Ficha de partido: 06.11.1960: Real Oviedo 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Oviedo
Real Oviedo
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Héctor Núñez
42'
Descanso
45'
Héctor Núñez
52'
Alarcón
72'
Ansola
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Carlos Tartiere
Aforo: 16.500 espectadores
Ubicación: Oviedo / España 
Inauguración: 24/04/1932

Rival: Real Oviedo

Records vs Real Oviedo

Máximo goleador: Waldo Machado (14 goles)
Goleador rival: Lángara (12 goles)
Mayor victoria: 7 - 0 (25.10.1942)
Mayor derrota: 0 - 7 (22.02.1934)
Más repetido: 1-1 (10 veces)

Crónica

Con una entrada magnífica y tarde de sol, se ha celebrado en el estadio Carlos Tartiere, el encuentro de Primera División de Liga entre los equipos del Real Oviedo y Valencia, a las órdenes del colegiado gallego, señor Castiñeira. Escogió campo el Valencia, e hizo el saque de centro el Oviedo jugando a favor del sol.

Toda la primera parte, salvo los momentos iniciales en los que el Oviedo niveló la iniciativa, fue de superioridad valencanista, acusada por la rapidez de las incursiones de los delanteros levantinos sobre el marco defendido por Caldenteny. Tres goles fueron anulados en estos primeros cuarenta y cinco minutos: dos de ellos, al Oviedo, ambos de Artabe, uno por haber sido precedido de manos del mencionado jugador, y otro, porque para conseguirlo, empujó al portero valenciano. Un gol que se anuló a los levantinos, lo había conseguido Héctor Núñez, pero el árbitro después de señalar el centro del terreno, ante ciertas manifestaciones, consultó con un juez de línea, quien manifestó que Paredes había obstaculizado la acción del meta asturiano.

El único tanto válido para el Valencia e este primer tiempo, fue conseguido a los treinta y ocho minutos de iniciado el partido, y fue como consecuencia de una jugada llevada por la banda izquierda por Ficha, quien centró largo y Héctor Núñez desviando la trayectoria del balón, batió al meta local. En los últimos minutos de este tiempo, el Valencia, dueño y señor del campo, llegó a «bailar» a los ovetenses y esto disgustó al público.

El segundo tiempo, tuvo unos comienzos parecidos al primero: arrancadas del Oviedo y una acertada y serena defensa del Valencia tras lo cual pudo apreciarse la iniciativa del equipo levantino. A los dieciocho minutos, en uno de los acosos valencianistas Marigil, incuirió en unas manos clarisimas en el área, y el penalty consiguiente lanzado por Héctor Núñez, batió por segunda vez a Caldenteny. Con dos a cero y cuando el encuentro parecía decidido a favor del Valencia, vino una reacción del Oviedo que a los veintiocho minutos aminoraba distancias al rematar Alarcón de cabeza a las redes, una pelota centrada por Hermes González.

Animado el equipo local por el público, se volcó materialmente sobre los dominios de Pesudo. Cuatro minutos más tarde, una jugada entre Sánchez Lage, Artabe y Ansola, la remataba éste a bocajarro a las mallas valencianas, estableciéndose el empate. La emoción hasta el final, puede suponerse: el Oviedo, desmelenado se lanzó sobre la meta valencianista, ansioso de la victota, pero el meta Peseudo supo salir airoso en su cometida con la ayuda de su defensa, fuertemente reforzada en este final de partido.

También en esta segunda tanda, se anuló un gol del Oviedo, por haber sido precedido de falta. A lo largo del encuentro se han lanzado ocho córners contra el Valencia y cuatro contra el Oviedo. Ya hemos indicado que el partido por parte del Oviedo, ha sido de pobrísima calidad, hasta el punto de que bien puede decirse que el empate conseguido no es en modo alguno reflejo de la clase puesta de manifiesto por unos y otros. Sin embargo, considerando la actuación del equipo asturiano en la tarde de hoy, cabe hacer la distinción de algunos de sus componentes. Así, Caldenteny muy valiente en sus salidas. Toni, autor con Iguarán de la reacción final; y en la delantera, Artabe. Por contra, el Valencia, se ha mostrado un conjunto completo, espléndido de juego y de preparación física; y si no triunfó, fue sin duda porque sus hombres se confiaron demasiado, durmiéndose en sus lauros. Muy bien Pesudo, enérgica y segura la defensa; excelente la labor de Egea; y en la delantera, Paredes, Héctor Núñez y Ficha que jugó cuanto le vino en gana, bien secundado por los componentes del ala derecha.

El arbitraje del señor Castiñeira, puede calificarse de discreto, con la única consideración de equivocado en la apreciación de algunos fuera de juego.