas y las esperanzas de todos los aficionados, fue suficiente para darle la victoria siquiera por la vía del penalty, un penalty que Reina le atajó maravillosamente y que hace pensar si es que le van encontrando el truco al goleador argentino.

En la primera parte, el Valencia dominó mucho, pero sobre todo en los primeros diez minutos, en los que tuvo oportunidad de haber marcado, especialmente a los cuatro, en una fenomenal jugada realizada por Diarte, por la parte izquierda, con centro impecable al que llegó Eloy en situación inmejorable para rematar, pero su mismo ímpetu le hizo fallar lastimosamente un remate que parecía claro. Ya antes Cerveró había protagonizado una gran jugada por la izquierda, en la que hubo manos de un defensor atlético que el árbitro pasó por alto. El ímpetu valencianista de esos primeros diez minutos se redujo después para establecerse una lucha muy en el centro del campo por la acumulación de hombres en esta zona que impuso el Atlético, que llego a tener en ella a Alberto, Leal, Marcial, Ayala y Robi. Fue una lucha con marcajes severos entre los que predominaba el realizado por Eusebio sobre Diarte y Botubot sobre Rubén Cano, tal vez por ello menudearon los chispazos que harían crisis en esta salida a los vestuarios en el incidente final entre Rubén Cano y Botubot, que determinó la expulsión del rojiblanco.

En la segunda mitad, ya con un hombre menos, el Atlético procuró afirmar su defensa, pero sin descuidar el contrataque, y en estos eran todos sus efectivos los que iban al remate, y aún en su inferioridad numérica, le crearon bastantes peligros al Valencia. El gol marcado por Felman, nada más aparecer en el campo tras sustituir a Arias, dio una esperanza a los valencianistas que no se confirmó por el empuje con que el Atlético intentó también
neutralizar esa desventaja que tenía. Una vez lo consiguió, se planteó la lucha ya en un forcejeo más equilibrado, que finalmente se inclinó del lado valencianista, pero sin sacar el debido provecho. El penalty fallado por Kempes o acertado por Reina, que para el caso es igual, fue el clásico jarro de agua fría para los espectadores valencianos, que han visto cómo se le escapaba al Valencia una victoria buscando la comparación con el partido inmediato frente al Barcelona, se daba poco menos que como segura.

En definitiva, el Valencia ha perdido un punto aún habiendo podido ganar el partido y el Atlético, ese Atléticó que a lo largo de toda la primera vuelta, no había conseguido ni un solo positivo en sus desplazamientos, una vez más ha salido invicto de Mestalla, y aquí ha logrado un valiosísimo empate.