Ficha de partido: 04.01.1970: Sevilla FC 4 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Sevilla FC
Sevilla FC
4 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Ramón Fuertes
13'
José Nebot
20'
Blanquito
30'
BergaraLebrón
45'
Descanso
45'
Juan Cruz SolWaldo Machado
45'
Fernando Barrachina
64'
RoblesBlanquito
66'
Bergara
68'
Fernando AnsolaJosé Nebot
77'
Acosta
85'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sánchez Pizjuán
Aforo: 45.500 espectadores
Ubicación: Sevilla / España 
Inauguración: 07/09/1958

Rival: Sevilla FC

Records vs Sevilla FC

Máximo goleador: Mundo Suárez (28 goles)
Goleador rival: Campanal (20 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (17.10.1943)
Mayor derrota: 3 - 10 (13.10.1940)
Más repetido: 2-0 (26 veces)

Crónica

El Valencia perdió un partido que tuvo ganado gracias a dos goles marcados por Fuertes, a los 13 minutos, y por Nebot, a los 20. Pero este 0-2 engañó a los valencianos. Creyendo incapacitado al Sevilla para superar la diferencia al juego preciso y bien medido que ellos prodigaban sobre el pesado barrizal del estadio Sánchez Pizjuán, menospreciaron al enemigo y trajo como consecuencia que a la media hora el Sevilla marcase un gol a la salida de un córner lanzado por Lora, que Blanquito cobeceó hacia abajo rebotando el balón en el larguero hasta alcanzar el fondo del portal sin que Pesudo, Antón y Barrachina, colocados bajo la madera se explicasen cómo pudo penetrar el cuero sin controlarlo.

Después en la segunda parte, sustituido por Bergara el reaparecido Lebrón tras el accidente automovilístico sufrido, la delantera local alcanzó mayor vivacidad y los muchachos de Merkel pusieron corazón en el juego y los valencianos, aún con escasa ventaja, continuaron desvalorizando al Sevilla, el caso fue que el empuje y entusiasmo de los locales tuvo su premio en un disparo de Redondo que rebotó en Barrachina alcanzando las mallas levantinas y suponiendo el empate.

La igualada, al tiempo que entusiasmaba a los hispalenses, desmoralizaba a los visitantes, en especial a Pesudo, directo colaborador, con sus pifias, de los goles andaluces, y otro cabezazo de Bergara a los sesenta y ocho minutos, no pudo neutralizarlo el meta valenciano, no obstante atrapar el cuero. Y, por último, ya con el Sevilla recrecido y el Valencia encogido, a pesar de algunos contraataques visitantes con evidente peligro, a los ochenta y cinco minutos, en otro saque de esquina de Lora, Acosta lo peinó hacia atrás, batiendo por cuarta vez a Pesudo, sin que el meta se enterara de nada.

Mientras Paquito, amo de la zona ancha, orientó y llevó el juego formidablemente, dominó el Valencia, y los muchachos de Buqué bordaron el fútbol manteniendo neta superioridad frente a un Sevilla deslabazado y sin control, que naufragó y estuvo pegado sobre el barro, pero er el instante en que los valencianos le perdieron el respeto a los de Merkel éstos fueron respirando mejor hasta censeguir imponerse aprovechando la sorpresa y desconcierto que remaban la zaga levantina, en la que tan sólo Antón, multiplicándose muchas veces como extremo izquerda, consiguió mantener el tipo.