Ficha de partido: 05.03.1933: RCD Espanyol 5 - 2 Valencia CF

Ficha de partido

RCD Espanyol
RCD Espanyol
5 - 2
Valencia CF
Valencia CF

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Vilanova
33'
Pueyo
34'
Descanso
45'
Pueyo
48'
Edelmiro
56'
Pueyo
68'
Juan Costa
71'
Solé Junoy
78'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Sarriá
Aforo: 44.000 espectadores
Ubicación: Barcelona / España 
Inauguración: 18/02/1923 (Demolido en 1997)

Rival: RCD Espanyol

Records vs RCD Espanyol

Máximo goleador: Mundo Suárez (20 goles)
Goleador rival: Prat (9 goles)
Mayor victoria: 4 - 0 (19.10.2003)
Mayor derrota: 0 - 7 (10.06.1928)
Más repetido: 2-1 (24 veces)

Crónica

Mejor partido que contra el Barcelona jugó el Valencia el domingo. Sin que Molina nos pareciera en gran forma, es un buen medio centro, y esto solo le faltaba al equipo del Turia para que su juego volviera a desarrollarse con normalidad y a medida de la capacidad de todos sus elementos, que andaban sueltos, dispersos, necesitados de una persona que les uniera ligando las lineas. Esta persona fue, como decimos, Molina, que al fin ha podido reaparecer, y el Valencia jugó un buen partido, sobe todo en la primera parte.

Fue el primero en marcar a los treinta y ocho minutos, entrando el goal Vilanova y con su acertado juego de medios, defensa y meta contuvo el ligero dominio españolista y acertó a llegar al descanso con empate a un tanto. Pero no sin que la movilidad, de su delantera, que se compenetró mejor que en Les Corts, llevara varias veces el peligro a la meta de Florenza y el goal se viera venir en varias ocasiones, fallando en alguna por casualidad.

Una gran jugada (la primera) de Prat cediéndole medio goal a Pueyo se convirtió en el primer tanto del Español, un minuto después de marcar el Valencia. Este goal animó al público, pero después el juego sereno, algo duro y siempre difícil del Valencia, que continuó conteniendo eficazmente al Español para desbordarle con frecuencia, puso nerviosa a la grada e incluso a la tribuna y el señor Vallana, que estuvo muy acertado pitando offside de Redó en un tanto que logró Pueyo, pagó las «culpas» del Valencia.

No arbitraba bien el señor Vallana, que sigue el juego con lentitud y acusa un criterio especial en los fouls. Pero en la única falta importante que podía censurarle el público era en el offside y este, como otros que hubo lo vio perfectamente el señor Vallana. Pero el publico dispuesto, lanzado ya contra él, irritándole la serena energía con que continuaba imponiendo su criterio, le habría dado con toda seguridad una mala tarde si el Español durante los primeros veinte minutos de la segunda parte no hubiera acertado a resolver fácilmente una partida que se le iba haciendo difícil por momentos. Al Español, y más concretamente a Prat y Pueyo le debe su salvación por esta vez el señor Vallana. Esto suponiendo que su «energía» no le hubiese obligado a continuar concediendo corners equivocados o dejando de concederlos cuando eran claros.

El Valencia jugaba exactamente igual que en la primera parte o tal vez mejor en la linea defensiva y el conjunto españolista también jugaba igual. Pero Prat se decidió a jugar mejor y una internada burlando a Pasarín y al meta le sirvió para pasar atrasado a Pueyo invitando a éste a emplear su agilidad. Pueyo no hizo más que dar un brinco y rematar de cabeza un goal hecho. Esto ocurrió a los doce minutos y a los catorce un pase de Prat casi en medio campo a Edelmiro y éste tira adelante, regatea a un valenciano, descoloca a los demás y cuando sale Nebot y se halla a medio camino chuta raso, fuerte y justo al ángulo, tan exactamente que parecía que desde allí hubieran tirado del balón con un hilo. Fácil, limpio y sencillo como un juego de manos. En dos minutos resuelto un partido que se le hacía pesado y costoso al Español.

El Valencia sorprendido pero sin perder aplomo continuó jugando bien. Pero a los veinticuatro minutos otro pase estupendo de Prat, otro brinco prodigioso de Pueyo y el cuarto goal. Ya podía hacer con el pito lo que quisiera el señor Vallana. Los incondicionales del Español se lo perdonaban ya todo. E incluso aplaudían, que Costa en un soberbio disparo clavara en la red e l segundo tanto del Vatencia, dos minutos mas tarde del cuarto españolista.

Después, congraciado el señor Vallana con el público, buenos amigos al fin, un foul de Florenza a Vilanova solo lo protestaron los valencianos y el señor Vallana no les hizo caso. En realidad debió parecerle mucha falta un penalty para un primer foul de portero. Pero después tuvo la desgracia el señor Vallana de que a Pasarín se le ocurriera voltear a Pueyo y esta falta, mas penalty que aquélla se vio obligado a no dejarla pasar. Solé marcó el quinto tanto del Español. En el último minuto y como para acabar de enfadarse los valencianos con el señor Vallana, unas manos de Costa poco antes de lograr tanto obligaron a anular éste.

Terribles apariencias las de este arbitraje: empezó «favoreciendo», al Valencia y terminó «favoreciendo» al Español. Pero es el caso que no favoreció a nadie. Y a quien menos al señor Vallana.