Ficha de partido: 17.09.1950: RCD Espanyol 2 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
2 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
Grau
28'
Segarra
44'
Descanso
45'
Quiliano Gago
69'
Quiliano Gago
72'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sarriá
Aforo: 44.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 18/02/1923 (Demolido en 1997)

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

En el momento preciso que parecía tener el Español el resultado en el bolsillo, comenzaron a surtir efecto los motivos que iban a arrebatárselo. El Español había sorprendido a todos con dos goles en el primer tiempo, que parecían permitirle respirar con desahogo. Todavía tres minutos antes del primer gol del Valencia se había voleado contra la puerta de Pérez en una embestida arrasadora, cuyo desenlace rozó literalmente el gol. Ese gol, que rondó pero no entro y que de haberse producido posiblemente hubiese decidido el partido.

Pero malograda esta ocasión, en lugar de asentar el triunfo del Español esa última llamarada del genio blanquiazul dejó abierto el portillo a turno del Valencia. El esfuerzo del Valencia se materializó sin demasiados cumplimientos en empate a dos.

Con empate a dos goles terminó el partido que hasta los veinticinco minutos de la segunda parte parecía casi imposible que pudiera escapársele al Español. No obstante, existía demasiado equilibrio en el campo, aunque la iniciativa perteneciese en su mayor parte al Español, para que sus últimos minutos del partido no tuviesen nada que decir en favor o en contra de uno o de otro de los contrincantes.

Ahí radicaba el problema del encuentro. Durante las primeras tres cuartas partes del partido la pelota estuvo metida en el campo del Valencia mucho más tiempo que en el del Español, pero con escasas incursiones dentro de las áreas de puerta. En estas circunstancias el Español, lanzado sin respiro hacia adelante, consiguió dos goles, pero su desgaste fué enorme.

Pero mediado el segundo tiempo habían sucedido dos hechos que influirían en el desenlace del encuentro. A los tres minutos de esta parte, Celma se había lesionado de manera fortuita, y después de unos minutos fuera del campo se había alineado de exterior izquierdo, siendo substituido por Bolinches en la defensa, mientra Artigas pasaba a la media. Estas variaciones forzadas en las líneas españolistas alteraron la eficacia ofensiva del Español y sus consecuencias se fueron haciendo evidentes de manera progresiva a medida que Artigas acusaba mayor cansancio. Al mismo tiempo los jugadores españolistas, en su conjunto, iban siendo desbordados por el mayor fondo de los del Valencia.

En estas condiciones el primer gol del Valencia, que se produjo como un relámpago, cuarteó la consistencia de la defensa del Español, y sólo cuatro minutos después se estableció el empate. El Valencia no quiso arriesgarlo y con él acabó el partido.

Los goles
Hasta el primer gol del Español, se desarrolló un juego de ataque españolista muy insistente, aunque no alcanzase con eficacia la puerta del Valencia. Marcet y Pasieguito malograron las primeras ocasiones de marcar. A los veintinueve minutos, Grau batió a Pérez rematando junto a su lateral una escapada que burló a Díaz (1-0). Y a los cuarenta y cinco, Segarra ganó la acción a Pérez al rematar de cabeza un centro de Piquín, corrido al extremo (2-0).

La primera fase de la segunda parte fue también de dominio del Español, sin entrar en el área del Valencia. Hacia los veinte minutos, el Español forzó la defensa valencianista, pero después de remates y rebotes, el gol no entró. En cambio, a los veinticuatro, una jugada rápida del Valencia con centro de Taltavull, fue rematada por Gago a bocajarro (2-1). Y cuatro minutos después, un centro de Seguí y otro remate fulminante de Gagó fue el empate a dos (2-2). Todavía Perdomo evitó, poco después, lo que pudo ser el tercer gol del Valencia.