Ficha de partido: 15.02.1931: Valencia CF 4 - 3 Atlético de Madrid

Ficha de partido

Valencia CF
Valencia CF
4 - 3
At. Madrid
At. Madrid

Equipos titulares

Timeline del partido

escudo local
Inicio del partido
0'
escudo visitante
José Vilanova
18'
Juan Costa
30'
Marín
35'
José Vilanova
39'
Descanso
45'
Buiría
54'
Domingo Torredeflot
59'
Marín
72'
Final del partido
90'

Estadio



Nombre: Mestalla
Aforo: 55.000 espectadores
Ubicación: Valencia / España 
Inauguración: 20/05/1923

Rival: At. Madrid

Records vs At. Madrid

Máximo goleador: Mundo Suárez (16 goles)
Goleador rival: Luis Aragonés (12 goles)
Mayor victoria: 9 - 1 (13.09.1936)
Mayor derrota: 0 - 5 (10.11.1985)
Más repetido: 1-1 (20 veces)

Crónica

No ha tenido esta tarde suerte el Valencia frente al Athletic de Madrid, aun venciéndole. El mínimo resultado que al final señalaba el marcador no podía, ni en mucho, traducir el desarrollo que ha tenido el match ni la diferencia de juego, practicada por cada equipo, y, mucho menos, las ocasiones de marcar que a uno y otro once se le presentaron. Durante la mayor parte del tiempo reglamentario, el Valencia fué el equipo que llevó la iniciativa del juego, dominando completamente en muchos períodos al Athletic, sobre cuya puerta llovían los balones. Y, sobre todo, en los comienzos y mitad de la segunda parte dicho acoso llegó a tomar los caracteres de extraordinario embotellamiento.

Pero la poca serenidad de la tripleta delantera valenciana, unido a la lentitud de los interiores y general desgracia, dejaron en mínimo resultado, y por poco en empate, lo que parecía iba a ser rotundo triunfo del equipo de Mestalla. El partido fue muy interesante siempre, y, en general, muy bonito, por el aceptable juego efectuado por ambos equipos, mereciendo el constante aplauso del público al final de los períodos y en el transcurso del mismo match. Asimismo fue aplaudido el Athletic al presentarse al campo, aun cuando con algunos siseos venían a recordarle algunos la falta de memoria tenida con ocasión de un ofrecimiento hecho, hace la friolera de cinco años, con ocasión de la final contra el Barcelona, de jugar un partido benéfico en nuestra ciudad.

Reaparecía en el Valencia, completa, aquella formidabilísima linea formada por Salvador-Molina-Amorós, cuyo gran juego fue admiración de todos, llegando a proponer el estimado camarada Juan Deportista que se le tuviera en cuenta para constituir con ella íntegramente la línea, eje del equipo nacional. Y esta circunstancia constituyó el mayor atractivo que tuvo el partido, no quedando defraudado el público por la actuación de los tres grandes equipiers valencianistas. Antes bien, se llegó al convencimiento de que, apenas jueguen unos cuantos partidos, adquiriendo el entrenamiento de fondo que requiere un partido de alta envergadura, volverán á ser los favoritos y casi indiscutibles elementos del equipo Nacional. De los restantes jugadores valencianos, Sánchez tuvo una gran tarde, con Melenchón, distinguiéndose Vilanova por su actuación en el primer tiempo y Torredeflot por el segundo.

En cuanto al Athletic, hizo un excelentísimo partido, mostrándose en ciertos períodos como un peligroso adversario del Valencia y favorito de la división segunda. Pero fallaron bastante los defensas, y Antonio estuvo poco seguro en ciertos blocajes y salidas, con lo que encajó cuatro tantos, debiendo de haber sido bastantes más. En Santos notamos el defecto esencial que dejó completamente libre a Vilanova, no adaptándose bien a su sitio, sin duda, por la falta de costumbre. Y, en cambio, los alas rayaron a gran altura. Del ataque, los extremos fueron los mejores, sobre todo Marín, que íué el más peligroso atacante del equipo madrileño. Cuesta y Buiría hicieron una buena labor, aun cuando, con Del Coso, pecaron de estar casi constantemente en evidente off-side. Losada mantúvose completamente apagado, e incluso como shootador.

Vallana comenzó bien su labor, pero a medida que avanzó el partido y se le presentaron dificultades mostróse menos habilidoso en resolvérselas. Especialmente en los fuera de juego tuvo muy poca vista, como lo demuestra el mismo hecho del segundo tanto concedido al Athletic.

El partido
El Athletic sale contra el sol, iniciándose el juego vivísimo, destacando en seguida la eficacia de la formidable línea media del Valencia, que cubre todo el campo. Molina ha cortado el saque del Athletic, sirviendo a Vilanova, que, de certero cabezazo, hace salir la pelota por junto al palo. Ambas delanteras muestran gran movilidad, siendo Vilanova el alma de la valenciana, pese a haberse herido en la cabeza, por lo que abandonó el campo breves momentos, para reaparecer vendado. Poco a poco van imponiendo su juego Salvador, Molina y Amorós, que actúan con su peculiar destreza; pero en la delantera tan sólo Sánchez y Vilanova responden como es debido, secundándoles Costa y Picolín solamente en algunos buenos pases, mientras que Torredeflot está completamente gris.

Amorós, que es el más diestro de los medios valencianos, hace una gran jugada, sirviendo magníficamente a Vilanova, que remata bien, poniendo Antonio la pelota en corner, y seguidamente se luce Cuestita en un soberbio tiro, al que Cano pone el mismo final cuando la pelota iba a entrar por el ángulo. Pero el acoso de Valencia da al fin su fruto y, llevados dieciocho minutos de juego, un avance rapidísimo del ala derecha valencianista proporciona a Torredeflot una pelota adelantada, por la que sale Antonio con ventaja, rechazándola débilmente. Y Vilanova, que sigue avanzando, tira a goal, no pudiendo Arater hacer otra cosa que desviarla levemente, entrando hasta la red por el efecto adquirido, entre la ovación de los incondicionales del equipo "merengue".

El goal presta grandes ánimos al Valencia, que se emplea con gran coraje, dominando al Athletic merced a la gran ayuda que le presta la raya media, y así llegamos al segundo goal, conseguido a los treinta minutos de juego. Fue a consecuencia de un free-kick ejecutado por Amorós, el cual es recogido por Vilanova, pasándolo de cabeza a Costa. Y cuando parecía que la pelota iba a salir a kick, de oportuna contra, Costa lo introduce en el marco madrileño. Molina ha llevado hasta ahora un tren fantástico y se resiente de ello, cediendo un poco, por lo que el Athletic juega con cierto mayor desahogo, aparte de que Torregaray se coloca un tanto adelantado, facilitando así las escapadas de Marín.

Por ello se produce el primer tanto atlético a los treinta y cinco minutos de juego, en un centro de Del Coso, que pilla descolocados, a la zaga valenciana. Cano está solo y no puede impedir que Cuesta pase retrasado a Marín y que éste le fusile el primer tanto. Pero los medios alas del Valencia mantienen colosalmente el partido, y cuatro minutos más tarde Salvador sirve muy bien a Costa, que burla a Arater, entregando adelantado a Vilanova. Y este joven delantero centro, que está teniendo una buena tarde, mete el pie rapidísimo, marcando el tercero para los suyos. Sigue dominando el Valencia, perdiendo Vilanova una magnífica ocasión, tirándose dos saques de esquina contra el Athletic, hasta que, faltando un minuto para el descanso, en una escapada madrileña, incurren Buiría y Cuesta en off-side, que es señalado por Vallana, no obstante lo cual, el primero hace llegar la pelota a la red, manteniendo Vallana su decisión.

El segundo tiempo se inicia con el 3-1 favorable al Valencia, que, lejos de recrearse en la ventaja, actúa con inusitado afán, embotellando materialmente al Athletic en su propia puerta. Pero no tienen serenidad los delanteros locales, ni menos suerte, y en unos contados minutos Vilanova y Costa, especialmente, pierden goals clarísimos, por tirar descolocado o rebotar la pelota en los contrarios. A los nueve minutos, el Athletic consigue avanzar, cortando Torregaray la jugada con las manos. Santos pita la falta, enviando a Del Coso, que entrega adelantado a Buiría, que está solo ante Cano, y en clara posición de fuera de juego, por lo que le es bien fácil el fusilarle. Un segundo tanto, que Vallana da como válido, entre la protesta de los jugadores valencianos.

Inmediatamente, Vilanova hace una buena escapada, llegándose solo frente a Antonio; pero no tiene la debida serenidad, por lo que el guardameta madrileño le saca la pelota de los mismos pies. El Valencia actúa desconcertado, aprovechándose el Athletic, que prodiga sus avances. Sin embargo, a los catorce minutos saca Torregaray, valentísimo, un difícil balón, entregando a Torredeflot, que hace superior avance, e internándose, dispara un fuerte tiro cruzado, que tras de dar en la cara interna del lateral, es el cuarto tanto valencianista.

El Valencia se anima por la ventaja y actúa con mucho afán en busca de resolver a su favor la diferencia de tantos con respecto al primer partido; pero no tienen suerte los delanteros, que con evidente lentitud desperdician muchas ocasiones propicias, sacando además Corral un balón cuando, estaba materialmente dentro del marco. Y llega, no obstante, el tercer goal madrileño, obtenido igualmente en un avance aislado y cuando mayor era el asedio en su puerta. Marín se hizo con un balón adelantado, y tras de ganar la mano a Amorós, batió a Cano por tercera vez de buen zambombazo. De aquí hasta el final, el Valencia actuó con gran nerviosidad, siendo dominado, y con gran dificultad pudo llegar hasta el final sin que un nuevo tanto dejara en triste empate lo que llevaba camino de ser una sonada victoria valenciana. Vilanova todavía pudo marcar un nuevo tanto para el Valencia ai recoger con el pecho un pase de Costa, pero Vallana invalidó la jugada por supuestas manos, no obstante lo cual Vilanova, introdujo la pelota en el marco de Antonio.