Ficha de partido: 02.06.1957: RCD Espanyol 1 - 0 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
1 - 0
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Cruellas
17'
Descanso
45'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sarriá
Aforo: 44.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 18/02/1923 (Demolido en 1997)

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Martínez (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

El Valencia había accedido a las semifinales de la Copa del Generalísimo tras derrotar al Sevilla FC y al Real Valladolid en las eliminatorias previas. El rival, ahora, sería el RCD Espanyol, que recibió el 2 de Junio de 1957 al equipo che en el partido de ida con un llenazo impresionante en el campo de Sarriá, y con la presencia de muchos seguidores valencianistas.

El único gol del encuentro fue conseguido a los 17 minutos por mediación de Cruellas, al recoger un pase de Ruiz, en el mismo momento en que Juan Carlos Quincoces fallaba el despeje al bote del balón sobre el suelo. Cruellas recogió la pelota, que no esperaba demasiado, y remató al ángulo superior derecho del guardameta valencianista Goyo.

Vimos un encuentro duro pero correcto, de fuerzas igualadas, de cuadros que tenían su fortaleza en el sistema defensivo y que adolecían de gran capacidad resolutiva. Los goles que llevaban marcados en la competición unos y otros lo demostraban. El objetivo del Valencia era un empate o una derrota mínima. Se perdió por 1-0, pese a jugar con diez jugadores por la lesión de Mañó, que tuvo que ser rápidamente escayolado y trasladado con urgencia a la Mutua Deportiva de Barcelona.

En el segundo tiempo, varios jugadores pudieron hacer variar el tanteador. Un tiro de Sastre que se colaba a la meta y que Quincoces desvió a córner. Un disparo de Seguí que salió rozando el larguero. Un derribo de Argilés a Seguí muy cerca del área, que Pasieguito, en el golpe franco, tirando a lo Kubala, es decir, haciendo describir una curva en la trayectoria del balón, que salió rozando el poste derecho de Vicente. Un lío delante de la meta de Goyo, en el que el público reclamó mano de Juan Carlos, cuendo en el supuesto de que le hubiera dado en la mano, era completamente involuntario, porque la pelota fue al brazo, pero Quincoces recibió el impacto del balón en pleno costado, sin tocarlo. Una internada de Cruellas, que centró raso, y Benavídez, lanzándose en plancha, remató fuera, cuando parecía gol. Un remate de Pasieguito alto, y otro, el último, de Seguí, a bote pronto, que le salió excesivamente alto.