Ficha de partido: 29.12.1968: Valencia CF 0 - 0 FC Barcelona

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

La tradición se cumplió, y una vez más, el Barcelona ha desfilado por Mestafla sin conocer la derrota. Como en otras tantas visitas en el curso de los últimos años, ésta también fue esperada con enorme interés. Y para que todo fuese también tradicional, de nuevo, sobre el terreno de juego hubo un equipo del Barcelona, sólido, seguro y potente en su cobertura y muy mediocre en el ataque, manteniendo su fama de cuadro casi inaccesible para las delanteras contrarias, pero con muy poca inspiración para inquietar el marco adversario. Porque, en realidad, el Barcelona que esta vez pasó por Mestalla fue, en líneas generales, el equipo de juego muy similar al de otras tantas tardes a lo largo de esta misma temporada. Un conjunto con enormes posibilidades de salir imbatido y casi en la misma proporción, a la inversa, de salir vencedor.

Si a ello le unimos, además, que el Valencia, pese a jugar en su campo, se mantuvo siempre en la misma línea que el Barcelona, o sea, reforzando al máximo la defensa y dejando la oportunidad del gol a sólo tres delanteros en punta, con el ya casi acabado Waldo, el torpón Ansola y él inexperto Blayet, habremos trazado la característica más acusada de este partido y cuán pocas (contadas con los dedos de la mano) fueron las oportunidades que tuvieron para entusiasmarse los miles de aficionadosque se apiñaron en los graderíos.

Dos únicas oportunidades de gol hubo a lo largo y ancho del partido, una en cada tiempo y una, asimismo, en cada marco. La primera, a los once minutos de iniciado el juego fue neutralizada por el paradón de antología de Sadurni, desviando el tiro, al ángulo de Claramunt, por encima del poste. La segunda, malograda por Zaldúa (ya muy avanzado el segundo periodo), al rematar alocadamente y fuera un balón que había rechazado en corto Pesudo a tiro anterior del propio Zaldúa.

Mencionadas estas dos ocasiones, salvada una por Sadurní, y malograda la otra por Zaldúa, muy poco queda ya por decir de lo que fue el partido en si, y desde luego, muy poco también en su peso especifico para que pueda hablarse de injusticia en el resultado, y menos aún de méritos de uno y otro equipo para hacerse con los dos puntos en litigio.

Viendo al Valencia frente al Barcelona, se comprende portestamente la mediocre clasificación que ocupa en la actuatlidad, cuando el telón de la primera vuelta acaba de caer. El equipo blanco es un cuadro desdibujado, sin inspiración, que en nada recuerda aquel otro que en un tiempo no muy lejano, se mantenía en el plano de los primates del fútbol nacional. Han desaparecido en el cuadro mestallero aquellas figuras que por sí solas podían decidir un partido en el momento más inesperado, y no aparece tampoco aquella dureza (en ocasiones censurable), que hacían de su cuadro un adversario temible en todos los terrenos de juego.