Ficha de partido: 24.03.2002: Valencia CF 2 - 1 CA Osasuna

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 1
CA Osasuna
CA Osasuna

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Carlos MarchenaMauricio Pellegrino
11'
Cruchaga
28'
Josetxo
29'
Miguel Ángel Angulo
32'
OlarraSabino
32'
Gancedo
34'
Rubén Baraja
38'
Descanso
45'
AloisiIván Rosado
58'
Lekumberri
58'
Pablo AimarDavid Albelda
62'
Juan SánchezCurro Torres
70'
Juan Sánchez
77'
FernandoLekumberri
79'
Aloisi
84'
Fernando
85'
Rubén Baraja
93'
Final del partido
94'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: CA Osasuna

Records vs CA Osasuna

Máximo goleador: Jonas Gonçalves (7 goles)
Goleador rival: Echeverría (7 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (04.05.2013)
Mayor derrota: 2 - 5 (14.01.1962)
Más repetido: 1-0 (11 veces)

Crónica

Un gol de Baraja en el último suspiro del partido, cuando muchos espectadores ya habían abandonado las gradas de Mestalla, sirve para mantener vivo al Valencia en su puja con el Real Madrid y Deportivo por el título.

Un gol que vale algo más que los tres puntos en juego, por cuanto se protagonizó un partido repleto de confusión y de desordenado dominio. A ello contribuyó de forma decisiva el planteamiento del técnico Rafa Benítez. En esta ocasión, y ante la sorpresa general, situó como jugadores ofensivos a Mista y Angulo y dejó en el banquillo a sus tres delanteros más específicos, Carew, Salva y Sánchez. No conforme con ello también decidió darle un descanso a Plablo Aimar, el único futbolista del Valencia que es capaz de desestabilizar y de crear juego en función de sus ideas. El único que mueve el balón con sentido, ya bien en horizontal como en vertical.

El atrevimiento del técnico estuvo a un paso de proporcionar un gran disgusto y menos mal que al final el destino quiso que en esta ocasión se consiguiera el triunfo, que por otra parte fue justo y muy merecido. Se sufrió en exceso en función de los propios errores, es decir, del planteamiento. Otra de las deficiencias apuntadas por el técnido, en esta ocasión, fue el no reaccionar cuando en el minuto 27 el Osasuna se quedó con un hombre menos por la expulsión de Josetxo. La norma quizá no escrita indicaba que cuando se produce una situación así, se juega en casa y el rival se encierra en el área, entonces llega el momento de retirar a un hombre del centro del campo, preferentemente Albelda, y situar a Aimar, pero tardó más de media hora en hacerlo ante la desesperación y constante presión de los espectadores, que desde las gradas buscaban una y otra vez con sus protestas que Rafa Benítez reaccionase e introdujese la modificación adecuada al esquema diseñado y diese un vuelco al partido.

La victoria fue vibrante y los últimos minutos estuvieron marcados por la intensidad, pues del mismo modo que ganó el Valencia, Marchena, momentos antes, fue quien salvó a su equipo de una posible derrota, ya que sacó un balón en la misma línea de gol. Todas las sensaciones se vivieron en apenas sesenta segundos, desde la desesperación a la alegría, pero no hay duda de que el Valencia y su entrenador tendrán que reflexionar.

Un equipo que de por sí ya tiene carencias para fabricar fútbol y marcar goles, no puede permitirse el lujo de dejar a los hombres que más apuntan en estas características en el banquillo, especialmente Pablo Aimar, que en no pocas ocasiones ha demostrado que en una jugada puede provocar un falta o dar un pase que puede significar una victoria, tan necesaria en las últimas jornadas del campeonato, donde el Valencia se está jugando el conseguir un título que se le resiste desde hace 32 años. El primer tiempo quedó marcado por dos hechos: la señalización de un penalti de Josetxo sobre el valencianista Mista, que Rubén Baraja desperdició, y la falta de reacción, ya apuntada, del entrenador Rafa Benítez para introducir con rapidez un cambio en el equipo, que no era otro que retirar un mediocentro o un defensa, dado que desde el minuto 27 se jugó con un hombre más.

En lugar de proceder de este modo, mantuvo su inicial esquema, que ya de por sí no había producido ninguna satisfacción, pues dejarse en el banquillo a Aimar y a los tres delanteros que pueden marcar algún gol, como son los casos de Carew, Salva y Sánchez, ya fue una medida excesivamente arriesgada. Cuando se juega contra el reloj, las precipitaciones se pueden acumular y se transforman en imprecisiones, se pierden balones, no se acierta a escoger la opción más válidad y, en definitiva, se transmite a la grada una inseguridad y el pública reacciona con protestas. Esto fue lo que sucedió en el transcurso de los primeros 45 minutos, donde se observó muy poco fútbol.

Cuando las cosas no salen de cara, los problemas se acumulan y así fue como en el minuto 9 Pellegrino sufrió una lesión en su hombro izquierdo tras una entrada fortuita con Sabino. No pudo continuar en el campo y la defensa que hasta el momento venía siendo una de las claves, quedó desmantelada, dado que sólo se sostiene Curro, dado que están fuera Ayala y Carboni. El segundo tiempo fue muy intenso. La entrada de Juan Sánchez y Aimar confirió mucha más profundidad al juego valencianista. Retiró a Curro Torres y a Albelda para situar en el lateral derecho a Angulo, mientras que Aimar se colocó entre líneas para buscar sorprender a la defensa del Osasuna.

El equipo ganó en frescura. Todavía no se entiende por qué el técnico se resiste a darle la plena confianza al argentino. Las jugadas por las bandas se sucedían y las opciones de gol llegaban con mayor fluidez. Pese a todo, el conjunto pamplonica salía en rápidos contragolpes con muchísima peligrosidad. En uno de ellos el australiano Aloisi consiguió el tanto del empate y ya en los momentos finales Gancedo pudo sentenciar al Valencia con un remate en la misma línea de gol que salvó Marchena. En la siguiente jugada, casi sin solución de continuidad y con el corazón encogido, el Valencia obtendría el tanto que le daría los tres puntos y así se puede mantener en lo más alto de la tabla de clasificación junto al Real Madrid, que ayer también consiguió la victoria. Baraja, que en el primer tiempo había fallado un penalti, fue el jugador que le dio los tres necesarios puntos a su equipo.