Ficha de partido: 25.06.1960: Valencia CF 0 - 1 Santos FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
0 - 1
Santos FC
Santos FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
José FichaCayetano Ré
67'
Juan CastroFrancisco Sendra
67'
NeyMengalvio
67'
SormaniPepé
67'
Daniel MañóHéctor Núñez
80'
Dorval
83'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Santos FC

Records vs Santos FC

Goleador rival: Coutinho (1 goles)
Mayor victoria: 2 - 0 (30.08.1983)
Mayor derrota: 0 - 1 (25.06.1960)
Más repetido: 2-0 (1 veces)

Crónica

El Santos brasileño, el popular Pelé CF, como muchos le llaman, ha sumado una victoría más en su actual gira, después de enfrentarse esta noche al Valencia en el encuentro jugado en Mestalla bajo los focos de su iluminación; pero cerca anduvo la cosa de acabar en empate, porque el único tanto se marcó cuando faltaban ocho minutos para que finalizara el encuentro, y si durante ochenta y dos minutos la balanza estuvo en el fiel, bien pudo temerse que no se saliera de ese equilibrio, que fué tal vez su más acusada característica.

Los brasileños han gustado, aunque sin llegar a agotar la capacidad de asombro. El público, recordando su formidable actuación del año pasado, cimentada por la enorme publicidad que tiene este equipo por la fabulosa fama que rodea a algunas de sus figuras, como el negrito Pelé, ese hombre por el que decía hoy mismo el presidente del Santos que el equipo de Helenio Herrera, el Inter de Milán, estaba dispuesto a pagar 30 millones de pesetas; el público, repetimos, ha ido al campo poco menos que a verle meter los goles con máquina de multiplicar, y la verdad es que le ha vista meter uno solo, el que le dió la victoria a su equipo, paro que le costó bastante conseguir. Por eso quizá en el fondo habrá quedado un cierto desencanto en los espectadores, que hicieron que Mestalla registrara una de las mejores entradas del año, con sus aproximadamente treinta y cinco mil asientos. Posiblemente la explicación de que el Santos no haya estado a la altura de lo que de él se espejaba esté en la esencia de su misma campaña.

El Santos ha hecho un fútbol que podemos llamar de tournée intensiva. Sus hombres no pueden ocultar el surmenage, la saturación lógica después de habar disputado diecisiete partidos en treinta y cinco días y haberse recorrido Europa de cabo a rabo. Demasiados partidos, que les imponen la ley del mínimo esfuerzo, haciéndoles mostrarse reservados y prudentes, para realizar tan sólo un fútbol que permita ver como con cuentagotas la extraordinaria clase de su gente, tanto colectiva como individualmente.

Así, por ejemplo, les vimos dibujar sobre el encerado del cesped de forma impecable el esquema del 4-2-4, hecho con una fluidez y un estilo que eso sí que asombró. Girando el sistema en torno a Zito, un fenómeno volante-delantero, y en el interior retrasado que fué primero Mengalvio y después Ney. Hemos visto cosas extraordinarias en Pelé, pero faltas de la necesaria intimidad como para que un aficionado de nuevo cuño no dudara de la fama de que goza. Hagamos el resumen con frase castiza: el Santos ha gustado, pero sin exagerar.

El único gol del partido se marcó en el segundo tiempo, a los treinta y ocho minutos. Fué una jugada suelta, personal e intransferible de Dorval, el extremo derecho y quizá el hombre más flojo de la delantera. Cogió el balón cerca de la raya central, junto a la banda, se metió por el centro del campo, dribló a un par de contrarios y disparó fuerte y cruzado cuando Pesudo no lo esperaba, y después se dedicó a dar saltos de alegría por el gol conseguido. Antes de que ocurriera eso tuvimos una primera parte sin goles, con ligero dominio del Valencia y bastantes remates, aunque torpes y desacertados, siendo Re, Héctor Núñez y Paredes los que mejor se movieron en la delantera de casa, ya que los dos brasileños de acá, Joel y Walter, estuvieron bastante borrosos. Esta vez la cuña de la misma madera no resultó. Cuando acabada esa primera parte hubo una combinación Pelé-Pepe que debió dar idea de lo que ese dúo juega cuando quiere y cuando juega con ganas.

En la segunda parte, brotes de dureza cuando el partido se encrespaba por el nerviosismo que el cero-cero producía. Mejor juego de ataque de los brasileños, con estupendas paradas de Pesudo: un penalty escamoteado por el árbitro al Santos cuando un chut de Coutinho, que Pesudo no pudo retener, intentó rematarlo de nuevo el negro y el portero valenciano y un defensa le agarraron por las piernas, derribándole. La jugada fue descarada, cerca del árbitro, pero éste, sin enterarse. También hubo muchos cambios en esta segunda parte, y el gol que ha quedado descrito.

A Pelé, la vedette de la noche, se le vió poco; en cambio vimos en Pepé un cañonero de primera magnitud, y eso que también actuaba a medio gas. Lo mejor del Santos, quizás fué Zito, aunque tampoco estuvo muy acertado en el disparo, y, desde uego, nos gustó mucho el portero y la defensa en bloque. Por el Valencia, los mejores fueron los que no son del Valencia: Bartolí, estupendo y Re, animador de la delantera, con su movilidad, aunque fallara en el remate. A Paredes le vimos un par de acrobacias muy brillantes, y gustó mucho el trabajo eficacisimo de Pesudo y Mestre, y el no tan brillante, pero muy eficaz también, de Sendra y Castelló.

En fin, un excelente partido, aunque sea paradójico decir que nosotros ibamos a ver a unos delanteros de primera magnitud y nos encontramos con dos partes defensivas estupendas. La actuación del árbitro Segrelles, discreta tan sólo, perjudicando al Santos en aquella jugada descrita del penalty que le bírló.