Ficha de partido: 04.09.1971: Valencia CF 1 - 1 RCD Espanyol

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 1
RCD Espanyol
RCD Espanyol

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
PepínLamata
35'
Descanso
45'
Enrique Claramunt IISergio Lloret
50'
José Vicente FormentJose Antonio 'Lico'
50'
Aníbal Pérez
65'
Amiano
69'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Martínez (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Contra todo pronóstico, en la jornada de apertura liguera en la que la lógica no ha brillado precisamente por su presencia, El Español, jugando un asombroso y completo partido, utilizando perfectamente el juego de sus peones en el medio campo, ganándole la partida y comiéndole la moral al Valencia, ha obtenido un empate frente al campeón de Liga en el Luis Casanova, que debió ser victoria de no mediar un fallo garrafal del árbitro del partido, el castellano Martínez Benegas, al dar por válido un gol a Aníbal que lanzó directa una falta indirecta. El empate del Español, merecido, como lo reconocieron los setenta y tantos mil espectadores valencianos que llenaron a rebosar el antiguo campo de Mestalla, abre un camino a la esperanza a este nuevo Español de Santamaría, que esta noche demostró frente al campeón de Liga facultades físicas e inteligencia a raudales.

Los primeros 45 minutos de este choque que enfrentó a dos viejos amigos y compañeros en las tardes triunfales del Madrid, como son Di Stéfano y Santamaría, fueron de neto color españolista. Lo mejor de este período inicial lo hizo el Español, que se cerró bien, jugó en el medio campo con inteligencia, disputó los balones con mayor hombría y rapidez e incluso llegó a puerta —lo cual es extraño tratándose del Español— con facilidad.

La verdad es que el once de Santamaría, sin amilanarse por el lleno del Luis Casanova y por la euforia de los valencianos, que recibieron triunfalmente a sus campeones de Liga, pese a su desigual actuación en los torneos estivales, sopesando las acciones ofensivas de uno y otro bando, perdía en el descanso una oportunidad a cero igualando a los 26 minutos de esta primera mitad, cuando Amiano remató sesgado, por bajo, pasando el balón rozando junto al poste de Abelardo, cuando esteba a tres metros escasos. Sin embargo el balón salió fuera y los dos equipos se fueron al descanso dejando flotar en el ambiente la impresión de que el Valencia, hasta entonces más potente físicamente, (luego en la segunda parte ocurriría lo contrario), y aupado por su parroquia, iba a terminar rompiendo el mejor fútbol y más estilista de los hombres de Santamaría, que en esta primera parte que nos ocupa dejaron entrever que, en efecto, el Español puede realizar una campaña mejor que la del pasado año, aunque todavía siga faltando en la vanguardia un hombre con el gatillo suelto que bien pudiera ser Martínez, acompañando la brega incansable y tenaz del ariete Amiano.

Por parte del Valencia, lo mejor del período inicial fueron dos o tres recortes de Adorno, un jugador sensacional con el número 9 en la espalda, pero que en realidad se movió en un extraño mediocampo sin ser centrocampista. Luego, en la segunda parte, el argentino bajaría considerablemente enteros en su juego, y al final nos dio la peligrosa impresión de que se había desfondado completamente.

A los 20 minutos de la segunda parte una falta contra el portal de Bertomeu, a unos 8 metros del área de castigo españolista, la lanza directamente Aníbal, consiguiendo el 1 a 0. El portero españolista, que se lanzó persiguiendo el esférico, no llegó a tocarlo y al protestar el tanto al árbitro le mostró la primera tarjeta blanca. A los 23 minutos José María saca una falta bombeada, toca Amas centrando sobre el punto de penalty y Amiano, de cabeza remata imparablemente el empate.

Este año al Valencia parece que se le ha acabado la suerte que tuvo a raudales la pasada Liga. Di Stefano, confiando en su hado favorable, efectuó el cambio de Lico y Sergio, dos alfiles, por Claramunt II y Forment, buscando el KO del Español; se trataba de sustituir fútbol técnico por fuerza y ahí puede que radicara el error táctico de Alfredo Di Stéfano, porque el Valencia, a partir de entonces, se vulgarizó hasta extremos increíbles y tras el empate de Amiano se desfondó físicamente sin encontrar la fórmula mágica para abrir la cobertura españolista, cerrada a cal y canto por la casi perfecta actuación de Bertomeu, Osorio, Ciaría, Granero y Carboneli.

A nuestro entender, el Valencia, que ya había dado muestras de descohesión en la pretemporada durante los partidos del Carranza, Costa del Sol y frente al Luxemburgo en Copa de Europa, saltó al terreno da juego creyendo que su título de campeón de Liga iba a ser una especie de talismán mágico para derrotar al Español, olvidando que fue precisamente este equipo el que le venció en el último partido de la pasada Liga por una mera cuestión de pundonor. La conclusión de asta noche es que el Valencia va a tener muy difícil la revalidación de su cetro nacional; sin embargo, igual empezaron la pasada temporada y al final hubo alirón merecido en el Luis Casanova.