Ficha de partido: 08.11.1964: Real Oviedo 0 - 1 Valencia CF

Ficha de partido

Real Oviedo
Real Oviedo
0 - 1
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Héctor Núñez
3'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Carlos Tartiere
Aforo: 16.500 espectadores
Ubicación: Oviedo / España 
Inauguración: 24/04/1932

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Un lleno más en el estadio Carlos Tartiere, y otra tarde espléndida de sol, aunque no de fútbol. El Oviedo ha perdido hoy en su terreno el primer partido de esta competición, y por los síntomas, han de ser más los que pierda, por lo que los aficionados astarianos comienzan ya a hacerse cruces.

Ante un Valencia que a los tres minutos del comienzo marcaba el que había de ser el único gol del encuentro, el Oviedo no supo reaccionar con otra cosa que un coraje desmedido, eso si, poro una falta total de inteligencia y de habilidad para remontar la diferencia levantina.

Como decimos, al minuto tres de iniciado el juego, marcaba el Valencia su tanto. Fue a consecuencia de un falta de Datzira, casi en la línea del área de penalty, que lanzó Waldo, y remató Héctor Núñez por entre la barrera de defensores asturianos, tropezando la pelota en uno de éstos y descolocando a Madriles, que naca pudo hacer por impedir el gol. A partir de este momento, el Oviedo dominó, a veces con agobio, más por la labor de su línea de volantes, reforzada por los interiores, que por la de su delantera, que precisamente por esta carencia de interiores, estuvo falta, en absoluto, de eficacia.

De todos modos hubo ocasiones claras de empatar, lamentablemente perdidas por los fallos de Arsenio, de Girón y de José María. Y en una de estas ocasiones, un remate magnífico de cabeza de Iguarán fue librado, bajo los postes, por Arnal, el defensa darecha valencianista, cuando ya Zamora estaba totalmente batido.

La segunda tanda, de características parecidas, acusó ya un menor empuje de los ovetenses, cansados del esfuerzo realizado en la tanda anterior, De todos modos, ya en las postrimerías del encuentro, Zamora acreditó su excelente calidad en dos paradas asombrosas, a tiros de Jósé María y de Ribón, el de éste a cinco metros de distancia y al poste contrario, en el que se hallaba el guardameta levantino.

El Valencia ha jugado a su aire. Marcó un gol, apenas iniciado el partido, y supo defenderlo después, sin emplearse nunca a fondo, a nuestro modo de entender las cosas. Firme su cuarteto defensivo, apagados sus volantes, estrechamente marcados por los locales, y en la delantera, la habilidad de Waldo y Héctor Núñez, ya que los tres hombres restantes también sufrieron la vigilancia estrechísima de los defensas locales. Del Oviedo, la labor excelente de su defensa derecho, Juan Manuel; la batallona brega de Ribón y Manolet, en los me dios, y el fracaso rotundo de una delantera que en nueve partidos de Liga lleva marcados cinco goles.