Ficha de partido: 24.01.1960: Valencia CF 1 - 0 UD Las Palmas

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
1 - 0
UD Las Palmas
UD Las Palmas

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Descanso
45'
Walter Marciano
88'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: UD Las Palmas

Records vs UD Las Palmas

Máximo goleador: Manuel Badenes (7 goles)
Goleador rival: Macario (8 goles)
Mayor victoria: 5 - 1 (25.01.1959)
Mayor derrota: 0 - 3 (28.02.1982)
Más repetido: 1-2 (7 veces)

Crónica

Cuando ya se daba como definitivo el empate a cero que señalaba el marcador a lo largo de los 88 minutos de juego, a poco más de 60 segundos del final, el Valencia obtuvo el gol de la victoria, único de la tarde, en una jugada cuyo mérito, en verdad, correspondió al bravo Egea, quien adelantó la pelota, y sin entretenerla un segundo, la puso al alcance de Walter para que éste la cabeceara muy bien, a la desesperada, batiendo al portero isleño Pepín, que tan formidable defensa de su marco había efectuado. No obstante el resultado, el público, que había recibido de uñas al equipo por su última derrota frente al Betis, le despidió con aplausos y pitos, completamente defraudado por la marcha y el resultado del partido.

A decir verdad, no se ha jugado mal, y aparte la lógica emoción de un encuentro, resuelto muy a última hora y por un solo tanto, se desarrolló un juego bastante vistoso por ambos lados, dominando con gran intensidad el Valencia, que forzó un total de quince saques de esquina por solo dos de los canarios. Pero la formidable actuación de su zaga y de Pepín, aparte la ineficacia de los delanteros mestallistas, fue causa de este mínimo resultado, gracias al cual, el Valencia sumó el segundo punto en litigio, cuando ya iba de camino hacia las islas.

Victoria justa, pese a los méritos indudables contraídaos por las líneas de cobertura del Las Palmas y las posibilidades creadas por su delantera, en sus réplicas tan peligrosas, por la habilidad de Larraz y por pillar adelantados a los defensores valencianos.

En el primer tiempo, que terminó con empate a cero, el Valencia dominó con bastante intensidad, jugando Egea, restrasado de secante, de Larraz y Walter, en posición de delantero en punta. Juego suelto por ambos lados y gran defensa de la zaga isleña, con paradas estupendas de Pepín. Pero en el Las Palmas, Gámiz, que apoyaba magníficamente a su delantera, la empujó, provocando en algunas ocasiones avances muy peligrosos para la puerta de Pesudo, que pasó por pocos, pero muy difíciles y apurados momentos. Hubo una permutación parcial de Mañó y Joel, que cambiaron de banda por ver si mejoraba su rendimiento, pero este último se mantuvo tan desacertado en el lado derecho, como en el izquierdo. Y así se llegó al descanso.

En la segunda parte, cambiaron un poco las posiciones en el Valencia, puesto que fue Roberto el que se colocó en punta, retrasándose Walter en ayuda de los volantes, pero los avances del Valencia pecaban de exceso de pases, con entregas retrasadas, con lo que el público, impaciente, manifestó nuevamente su disgusto. Hubieron dos intentos buenos de Walter que no terminaron en gol por muy poco, y otros avances aislados del Las Palmas en los cuales incurrió en fuera de juego, y en uno de ellos, por escasísima diferencia, no terminando en gol por verdadera casualidad.

Por fin, cuando ya se daba el partido por empatado, faltando como hemos dicho, poco más de 60 segundos para el final, se produjo el único gol del Valencia, que sirvió de gran alivio para la tensión del público, que estaba a punto de estallar, y que todavía se manifestó al abandonar el terreno de juego los jugadores valencianos, con palmas de tangos y otras manifestaciones de desagrado.

En el Valencia se ha visto una mejoría con relación al último partido, gracias a las innovaciones introducidas en el equipo. La inclusión de Egea en la línea media, le ha dado indudablemente más nervio y empuje, así como el situar a Roberto y a Tercero como interiores. Éstos le prestaron una mayor movilidad al ataque y gracias a que la zaga y Pepín, tuvieron una actuación descomunal, el partido no terminó con una mayor ventaja por parte del Valencia. La zaga, en cambio, fue un poco a merced del habilísimo Larrea, y de sus compañeros Zubillaga, Bemola y Celo. Sobre todo de los dos diminutos componentes del ala derecha del ataque, que mostraron gran peligrosidad. En la linea de volantes, Sendra ha tenido una actuación desigual, siendo superado por Egea, mientras que en el ataque, los elementos más regulares, fueron los interiores, con algunos destellos por parte de Walter y la nulidad casi absoluta por el lado de Joel.

Por lo que se refiere al Las Palmas, ha jugado un partido mucho mejor de lo que cabía esperar de un equipo que ocupa el último lugar de la tabla. Se han desenvuelto con gran soltura, retrasando tan solo al extremo izquierda Espina para que actuara de secante de Walter pero jugando los demás al ataque. Como deciamos, han estado muy bien los componentes del ala derecha, pero sin duda alguna, los elementos mas destacados del equipo isleño

han sido Pepin y la zaga, que se han multiplicado, contribuyendo de manera directisima a esta minima derrota, e inclusive haciendo méritos para que de no haberse producido esta última jugada fortuita, haberse ganado un punto por sus grandes aciertos defensivos. Dirigió el partido el colegiado del centro, Marrón, con indudable acierto. Llevaban crespones negros en recuerdo de los dos colegiados catalanes, fallecidos en accidente automovilístico.