Ficha de partido: 19.01.1975: Real Murcia 1 - 5 Valencia CF

Ficha de partido

Real Murcia
Real Murcia
1 - 5
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Salif Keita
11'
Toni Ferrer Díaz
33'
Descanso
45'
Salif Keita
46'
Juan Planelles
56'
Pep Claramunt
65'
Fernando BarrachinaJesús Martínez
68'
Vera PalmesVan Dijk
75'
Sergio LloretJuan Planelles
80'
Ortega
87'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: La Condomina
Aforo: 13.500 espectadores
Ubicación: Murcia / España 
Inauguración: 25/12/1924

Rival: Real Murcia

Records vs Real Murcia

Máximo goleador: Mundo Suárez (14 goles)
Goleador rival: Zamora (5 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (06.12.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (25.05.1933)
Más repetido: 2-0 (10 veces)

Crónica

Nuevo traspies del Real Murcia en La Condomina, éste gravisimo y por goleada, ante un Valencia que ha ganado por 5-1, y que aún pudo lograr más tantos en vista de las facilidades que recibió de su adversario y de las ocasiones de que dispuso ante la desconcertada retaguardia murcianista. Marcó pronto el equipo valenciano en un fallo de defensa y portero locales, que aprovechó Keita, a los 11 minutos, para enviar el balón a la red.

El Murcia atacó al principio con ganas y buenos deseos, pero sin acierto en los remates. A los 33 minutos, un centro largo de Jara no acertó a despejarlo Herrero, y Ferrer Diaz, de potente cabezazo, batía de nuevo a Elting. Con el 0-2 en contra, el Murcia se rompió como equipo, en tanto que el Valencia pasó a dominar totalmente la situación. Relevó a Jesús Martinez, que cojeaba, por Barrachina que actuaría con igual eficacia que el jugador sustituido, en el resto del choque. Volvió a mover el marcador el Valencia en el primer minuto del segundo tiempo, en jugada de Keita, por la derecha, en la que Jara se encontraba en fuera de juego, no señalado por el linier de esa banda, y el disparo del jugador de color murió en el fondo de la red murcianista. El público increpó fuertemente al auxiliar de Canera y el árbitro optó por cambiar a sus jueces de línea, permutándoles en sus bandas respectivas. El Murcia no reaccionó, y el Valencia, a los 11 minutos de esta fase, en tiro lejano de Planelles, obtenia el cuarto tanto. Todo fallaba en el equipo local, tanto la retaguardia, que hacía unos marcajes pésimos de los delanteros valencianos, como el centro del campo, sin hilación y sin juego, y, por supuesto, totalmente nulo en el ataque, en el que Ortega y Juan Antonio eran dos auténticas calamidades. Marcó el Valencia su quinto gol, a los 20 minutos de esta fase, en otra jugada de Jara por su ala que culminó con centro sobre Claramunt, quien aprovechó la salida en falso de Elting, para marcar a meta libre.

Este gol provocó protestas de los aficionados, tanto contra el equipo como contra la Directiva a la que obsequió con la tradicional pañolada. El Murcia, en fin, pudo hayar su precario honor a 3 minutos del final, en un centro alto de Murciano, que Ortega cabeceó a la red, sin que Balaguer pudiera hacer nada para atajar el único remate verdaderamente peligroso que le había llegado en toda la tarde.

Mal, pésimo, horrendo partido del Murcia, el peor de ésta y de muchas temporadas atrás. Desconcertado, hundido, batido el equipo de Puskas ante los dos goles rápidos de su enemigo, y ante su propia incapacidad para la reacción mínima necesaria que, le hubiese permitido plantarle cara al crecido rival que hoy tuvo enfrente. Sólo la voluntad de Murciano y las iniciativas siempre mal apoyadas de Garcia Soriano, se salvan del desastre general. El Murcia, con los 7 negativos que arrastra, se convierte en el más firme candidato al descenso de categoría.

El Valencia, por su parte, ha ganado sin esforzarse demasiado ante las enormes facilidades de todo tipo que ha recibido. Ha estado bien la cobertura, con Sol en primer término, y espléndido Jara, seguido de Keita, los dos sin marcajes eficaces por parte de los contrarios. En conjunto, el Valencia ofreció buen rendimiento, pero sin rival enfrente. El arbitraje del aragonés Canera fue bueno en términos generales, sin influir en el resultado.