Ficha de partido: 23.06.1962: Valencia CF 2 - 2 Sevilla FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
2 - 2
Sevilla FC
Sevilla FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Vicente Piquer
18'
Antoniet
39'
Descanso
45'
Enrique Ribelles
45'
José Paredes
66'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sevilla FC

Records vs Sevilla FC

Máximo goleador: Mundo Suárez (28 goles)
Goleador rival: Campanal (20 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (17.10.1943)
Mayor derrota: 3 - 10 (13.10.1940)
Más repetido: 2-0 (26 veces)

Crónica

El Valencia y el Sevilla han empatado a dos tantos en un partido de más emoción que calidad. El Sevilla planteó un marcaje férreo sobre los delanteros valencianistas, a los que materialmente no dejó moverse, practicando el cerrojo, con Campanal de defensa ambulante. Tuvo sólo dos delanteros: Mateos y Areta, y otros dos en repliegue: Antoniet y Agüero.

En los primeros minutos de juego el Sevilla dominó y creó varios peligros para el marco de Goyo, especialmente en un tiro de Mateos, que el guardameta despejó a córner. Después dominó el Valencia, y un pase adelantado a Paredes estuvo a punto de convertirse en gol. El encuentro siguió emocionante, y a partir de los cinco minutos dominó con alguna insistencia el Valencia, pero sin abrir la férrea defensiva del Sevilla. Por el contrario, los sevillanos, practicando el contraataque, se mostraron mucho más peligrosos.

A los dieciocho minutos, Antoniet sacó un córner muy cerrado. Se hicieron un lío Piquer y Goyo y no acertaron a despejar, entrando la pelota directamente a la red, subiendo así al marcador el primer gol para el Sevilla. A los treinta y nueve minutos, Agüero tiró otro córner contra el Valencia y Antoniet, situado cerca del marco, remató de cuchara el segundo gol sevillista.

Los valencianos reaccionaron fuertemente y en el último minuto de la primera parte, el arbitro señaló un penalty contra el Sevilla, en una jugada que aparentemente no ofrecía ni peligro ni gravedad para merecer el máximo castigo. Protestaron reiteradamente los jugadores del Sevilla, pero el juez mantuvo su decisión, y en medio de un conato de incidentes Ribelles tiró el penalty, y marcó el primer gol para el Valencia. Se llegó al descanso con el resultado de 2-1 favorable al Sevilla.

En la segunda mitad, los nervios convirtieron el partido en el clásico antifútbol. El Sevilla trató de perder tiempo, cometió muchas faltas e incurrió constantemente en fuera de juego, y tan sólo mantuvo la solidez de su defensa. El Valencia atacó desordenadamente y dominó continuamente, persiste el Sevilla con su táctica del contraataquea y a los quince minutos estuvo a punto, de marcar Areta. A los veinte minutos, el Valencia consigue el tanto del empate en un acoso masivo del equipo, que terminó con tiro de Recamán, rechace de la defensa y remate de Paredes, que logra el gol. Con este resultado en el marcador, la emoción es extraordinaria. A los treinta minutos vuelve a marcar el Sevilla, pero el árbitro anula el tanto por fuera de juego, decisión que es protestada por los jugadores visitantes.

En los seis últimos minutos el Valencia hace grandes esfuerzos por marcar, pero no lo consigue. Sin embargo, el Sevilla está a punto de lograrlo en él último minato, en una escapada realizada por Mateos y Areta, con remate de éste que roza el pie de Quincocés y sale desviado. El resultado de empate a dos refleja el equilibrio que ha habido en el campo. En el primer tiempo el Sevilla mandó y jugó mejor que el Valencia, y mereció un resultado favorable, registrado al finalizar los 45 primeros minutos. En la segunda mitad dejó de jugar y trató sólo de conservar la ventaja, lo que, precisamente, le hizo perderla. El fútbol practicado no ha sido bueno.

El Valencia ha jugado mal, sin duda por el marcaje férreo de los defensores sevillistas. No hubo destacados, ya que tanto en conjunto como individualmente ha estado bajo el mandó sevillista. Tan sólo puede resaltarse su decisión y la enorme voluntad de todos sus elementos. Quizá, merezcan citarse Ribelles y Coll, por haber sido los más acertados. En el Sevilla, magnífico el portero, insuperable la defensa en bloque, y, en la delantera Mateos y Areta crearon numerosos peligros, siendo Antoniet, con una actuación buena, el autor de los dos tantos.