Ficha de partido: 15.08.1999: FC Barcelona 3 - 3 Valencia CF

Ficha de partido

FC Barcelona
FC Barcelona
3 - 3
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Kluivert
14'
David Albelda
15'
Ronald de Boer
21'
Luis Enrique
24'
David Albelda
37'
Descanso
45'
Amedeo Carboni
50'
Juan Sánchez
53'
Kluivert
62'
Figo
63'
Santi Cañizares
63'
Javier Farinós
65'
Kily GonzálezJuan Sánchez
65'
GabriRonald de Boer
71'
DaniLuis Enrique
73'
ZendenGuardiola
75'
Gerard LópezMiguel Ángel Angulo
78'
David Albelda
84'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Camp Nou
Aforo: 99.354 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 24/09/1957

Rival: FC Barcelona

Records vs FC Barcelona

Máximo goleador: Mundo Suárez (18 goles)
Goleador rival: Messi (24 goles)
Mayor victoria: 6 - 2 (19.11.1961)
Mayor derrota: 0 - 7 (03.02.2016)
Más repetido: 1-1 (33 veces)

Crónica

El Valencia CF obtiene la Supercopa de España por primera vez en su historia. Un logro lícito, nutrido de satisfacción y que inunda de moral a un equipo que comienza la temporada con el mismo sabor de éxito que acabó la pasada. El conjunto de Héctor Cúper, con un empate a tres goles, ha sumido de nuevo en las tinieblas al FC Barcelona. El gafe no parece tener fin. Van Gaal no soñó anoche con Claudio López, sino con el Valencia CF. El conjunto valencianista volvió a demostrar en el Camp Nou que es un equipo a tener en cuenta y que a veces no solo con calidad se ganan los partidos. Ayer jugo, quizás, el mejor partido de esta pretemporada, que le ha valido un título.

Tras el 1-0 del primer acto, que convertía al Valencia en el favorito, comenzó el segundo, el definitivo. La corta ventaja valencianista auguraba un partido abierto entre dos equipos muy distintos. Los de Cúper, fieles al 4-4-2, apuestan por el órden y la disciplina. Una táctica cruel con el espectáculo, pero eficaz para obtener resultados. Los de Van Gaal, por su parte, mantienen su juego altruista y magnánimo en el ataque, con un esquema 4-3-3 que contó finalmente con una de sus piezas insustituibles: Guardiola. Con tales premisas, el Barcelona salió demoledor. Luis Figo mostraba su gran clase. Sus internadas y sus disparos a puerta son de un auténtico fuera de serie. Sólo un brillante Cañizares evitaba, en los primeros minutos, un par de goles con el cuño del portugués.

El Valencia seguía agazapado en su área. El sello de Cúper se nota. El juego valencianista es menos vistoso que el de la temporada pasada. Sus transiciones defensa-ataque son más lentas, carecen de verticalidad aunque mantiene su apatía por la posesión del balón. A pesar de todo, el partido era vibrante, espectacular. El Barcelona, enrabietado, buscaba el gol, y lo encontró muy pronto. A los trece minutos Kluivert empataba la eliminatoria con un lanzamiento ajustado al palo. Pero, sin tiempo para reaccionar, a bocajarro, Albelda devolvía momentáneamente la Supercopa a Valencia en la siguiente jugada.

El encuentro fue perdiendo ritmo, aunque el Barcelona volvía a adelantarse con un gol de Ronald de Boer. Los de Van Gaal, a pesar de sus dudas y pruebas, no dejan de ser un equipo de calidad insultante. Con una intensidad menor, el Valencia controló la avalancha de juego barcelonista y dispuso de alguna ocasión de Mendieta y Anglomá. Éste último mostró una vez más su gran poderío físico.

Lo cierto es que el partido ofrecía el espectáculo de que careció en su primer duelo y recordaba los épicos enfrentamientos de ambos conjuntos en la temporada pasada, sólo faltaba hasta ese momento una cosa: que el Piojo despertara de su letargo. En los últimos compases del primer tiempo el juego decayó. Ambos equipos acusaron el esfuerzo inicial y se marcharon al descanso prometiendo una segunda parte emocionante.

Y la hubo. El Barcelona volvió al césped con una idea fija: conseguir un gol más que les acercaría al título. Sin embargo, Juan Sánchez, el hijo pródigo, echaba un jarro de agua fría sobre los deseos barcelonistas empatando el encuentro. Cuanto más cuesta arriba se ponía el partido, aparecía de nuevo un magistral Kluivert para recuperar la ventaja en el marcador, que no en la eliminatoria. Pero el Valencia estaba empeñado en decir la última palabra. Fue entonces el turno para Farinós. Eso quitó protagonismo a un debút, el de Kily González con el Valencia CF.

Quedaban quince minutos para levantar un trofeo que, hasta entonces, el Valencia no poseía. Fue importante constatar que Van Gaal ya sabe cómo parar al Piojo. Reiziger sí le tiene cogida la medida al argentino. Tal vez la salida de Óscar, un gesto hacia la galería, un gesto que no quiso otorgar Cúper. La ovación se la llevó en su lugar otro catalán: Gerard. Y para que el partido tuviera de todo, López Nieto expulsaba a falta de siete minutos para el final al valencianista Albelda. Con diez jugadores, el Valencia levantó su primera Supercopa de España.