Ficha de partido: 07.02.1965: Real Madrid 3 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

Real Madrid
Real Madrid
3 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Gento
23'
Amancio
39'
Descanso
45'
Puskas
63'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Santiago Bernabéu
Aforo: 85.454 espectadores
Ubicación: Madrid / España 
Inauguración: 14/12/1947

Rival: Real Madrid

Records vs Real Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (13 goles)
Goleador rival: Raúl (17 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (09.06.1999)
Mayor derrota: 0 - 6 (25.12.1932)
Más repetido: 1-2 (26 veces)

Crónica

Tarde soleada y lleno en Chamartín. ¿Quién ha dicho que el fútbol está en crisis?, se preguntaban los optimistas. El Madrid salió de blanco, como siempre, y el Valencia tuvo que salir de colorado. Antes (¿se acuerdan ustedes?) se le daba la preferencia al visitante. La gente pitó al arbitro, sobre todo cuando anuló el cuarto gol al Madrid. El público consideró que Zamora, al rechazar el balón, había deshecho el posible fuera de juego de Grosso. En líneas generales, el señor Pintado no estuvo mal. En el palco de la presidencia, junto a don Raimundo Saporta estuvo S.A.R. el príncipe don Juan Carlos de Borbón.

El Madrid, a causa de lesiones y a cauas de Miguel Muñoz quiso hacer algunas pruebas, saco a Sanchiz en la defensa, a Félix Ruiz en la media y volvió a Puskas al ataque, con Amancio nuevamente de extremo. El equipo funcionó bien y el preparador puede estar satisfecho. El primer tiempo de este «otro» Madrid fue excelente, y acabó con un claro dos a cero que pudieron ser más. El ordenador de la línea fue Puskas, que se sacó la espina de que no lo «saquen» y dio goles hechos a sus compañeros de línea, que unos aprovecharon y, otros no. Entre los no aprovechados hay que señalar uno, clarísimo, perdido por Grosso a minuto y medio de comenzar el partido. Grosso, seguramente cansado, va a menos. Habrá que cuidar a este buen jugador y debe ser uno de los que Miguel Muñoz sustituirá en futuros partidas. Sanchiz estuvo, para mi gusto, mejor que Félix Ruiz en su puesto de medio y Amancio en el extremo, aunque yo diga que es interior, infinitamente mejor que el sustituido Serena, que por lo general resulta siempre el más flojo del ataque madrileño.

Contra este Madrid salió el Valencia a jugar sin «cerrojo». Se plantó en el campo con un cuatro-dos discreto que no le sirvió para nada, según quedaba demostrado al final del partido: tres goles en su puerta y ninguno en la contraria. Los goles en su puerta pudieron ser más, pero Zamora estuvo bien y el señor Pintado, como ya dije, anuló uno de Pirri. Cuando Zamora despejó y se cayó, Grosso quedó detrás de él mientras Pirri disparaba. ¿Influía o no influía Grosso en la jugada? Siempre la duda, como en Hamlet. De lo que no hay duda es de que si el Valencia no marcó ningún gol la culpa la tuvo su delantera. Sobre todo el fallo de Waldo, a cinco metros de puerta, es de los que hay que considerar como imperdonables. Como Ribelles fue el encargado de andar retrasado, hay que cargar este defecto de falta de tiro a sus compañeros. Así fue, en efecto. Núñez y Suco estuvieron mes bien apáticos y sólo Guillot hizo algunas cosas notables.

Los tres goles del Madrid lleagaron así. Puskas, en el minuto 27, pasó a Grosso y éste a Gento que fue el encargado de abrir el marcador del Madrid, con un gran disparo de izquierda por bajo. En el minuto 38, Puskas, nuevamente el viejo Puskas, pasó a Amancio y el extremo (cada gol de un extremo) disparó yéndose por el centro y en difícil postura. La salida, la media salida de Zamora, no sirvió para nada y el segundo tanto subió al marcador. En el minuto 17 de la segunda parte, fue el mismo Puskas, esta vez sin servir a nadie, el que marcó el tercer tanto madrileño. Como el cuarto, invalidado, ya lo conté, aquí puede decirse que terminó el partido con mo y otro equipo más bien conformados que otra cosa.