Ficha de partido: 29.11.1959: Valencia CF 3 - 3 Sevilla FC

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
3 - 3
Sevilla FC
Sevilla FC

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Raúl Aveiro
8'
Pereda
28'
Antoniet
43'
Descanso
45'
José Raúl Aveiro
49'
Szalay
50'
Sócrates Belenguer
54'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: Sevilla FC

Records vs Sevilla FC

Máximo goleador: Mundo Suárez (28 goles)
Goleador rival: Campanal (20 goles)
Mayor victoria: 8 - 0 (17.10.1943)
Mayor derrota: 3 - 10 (13.10.1940)
Más repetido: 2-0 (26 veces)

Crónica

Después del empate en el Metropolitano, con el cual el Valencia borró de la Tabla el negativo que venía arrastrando desde la visita del Español a Mestalla parecía que el equipo iba a seguir por los senderos adecuados, enderezando su marcha hasta situarse en el lugar que le corresponde. No ha sido así, y de nuevo cede un punto en propio terreno, esta vez al Sevilla que, por sus aciertos se hizo pleno acreedor al empate conseguido a duras penas por el Valencia, y que gracias a la magnífica colaboración y ayuda que a la delantera prestó Sócrates, el cual hubo de abandonar la zaga para cuando menos, conseguir la igualada con que finalizó el partido.

Lo sorprendente del caso es que, el Valencia, tuvo un prtmer cuarto de hora de gran inspiración, durante el cual todo el equipo funcionó a la perfección, desenvolviéndose con velocidad, buen entendimiento y estimable previsión en las entregas, para marcar su primer gol a los siete minutos, gracias a un precioso avance, Walter - Tercero - Aveiro, que remató éste cruzando muy bien la pelota a Manolín. Pudo a los pocos minutos el propio Aveiro, marcar el segundo tras de otro brillante avance con remate de éste, rechazado por la defensa sevillana, sobre la misma raya de puerta, pero gracias al acierto de esta, y sobre todo a la gran equivocación de Walter abandonando su puesto más adecuado en la línea media ajustándose al patrón del 4-2-4, implantado por Otto Bumbel, a partir del minuto 20, el juego se torció para los valencianos, pasando el Sevilla a ejercer el mando del partido, gracias al acierto de sus volantes y de Pereda que, colaborando con ellos, se adecuaron del centro del terreno, mientras Campanal cerraba el paso a Aveiro, en función de defensa volante. Así llegó el gol del primer empate, marcado por Pereda a los 27 minutos, como consecuencia de un golpe franco ejecutado desde más de 25 metros, colocando la pelota en un ángulo, sin que Pesudo llegara a enterarse. A partir de aquí, el Sevilla, se creció tanto como el Valencia bajó en juego y moral, yendo a la deriva, hasta el extremo de que los balones salían siempre imprecisos y a los pies de un contrario, tropezando entre sí Se.dra con Walter y con Joel como prueba inequívoca de la desorientación total que existía en su equipo. Cuando faltaban 4 minutos para el descanso, el Sevilla tomaba ventaja con un segundo gol, en un avance bueno por la derecha, en el que Diéguez entregó la pelota a Antoniet, fusilando éste el gol. Los últimos minutos antes del descanso, hubieron unas jugadas entre Walter, Sendra y Aveiro, con entregas, repetidas y hacia atrás de los mismos.

A los tres minutos de la segunda parte, empata Aveiro por segunda vez. Ha sido como consecuencia de un golpe franco sacado por Mestre, y cabeceado muy bien por Aveiro, Pero el Sevilla, presiona, y en un contragolpe magnífico a cinco minutos, se adelantaba de nuevo en el marcador. Fue como consecuencia de un golpe franco que tiró Antoniet, rechazó la defensa, y el mismo Antoniet recogió para pasar la pelota a Szalay quien, de cerca, marcaba el tercer gol. El Valencia se ve anonadado por el buen juego del Sevilla, y Sócrates con Mestre, sobre todo Sócrates, se adelanta en sus posiciones, acudiendo en auxilio de sus delanteros, y es Sócrates quien provoca un avance en el que la pelota va a parar a Domínguez, quien estrella el balón en un lateral, pero del rechace, se producen nuevas jugadas y al final Sócrates, mete muy bien la cabeza y obtiene el tercer gol del Valencia que, había de ser el definitivo.

El juego hasta el final, tiene mucha emoción aunque poca calidad. La calidad si acaso, se ve en las jugadas del Sevilla, cuya línea media actúa con gran acierto, imponiendo su juego Ruiz Sosa al de Sendra y Walter, que no se ven por ningún sitio. Walter sobre todo, incurre en el error de avanzar su posición en busca del gol, sin tener en cuenta que su ineficacia ante la puerta, es total, hasta el extremo de que de tres remates, tan sólo uno fue encuadrado, y éste, lo detuvo con toda facilidad, Manolín. Así se llega al finai del partido, tras de haber rebotado Joel otra pelota en un lateral y haber perdido Antoniet una situación clarísima, por haber resbalado frente a la misma boca del gol.

El Sevilla, ha jugado un partido infinitamente mejor que el Valencia, lo mismo en conjunto que individualmente. Han destacado sobre todo sus volantes, en especial, Ruiz Sosa, que ha confirmado hoy su calificación de internacional. Le han prestado una colaboración magnífica, el interior Pereda y su compañero Achucarro, mientras que Campanal, sin agobios como defensa volante, teniendo ante él una línea de tres defensas. En la delantera, aunque Antoniet salió con el siete en la espalda, en realidad él fue quien actuó casi siempre en posición de delantero centro moviendo a sus compañeros. Antoniet, no sólo fue el autor de un gol, sino también indirectamente, el que proporcionó la ocasión para el tercero. Por parte del Valencia, a excepción de Sócrates, que ha estado muy acertado, jugando con gran entusiasmo, cabe también dispensar, salvar un poco del fracaso a Joel, por la mayor voluntad que puso, aun cuando el acierto fuera poco y en los dos goles de Aveiro y también en alguna intervención de Mestre y Piquer. Los demás, tuvieron un partido muy desdichado destacando Sendra y Walter, con la imprecisión de Tercero y los fallos de Quincoces en la zaga. Dirigió el partido el colegiado aragonés Rey, que estuvo bastante acertado e imparcial.