Ficha de partido: 15.01.1956: Valencia CF 4 - 2 UD Las Palmas

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 2
UD Las Palmas
UD Las Palmas

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Macario
24'
Manuel Badenes
31'
Vicente Seguí
42'
Descanso
45'
Faas Wilkes
67'
Peña
74'
Manuel Badenes
75'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: UD Las Palmas

Records vs UD Las Palmas

Máximo goleador: Waldo Machado (7 goles)
Goleador rival: Germán (8 goles)
Mayor victoria: 5 - 1 (25.01.1959)
Mayor derrota: 0 - 3 (28.02.1982)
Más repetido: 0-1 (7 veces)

Crónica

El Valencia está en desgracia en el presente campeonato de Liga por causa de las lesiones; su enfermería está bien nutrida con las bajas de Ramírez, Pasieguito, Vila, Buque, y Aliaga, vio como el pasado domingo entreban en la misma dos nuevos elementos: Fuertes y Ventura, con lo que las disponibilidades de Iturraspe quedaron considerablemente mermadas. Pero, sobre todo, la huella del paso por Chamartin ha afectado profundamente al conjunto, porque Fuertes, con su buena forma actual pesa mucho en la delantera y también porque la lesión del zaguero lateral, Ventura, obligó a ascender al mestallista Mestre, que ha pagado la novatada en el partido de esta tarde, estando bien cerca de tocar las consecuencias su nuevo equipo: el Valencia.

Cuando a los veinticinco minutos de juego el Las Palmas se había hecho del amo del campo, haciendo subir un gol en el marcador, pocos creían que al partido pudiera darla vuelta de la forma como lo ha hecho el Valencia. Los canarios estaban jugando buen fútbol, sobre todo de velocidad endiablada y fuerte coraje, mientras que el Valencia no acertaba a contenerles y tampoco a taponar la brecha que significaba la inclusión de Mestre y la falta real de los interiores, que el partido necesitaba, ni tampoco de unos volantes capaces d enmendar yerros y ausencias de los demás.

Por ello, aún se tuvo suerte de que tan sólo fuera un gol el conseguido por los canarios y de que los aciertos de Timor y Sócrates, evitaran un dos o un tres cero que hubiera podido ser decisivo en el partido. Pero el Valencia puso mucha voluntad y coraje en la contienda y Mestre fué serenándose, como Sócrates, dejando seguir a los extremos canarios hasta donde a ellos les interesaba les siguieran. Quincoces fue achicando balones y los volantes, con la estupenda ayuda de Padrón y de Mañó, que se retrasaban para obtener los balones que Wilkes no les daba, fueron nivelando el partido hasta que en una gran intervención de Badenes, surgía la igualada en el marcador.

A partir de aquí el Valencia se empleó con menos egobios y aun fueron éstos en menor cuantía cuando por obra de Seguí se adelantaba en el marcador para desaparecer totalmente mediado el segundo tiempo al obtener Wilkes el tercer tanto para su equipo. El Deportivo seguía desarrollando un fútbol más ordenado que el Valencia, moviéndose sus lineas y en especial su delantera, con buena coordinación de esfuerzos, pero la clase de algunos elementos locales se había de imponer una vez más, decidiendo definitivamente el partido en la fulminante réplica que siguió al segundo gol canario.

Y todavía hay que dar gracias a los aciertos y a la valentía del meta Pepín, que evitó una mayor derrota, por otra parte inmerecida en las huestes de Satur Grech, porque lo bien cierto es que el equipo canario ha causado una impresión magnífica, viéndose las excelencias de la dirección que le imprime Satur Grech, que esta tarde se ha revelado, tanto en el planteamiento, como en el desarrollo del partido, como un técnico de valía.

El equipo canario ha desarrollado un juego excelente con gran velocidad, sobre todo su delantera y tan solo le faltó el remate de algunos de sus componentes y, sobre todo, la fortuna que en los primeros momentos pudieran haber tenido para que los esfuerzos y los tiros a gol de Alberto y Atienza, como los dos extremos hubieran fructificado en algo positivo. Ha destacado por sobre los demás el portero Pepín, que ha tenido un segundo tiempo muy valiente y acertado. Muy bien la zaga, en particular Bertrand; los volantes trabajadores en grado sumo, realizando una labor poco brillante pero de gran eficacia, pero el ataque ha sido la mejor línea del conjunto canario, sobre todo los dos extremos y en especial Macario, que se desmarcaba muy bien y siempre estába en el sitio de mayor peligro, con la dirección de Alberto que es el verdadero cerebro del ataque y las posibilidades del delantero centro Atienza, muy batallador como siempre.

En el Valencia, Timor ha tenido muy buena actuación, así como Quincoces; Sócrates se ha asegurado en la segunda parte al igual que Mestre. La línea media ha ido un poco a la deriva por falta de ayuda de los interiores, pero en la segunda parte han realizado ya un juego más regular y en el ataque Padrón ha sido la gran figura del mismo, mostrándose muy batallador y muy acertado en las entregas; ha sido en realidad el que ha movido toda la línea. Badenes bien rematando y en alguna jugada aislada; Mañó muy laborioso, llevando los balones hasta la altura de sus defensas y Seguí y Wilkes han tenido una actuación discreta, sobre todo el holandés, que hoy se ha mostrado un poco parco en sus jugadas espectaculares.

El santanderino señor García Fernández ha realizado una labor regular tan sólo. Ha aplicado mal la ley de la ventaja, escapándosele algunas jugadas merecedoras de sanción. Dígase no obstante en favor de los canarios, que han realizado un juego duro, pero sin la menor mala intención.

A los veintidós minUtos de juego, consigue el Las Palmas el primer gol en un centro de Peña que Macario remata. A los treinta se produce el empate en un corner que saca Seguí y Badenes remata formidablemente de cabeza. A los cuarenta y un minutos se adelanta el Valencia por obra de Seguí, rematando un centro de Padrón. En la segunda parte, a los veinticinco minutos, Wilkes consigue el tercer gol del Valencia en un avance en combinación con Sendra y Badenes. A los Veintinueve minutos, Quincoces recoge la pelota con las manos en una jugada sin importancia y se castiga éon penalty, que Peña transforma en el segundo gol canario, pero un minuto después el Valencia se asegura el triunfo con otro gol de Badenes rematando otro centro de Padrón. Y en el minuto treinta y cinco pudo haberse anotado el Valencia el quinto si Wilkes no hubiera estrellado un penalty, por manos de Beneito, en el travesaño.