Ficha de partido: 20.11.1960: Real Valladolid 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

Real Valladolid
Real Valladolid
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Joel Martins
8'
Descanso
45'
Zaldúa
59'
Endériz
66'
José Paredes
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Viejo Zorrilla
Aforo: 10.000 espectadores
Ubicación: Valladolid / España 
Inauguración: 03/11/1940 (Demolido en 1984)

Rival: Real Valladolid

Records vs Real Valladolid

Máximo goleador: Fernando Gómez (9 goles)
Goleador rival: Alberto (4 goles)
Mayor victoria: 6 - 0 (22.03.1964)
Mayor derrota: 0 - 4 (30.09.1956)
Más repetido: 1-1 (12 veces)

Crónica

El partido, que terminó con empate a dos, debió acabar con el triunfo del Valladolid, puesto que el punto que se lleva el Valencia, es totalmente inmerecido. Es inmerecido, porque el Valladolid, fue muy superior en los dos tiempos al Valencía pero especialmente en la segunda parte, en reacción formidabl que arrolló materialmente al conjunto levantino. Y fue injudto también el empate, porque contribuyó el árbitro, como factor decisivo, precisamente dos o tres minutos antes de terminar el partido. Había hecho un arbitraje, bien, aceptable y discreto; pero en el minuto cuarenta y tres de la segunda parte, Joel, centraba un balón que había pasado ya de la raya en la banda y que el línier no señaló. El balón llegó a Paredes, el cual cabeceó limpiamente a la puerta, era el gol del empate.

Pero un minuto después, Morollón, fue objeto de un clarisimo penalty, a tres o cuatro metros de la puerta de Pesudo que el árbitro, no quiso señalar. A este gol que hemos señalado de Paredes, a los cuarenta y tres minutos, había precedido en primer término, el del Valencia, a los ocho minutos de iniciarse el partido, marcado por Joel. Después, en la segunda parte, a los catorce, Zaldúa, marcaba por primera vez; y a los 21 minutos del mismo tiempo, Endériz, de magnífico trallazo como remate a un pase de Morollón, ponía el marcador en 2-1.

Ha sido un partido, en conjunto, de mucha incisión, muy disputado y magníficamente jugado por ambas partes, pero con superioridad maniifesta del Valladolid, especialmente en cuanto a coraje y velocidad, y también en el saber llevarse el balón. Pero de todos modos, como ambos jugaron con iguales precauciones tácticas, reforzando la defensa, con el número 4 de cada bando, y la media con el número 8, los contraataques se sucedieron simultáneamente, por lo que el juego se desarrollaba tan pronto en una como en otra portería, aún cuando justo es decir que más sobre la de Pesudo, que sobre la de Estrems. Sin embargo, éste encontró ocasiones de lucirse parando balones de vérdadero peligro.

El juego, muy movido y difícil por el campo embarrado, se endureció, no por la violencia de los jugadores, sino por las propias condiciones del campo, pues conjunto, se jugó correcto. Hubo, sin embargo, que lamentar una desgracia, y es que a los ocho o nueve minutos de juego, inmediatamente del gol del Valencia, Solé tuvo la desgracia de chocar con dos contrarios y su propio portero portero, resultando gravemente lesionado, apreciándose después en los vestuarios, fractura completa de la tibia y peroné en el tercio superior de la pierna derecha. Con esta ínferioridad numérica, el Valladolid, en vez de amilanarse, se encoraginó más y consiguió neutralizar la lucha, e incluso imponerse sobre su rival. Pero las desgracias no suceden solas, y a la adversidad de Solé, como decimos antes, se añadió los errores arbitrales, que dieron al Valencia un empate. De todos modos, el Valencia, aunque no lo mereció, jugó para ello, y puso también mucho coraje y mucho entusiasmo.

Los mejores por parte del Valencia, su portero, Pesudo, Quincoces, Sendra, Joel y Héctor Núñez. En el Valladolid, Estrems, Lesmes II, García Verdugo, Joselín, magnifico toda la tarde, y Morollón. Los demás a un nivel más bajo, pero todos con gran entusiasmo y con mucho coraje.